#NoticiaTecnología

Nuevos conflictos laborales producto de la técnología: Demandas contra empleadores que no pagan

Los costos de trabajar desde casa se acumulan, y ahora los empleados demandan para que sus jefes paguen

En los más de dos años transcurridos desde que la pandemia cerró muchas oficinas, los empleados administrativos de todo el país se han visto obligados a instalar escritorios en cocinas abarrotadas y habitaciones repletas, reinventando la forma de trabajar, día tras día, sobre la marcha.

Se desarrollaron nuevos códigos sociales entre empleados y empleadores, algo que quizás modificó la naturaleza del trabajo de manera irrevocable.

Otra consecuencia de la reubicación masiva de trabajadores administrativos fue el aumento de las demandas por parte de estos, que exigen el reembolso de los gastos incurridos mientras hacen sus tareas desde casa, durante la pandemia. “Tenemos toneladas de esas querellas en trámite”, dijo Jacob Whitehead, un abogado que presentó unas 20 demandas colectivas por gastos comerciales exigidos por los empleados.

Los gastos del hogar, como tarifas de teléfono e internet, energía adicional para calentar o enfriar una casa y suministros de oficina, pueden sumar entre $50 y $200 por mes por empleado, según más de una docena de demandas examinadas por The Times.

Si se incurrieron en gastos durante toda la pandemia, eso podría sumar hasta $5000 por cada trabajador. Algunas querellas también exigen el pago de los ingresos potenciales que los empleados podrían haber recaudado si hubieran rentado su oficina en casa en lugar de usarla para trabajar.

© (Chuck Burton / Associated Press)Sede de Bank of America en Charlotte, Carolina del Norte. (Chuck Burton / Associated Press)

Este es uno de esos problemas relacionados con la pandemia que surgen de repente”, comentó Craig Ackermann, un abogado de Los Ángeles que ha presentado unas 25 demandas para cobrar los gastos comerciales no reembolsados de los empleadores. Aproximadamente la mitad de esas demandas se han resuelto, señaló.

Uno de los clientes de Whitehead, Troy Seppala, exentrenador de ventas de refinanciamiento, se encontraba entre varios empleados de Better Mortgage Corp. que presentaron una demanda en marzo de 2022 contra la compañía hipotecaria.

En la demanda, afirmó que después de que se le ordenó trabajar desde su casa, en marzo de 2020, tuvo que pagar la factura de los gastos laborales, incluido el uso de internet, la electricidad adicional y el uso de su computadora portátil y teléfono celular personales, por un costo total de “varios miles de dólares”.

Seppala fue despedido de Better Mortgage en diciembre de 2021, parte de un despido masivo que se ejecutó durante una reunión por Zoom, y sigue buscando trabajo. Better Mortgage no respondió a los correos electrónicos en busca de comentarios sobre el caso.

Anteriormente, la empresa pagaba bocadillos y almuerzos todos los días para los empleados que trabajaban en la oficina, beneficios que se eliminaron cuando se ordenó a Seppala y otros que trabajaran desde casa.

La industria de la tecnología, incluidas las empresas grandes y pequeñas que ofrecen comidas gratis, limpieza en seco y otros servicios destinados a mejorar la vida de los empleados, se ha enfrentado a fuertes críticas por parte de los trabajadores después de eliminar tales beneficios durante la pandemia. Meta, la empresa matriz de Facebook, fue criticada por los empleados el mes pasado cuando cortó, el mes pasado, ciertos servicios gratuitos como lavandería y tintorería, y efectuó cambios en el horario de su servicio de cena gratuito.

Según Seppala, ya era difícil llegar a fin de mes en la costosa Área de la Bahía. Cuando descubrió que tenía que pagar su almuerzo diario más otros gastos de oficina, el dinero comenzó a escasear. “Tan pronto comenzamos a trabajar desde casa, me di cuenta de cuánto dinero tenía realmente para el día a día, debido a cuánto se destinaba a pagar esas cosas”, comentó.

Otras demandas, muchas de las cuales aún se están abriendo paso en el sistema judicial, apuntan a gigantes comerciales como Wells Fargo Bank, Liberty Mutual Insurance, Visa, Oracle y Bank of America.

Visa se negó a hablar al respecto. Los representantes de Bank of America, Liberty Mutual y Oracle no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Las empresas que están siendo demandadas por no reembolsar a sus empleados los gastos comerciales, según Ackermann, argumentaron ante los tribunales que la pandemia los tomó por sorpresa y no estaban preparados para responder. “Dicen que es una pandemia impensable, qué se puede esperar de ello”, dijo. “Aún así, la ley es la ley. ¿Crees que el empleado debería asumir el costo?”.

© (Luis Sinco / Los Angeles Times) Una exempleada de Wells Fargo demandó al banco por gastos comerciales en los que dijo haber incurrido mientras trabajaba desde casa. Es una entre un número creciente de denuncias relacionadas con el trabajo remoto. (Luis Sinco / Los Angeles Times)

Tiffany Calderón, asociada de servicios de tesorería en Wells Fargo Bank, presentó una demanda en agosto y dijo que sus jefes no le han reembolsado a ella ni a otros empleados una variedad de gastos comerciales desde que los enviaron a trabajar desde casa, en marzo de 2020. Esos incluyen «internet, teléfono, computadora personal, equipos de oficina (impresoras, escáneres, etc.), suministros, facturas de servicios públicos y/o valor justo por el espacio utilizado como oficina en el hogar”, según la demanda.

Su abogado, Joshua Haffner, expresó que los gastos le costaron a Calderón entre $100 y $200 al mes. “El costo no debe trasladarse a los empleados”, indicó. “Esto beneficia al negocio”.

En un comunicado, Wells Fargo remarcó que el banco brindó a sus empleados “orientación sobre cómo solicitar el reembolso de los gastos razonables y necesarios que resulten de la realización de negocios de Wells Fargo en el hogar, como suministros de oficina y servicios de telefonía celular e internet; en ese sentido nuestra política cumple con la ley de California”.

Las demandas destacan uno de los cambios más drásticos que trajo la pandemia al mundo de los negocios: la transferencia generalizada de empleados de las oficinas comerciales a los hogares, para minimizar la propagación del coronavirus.

En una encuesta de casi 6000 trabajadores realizada por el Pew Research Center, el 71 % de los empleados con tareas que se podían hacer en casa trabajaron desde sus hogares todo o la mayor parte del tiempo en el otoño de 2020. Por el contrario, el 23% de ellos señalaron que teletrabajaban con frecuencia antes del brote de coronavirus.

Muchos empleados pueden estar en conflicto acerca de demandar a su empleador por los gastos del negocio desde casa porque, a pesar del costo adicional, trabajar así ofrece muchos beneficios, como un horario más flexible y un alivio del viaje diario.

Las disputas legales surgieron porque muy pocos empleadores adoptaron políticas claras sobre el reembolso a los trabajadores por los gastos relacionados con el trabajo en el hogar, según académicos y expertos legales.

La ley federal no exige que las empresas paguen los gastos en que incurren los empleados que trabajan desde casa, pero muchos estados, incluido California, adoptaron leyes para abordar el tema mucho antes de la pandemia. La oficina del comisionado laboral de California aún no ha emitido pautas de reembolso de gastos específicas por el COVID.

© (Paul Sakuma / Associated Press)La sede de Oracle Corp. en Redwood City, California. (Paul Sakuma / Associated Press)

El código laboral del estado está inclinado a favor de los trabajadores. La ley requiere que los empleadores les paguen por “todos los gastos o pérdidas incurridos por el empleado como consecuencia directa del desempeño de sus funciones”. La ley describe esos gastos como “todos los costos razonables, incluidos, entre otros, los honorarios de abogados cubiertos por el empleado para hacer cumplir los derechos otorgados por esta sección”.

Cuando los empleados fueron enviados a sus hogares en masa, fue mucho más probable que los empleadores pagaran por equipos de oficina en el hogar, como computadoras, según una encuesta entre 10.000 estadounidenses realizada por un profesor de economía de Stanford, Nicholas Bloom. Pero menos del 10% de los empleadores reembolsaron a los trabajadores costos como muebles nuevos o tarifas de internet, destacó.

“Para equipos como computadoras portátiles, cámaras web, micrófonos y un escritorio de trabajo, es razonable que un empleador pague por esto”, señaló Bloom. “En cuanto a los costos más generales, como renovar una oficina en el hogar, mejorar la banda ancha o el almuerzo, eso es menos común y depende de cada caso”.

Algunas empresas adoptaron políticas para afrontar el coste de la nueva normalidad laboral. Al principio de la pandemia, varias compañías tecnológicas, incluidas Google y Shopify, anunciaron planes para reembolsar a los empleados hasta $1000 por equipos para trabajar desde casa.

Google anunció recientemente la finalización de su período voluntario de trabajo desde el hogar en el Área de la Bahía y en varios otros lugares. La compañía espera que la mayoría de los empleados concurran a la oficina tres días por semana y tengan otros dos de trabajo remoto.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: