#NoticiaPolítica

No Guaidó, Cuba no es parte de la solución, es el principal problema Por Emmanuel Rincón

Hace unos días Juan Guaidó salió de manera incógnita de Venezuela para asistir a Bogotá a un foro contra el terrorismo. Allí se encontró con el presidente Iván Duque, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, entre otras figuras de peso en la región, para tratar un tema complejo: el terrorismo, específicamente, ese que ha sido promovido por el chavismo en el continente.

Luego de esto el presidente del Parlamento salió a una gira europea. Allí en Davos, finalmente pronunció unas palabras que parecían cambiar su narrativa frente al conflicto venezolano. Dejó de lado tanto populismo electoral y anunció que en Venezuela había un conglomerado criminal y que necesitábamos ayuda para combatirlo, porque claramente “solos no podemos”. Esas palabras las pronunció Guaidó justo un año después de haberse juramentado como presidente interino de Venezuela y luego de haber perdido gran parte del respaldo popular gracias a sus negociaciones con el chavismo. Hasta ese momento, parecía que finalmente, luego de tanta ignominia, burlas y chantajes, Guaidó había entendido que este conflicto no está basado en asuntos políticos o ideológicos, sino en un sistema criminal que tiene secuestrado a un país para saquear sus recursos.

Pues resulta que no. Tan solo debieron pasar un par de días más para que el mismo Guaidó, que catalogó al chavismo como un conglomerado criminal, cuyo tutor es el castrismo cubano, manifestara en Canadá, junto al canciller François-Philippe Champagne, que desea que la isla sea parte de la «solución», mientras que desde el Parlamento que él preside hacen llamamientos a comicios electorales para enfrentar a la mafia criminal que anteriormente denunciaba. En síntesis: un completo despropósito, un derroche de incongruencia.

Ver imagen en Twitter


Para los extranjeros que me leen y no comprenden el porqué de la división en la oposición venezolana, se trata básicamente de esto, la “oposición oficial”, esa que está en la Asamblea, a pesar de llevar 21 años siendo aplastada por el chavismo, sigue considerando al chavismo como una fuerza política y no como una fuerza criminal. A partir de allí se han dedicado a complacerlos en comicios, en diálogos, en negociaciones, en “lucha de espacios”, y todo eso que se hace cuando se está en democracia, pero estando bajo un sistema criminal. Es esa la razón principal por la que muchos se preguntan, ¿y entonces?, ¿dónde está la coherencia?

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: