Opinión

¿Hasta cuándo socialismo? Por Gervis Medina


Dentro de las frases de “El Libertador Simón Bolívar”, quiero referirme a aquella que dice: ¡los tres más grandes majaderos de la historia hemos sido “Jesucristo” “Don Quijote” y “yo”! Mi persona a la distancia debida y en el puesto que dentro de la sociedad venezolana me corresponde, he pretendido ser un “majadero” más, parecido en los incluidos en la frase, luchando por un ideal de principios y valores que no es otro que la “libertad”. Una Venezuela libre y prospera, fuerte, libre de sofismas e ideologías (socialismo).


¡El liberalismo es el respeto irrestricto por el proyecto de vida del prójimo!


Ahora bien, criticar a los gobiernos anteriores al de Chávez no te hace chavista. ¿Quién les nubló tanto el juicio?
Venezuela fue gobernada entre 1958 y 1999 por un modelo de democracia representativa en el que los partidos Acción Democrática y COPEI, se alternaron el Poder durante 40 años. Este periodo es considerado por gran parte de la clase intelectual y política del país, como la mejor etapa de la historia de Venezuela. Como un ejemplo a seguir para el futuro, sin embargo, los datos concretos demuestran una realidad que no es tan esplendida, si bien en este periodo hubo signos de progreso económico y social, la información real revela un modelo que al principio generó una ilusión de bienestar, hasta que a partir de mediados de la década de los 70 empezó a decaer empeorando la calidad de vida de la mayoría de los venezolanos, hasta llegar a condiciones realmente alarmantes en los años 90.
Si bien, el régimen genocida actual (chavismo) profundizo todo este mal es fundamental conocer los indicadores socioeconómicos que reflejan muy bien el grave deterioro que obtuvo Venezuela antes de la llegada de Chávez al Poder. El deterioro causado dentro de este añorado sistema de la democracia bipartidista y que tiene que ser estudiado a fondo, porque le abrió las puertas a algo todavía peor.

Un primer aspecto que debemos tener atención fue, el bienestar económico de la mayoría de la población entre 1981 y 1999 la cantidad de personas en pobreza extrema se triplicó en términos absolutos y en términos proporcionales se duplicó. De acuerdo con el Banco Mundial el país, paso de tener 918,000 venezolanos en pobreza extrema para 1981 a registrar casi 2 millones 900 mil personas en pobreza extrema para 1999.

Cuando este indicador habla de pobreza extrema se refiere a habitantes que ganaban menos de 1,9 dólares al día. Si el chavismo dilapidó la clase media, esto no empezó con Chávez, para 1981 la clase media en el país representaba el 43% de la población, mientras que para 1999 la clase media se había reducido a solo el 25% de la población. En menos de 20 años, 1/4 de la población entró en estado de pobreza. Todo esto ocurre con el modelo que se empieza a instaurar a partir de 1958, una suerte de social democracia, con un estatismo keynesiano en lo económico, pero más allá de eso el mismo sistema que persiste antes y durante de este deterioro de bienestar económico de los venezolanos.

¿Acaso eso es lo que tenían esos gobiernos democracia? Es decir, el cambio de gobierno cada 5 años, para ese sistema la democracia se ejercía a través del voto, y no del ejercicio de las libertades.

Lo cierto es que, Venezuela mostró índices de inflación muy estables y muy bajas entre las décadas de los 20 y los 50. Sin embargo, a partir de los años 60 especialmente a mediados de los 70, el país experimenta índice de inflación inestables y en constante crecimiento. Durante el primer gobierno del adeco Carlos Andrés Pérez (1974-1979), se intensificó una política monetaria muy expansiva que mas nunca pudo ser controlada y que se sostuvo hasta el día de hoy. Por primera vez en el siglo XX Venezuela vivía entre 1974 y 1978, unos niveles de inflación que oscilaban entre el 11% y el 7% anual.

Luego esta situación empeora y se empiezan a registrar tasas de inflación anual de una magnitud enorme en contraste de cualquier economía estable de los países de la región. Tales como 20% de inflación anual en 1979; 19% en 1980; 15% en 1984; 40% en 1989; 81% en 1993; 103% en 1996; y 29% en 1998. Recordemos que el concepto de inflación es la perdida de capacidad del ingreso o dinero. En definitiva, se traduce en la pérdida del poder adquisitivo.

Una cifra realmente sorprendente es que 100 bolívares en 1999, tenían el mismo valor de compra que 0,0014 bolívares en 1957. Es decir, la moneda se devaluó un 99% durante los 40 años de democracia social y keynesiana.
Otro dato catastrófico de la democracia bipartidista y keynesiana, es como endeudaron al país. Entre 1935 y 1957 Venezuela tuvo en promedio una deuda que representaba en promedio el 0.25% del PBI. Luego entre 1958 y 1978 el promedio de la deuda aumentó a un 8% del PBI. Para finalizar entre 1979 y 1999 el promedio de la deuda alcanzó una alarmante 46% del PBI. Demostrando un desastre fiscal traduciendo en mal manejo de la economía y delitos de corrupción.

Estos gobiernos, crearon un sistema político de corrupción, estatismo, partidocracia y antivalores que trajo a Chávez al poder e intensificar el socialismo carnívoro. El comunismo en su versión “socialista ligth” tiene más de 60 años, siendo inoculado en Venezuela y los medios de comunicación contribuyeron a sustituir a los comunistas de «buenos modales» por los de «malos modales».

De hecho… ¡Fueron el caldo de cultivo del chavismo!

¿Por qué será? ¿Y por qué no hablan del rancherío que dejaron? Y de un país sumido en la corrupción, motivo por el cual precisamente fue que ese pueblo elige a una bestia como Chávez. Y muchas de esas obras, cuando vamos atrás en la historia, vemos que no fueron más que la consecución de obras que ya venían ejecutándose desde muchos años antes de los gobiernos de la cuarta y, por lo general eran compañías privadas extranjeras que luego se nacionaliza la actividad en 1975 y se les dio otro nombre, mismas que después comenzaron a mostrar su declive, fue tan nefasta esa administración que los gobiernos de Acción Democrática  y COPEI estancaron la economía venezolana por 40 años.


¿Sabías que, crearon 9,083,757 de pobres entre 1975 y 1999?¿Sabías que, perdieron 70,548 millones de dólares en déficits fiscales?¿Sabías que, multiplicaron la deuda pública 1113 veces?¿Sabías que, en la salida de Marcos Pérez Jiménez la deuda total era de 50 millones de dólares?¿Sabías que, en los dos primeros años de la llamada democracia, Venezuela se endeudó en más de 1,179 millones de $?

¡Pues! me dirán majadero, pero hay que difundir los datos y la historia, para así despertar y darse cuenta que lo que nos tiene jodidos, es el sistema político y partidista con sus nexos de Socialismo.

¡Socialismo esa enfermedad del alma, basada en la envidia y el odio!

Debemos cambiar el pensamiento, asumir valores y no sofismas o idealismos estúpidos que no han dado resultados en ninguna parte del mundo. Debemos transformar nuestro ser primero, y desechar a los parásitos partidistas que son los agentes difusores de esta enfermedad del alma. Entonces no puede ser que, en nuestro país les vaya mejor a los parásitos de la política que a la persona que produce.

El gran problema de los venezolanos, es un problema cultural, es una sociedad enferma de socialismo. ¡Lo que hay que lograr es sacar el socialismo de la mente de la gente! Los principales promotores de estas ideologías son los políticos.

Hay que demostrarles y decirle a esto parásitos de la política, que ellos no son la solución, que ellos son el problema. Los políticos hoy día son una suerte de sociópatas que quieren hacernos creer que nosotros somos inválidos en todo sentido, porque no podemos vivir si no fuera por ellos. ¡En realidad los que no pueden vivir sin nosotros son ellos!

Si el país se separara entre los que producimos de un lado y, del otro lado los parásitos de los políticos, los sindicalistas se hunden, se mueren porque no saben otra cosa que hacer sino daño. Separemos a Venezuela en Este y Oeste y veras que los que estamos dispuestos a trabajar nos vamos a la parte mas pobre del país, le dejamos todo, y así aun cuando se quedaran con todo se van a hundir, porque no sirven para nada. En cambio, los que emprendemos y sabemos ganarnos la vida. Nos va a ir bien. Nosotros somos gente de bien, gente que ama la libertad, gente que echa pa` lante y no vivimos abogando por la envidia, el odio, el resentimiento, el robo, el trato desigual ante la ley.

Esta gente que dice ser líderes de la clase parasitaria de la política desde la entrada de la llamada democracia años 60 en adelante, hasta ahora el Estado lo hicieron crecer exponencialmente, multiplicaron por 100 el número de pobres.

Si no cambiamos nada cambiará. ¡Reflexiona, son tiempos de llorar, orar y pensar! Sé parte de la transformación de nuestra sociedad, con valores y principios, libertad, vida, libertad económica. No me cansaré de ser un majadero por eso sigo preguntando ¿hasta cuándo socialismo?¡Viva la libertad, carajooo!


Gervis MedinaAbogado, Criminólogo y Escritor.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: