Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
#NoticiaPolítica

Carta Abierta a la Honesta Dirigencia Política Venezolana y a Toda la Ciudadanía Por Miguel Robles

Siguen pasando los días y semanas y ya estamos terminando el mes de enero de este año al que algunos ingeniosos denominaron el de la visión 20-20. Este mismo año que por causalidades de la vida tiene en cada día de sus doce meses, las mismas fechas que tuvo el calendario de Los Beatles del año 1964.

Siempre he creído, como algún pensador dijo, que la historia es solo una luz que alumbra hacia el pasado pero que nos dice muy poco del futuro porque este lo construyen las sociedades con lo que tienen en su haber y no olvido el decir aquel que nos recuerda lo que nos pasa cuando ignoramos la historia.

Juan Guaidó ha dicho con razón que él no puede solo con la enorme tarea que tiene asignada y mientras los ciudadanos estamos comenzando a enviar su mantra a la historia, también estamos viendo morir de mengua a nuestros hijos en hospitales o presenciando impotentes su desnutrido crecimiento. Pero al mismo tiempo también sentimos una necesidad creciente de hacer algo pues estamos dispuestos a ayudar en el momento que se nos convoque, que se nos proponga un camino inspirador que entre todos podamos definir, construir e iluminar para terminar con esta desgracia que ya no tiene absolutamente ninguna razón de ser.

Pero, mis estimados honestos dirigentes políticos, algunos de ustedes saben también que el camino existe, lo podemos terminar de definir los ciudadanos mediante la aplicación del artículo 5 de la constitución que nos confiere el poder por encima de cualquier otro porque todos los poderes están sometidos constitucionalmente al poder originario representado en nosotros, los ciudadanos.

Usted amigo lector, que lee y pudiera ya comenzar a sentir escepticismo, debe saber además que el poder originario tiene la potestad de convocar a una consulta para preguntar a toda la ciudadanía qué quiere hacer. Eso lo establece el artículo 70 de nuestra constitución que también dice que la decisión de los ciudadanos, expresada en una consulta popular restauradora, tiene constitucionalmente un carácter vinculante o lo que es lo mismo, es un mandato del poder originario. Restauradora porque existe otro artículo en la constitución, el 333, que nos conmina a que, investidos o no de autoridad, todos los venezolanos debemos hacer siempre el trabajo de restituir la democracia cuando comprobemos como en efecto hemos comprobado, que ha sido atacada y destruida.

Algunos dicen que no están dadas las condiciones o que por haberla hecho el 16 de julio de 2017, ahora ya no tiene sentido hacer una nuevo consulta a los ciudadanos.

Pues no sólo tenemos la autoridad moral que nos da el saber hasta el cansancio que el régimen está plagado de delincuentes en quienes no existe un ápice de interés por mejorar la calidad de vida de los venezolanos, sino que tenemos también el poder que nos otorga la constitución en esos tres artículos que están vigentes tanto como la propia constitución que nosotros debemos hacer valer.

La retórica socialista daría risa si lo que nos ha traído no fueran tan trágico y no hubieran provocado con los hechos la muerte de tantos venezolanos y sembrado la desesperanza en tantos de nosotros. El socialismo del siglo 21 es la peor catástrofe que los venezolanos hemos sufrido y sobre las cenizas que está dejando tenemos la obligación de renacer. Una consulta popular es la única vía mediante la cual podremos expresar con claridad, más allá de toda duda, lo que deseamos para nosotros mismos. Nos asiste la constitución, nuestras familias y la razón histórica de una ciudadanía que ha sido maltratada en niveles desconocidos hasta que comenzamos a conocer el socialismo de siglo 21. En esa consulta popular restauradora debemos redactar las preguntas adecuadas con la ayuda de los especialistas que existen en nuestro país para que con nuestras respuestas indiquemos el camino claro e inspirador al que me he referido.

Queremos ayudar y los dirigentes políticos honestos que indudablemente existen, lo saben y por tanto deben consultarnos en lugar de invocar ayudas externas armadas que nos hagan sentir como individuos incapaces de luchar por su propio futuro y el de sus descendientes. Deben atender lo que digamos y deben exponer con claridad lo que nosotros, el poder originario, queramos expresar. A fin de cuentas su trabajo es servir a los ciudadanos.

Dirigentes honestos: no se demoren, no se conviertan en obstáculos para que los ciudadanos nos expresemos. Hagan lo que tienen que hacer en este momento crucial de nuestra historia, permítannos decir a viva voz lo que queremos decir y si el régimen y esa vergüenza armada que le asiste no obedecen la voluntad de los ciudadanos entonces sí nos quedaremos en la calle sin retorno y podremos invocar la ayuda internacional que Guaidó ha conseguido pues el mundo entero sabrá, sin duda alguna, qué es lo que queremos los venezolanos hacer con nuestro futuro. Si el 16J2017 hicimos una consulta y cometimos el error de no usarla adecuadamente, ahora debemos ser muy cuidadosos para evitar cometer un error semejante y lograr, ahora sí, lo que necesitamos.

Usted, ciudadano que lee: piense detenidamente sobre lo que ha leído, discuta con sus amigos y luego decida. Puede esperar por ese CNE nuevo nombrado entre los diputados del psuv y de la oposición para que luego de entrar en funciones, revise, depure el registro electoral y convoque después a unas elecciones generales en un plazo de un año o más o se convence de que usted como ciudadano tiene el poder para cambiar toda esta porquería en menos de tres meses que es el tiempo en el que podemos organizar LA CONSULTA POPULAR VINCULANTE Y RESTAURADORA.

Estimado lector, ahora piense, inspírese y decida.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: