#NoticiaInternacionales

Alza del precio de la gasolina en Venezuela, obliga a Joe Biden a replantearse relación con Maduro

Una maniobra inesperada de la administración de Joe Biden para forjar un acuerdo con Nicolás Maduro a fin de restaurar el flujo de petróleo venezolano a los puertos de Estados Unidos podría ser bien recibido por muchos automovilistas agobiados por los altos precios de la gasolina en medio de la invasión de Ucrania.

Pero la oposición venezolana fue tomada por sorpresa con la operación, que enojó a algunos de sus líderes cuando éstos conocieron los detalles de la reunión.

Altos funcionarios de la administración estadounidense viajaron a Caracas el sábado para indagar qué es lo que el régimen de Nicolás Maduro estaría dispuesto a ofrecer a cambio de que Washington levante sus sanciones al sector petrolero venezolano, en momentos en que Biden estudia la posibilidad de prohibir la importación de crudo ruso por la invasión de Ucrania.

Los funcionarios de Biden también discutieron con Maduro el estado de los ciudadanos estadounidenses bajo custodia venezolana, dijo el lunes a los periodistas la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

“El propósito del viaje que realizaron los funcionarios de la administración fue discutir una variedad de temas, incluida ciertamente la seguridad energética, pero también discutir la salud y el bienestar de los ciudadanos estadounidenses detenidos”, dijo Psaki. “Nunca vamos a perder la oportunidad de hacer exactamente eso”.

Pero el equipo de Juan Guaidó, a quien Estados Unidos reconoce como el verdadero presidente de Venezuela, solo fue informado de la visita a última hora, dijo al Miami Herald un alto dirigente de la oposición venezolana.

Y para los opositores, la decisión de enviar una misión a Caracas para negociar con Maduro es una mala idea.

“Es iluso pensar que Maduro va a renunciar a Rusia cuando buena parte del dinero de la corrupción lo tiene en Rusia y además Rusia ha sido su gran aliado”, dijo el dirigente opositor. “Esto es un error. Comprar petróleo de Maduro es lo mismo que comprar petróleo de Putin”.

Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas con el gobierno de Maduro y reconoció a Guaidó como líder legítimo de Venezuela en el 2019.

Durante el encuentro, Maduro exigió que se levanten todas las sanciones e investigaciones dirigidas a él y su familia y que Estados Unidos lo reconozca como el líder legítimo de Venezuela hasta el 2024.

Maduro y altos integrantes del régimen fueron acusados por el Departamento de Justicia en el 2020 de encabezar el denominado Cartel de los Soles, organización que controla el narcotráfico en Venezuela.

Al gobierno de Biden le preocupa cada vez más que las crecientes tensiones con Moscú puedan extenderse a América Latina, donde el presidente ruso, Vladimir Putin, ha cultivado sólidas relaciones con varios líderes, incluidos Maduro y Miguel Díaz-Canel en Cuba, en los últimos años.

Pero más que tratar de alejar a Caracas de su alianza estratégica con Moscú, el equipo de Biden parece estar enfocado en desbloquear las vastas reservas de petróleo de Venezuela, que han estado bloqueadas por las duras sanciones de Estados Unidos contra el régimen de Maduro por su represión de las instituciones democráticas.

El funcionario de Guaidó rechazó la idea de que Estados Unidos podría simplemente reemplazar el petróleo ruso con petróleo venezolano, y señaló que Caracas solo es capaz de producir 800,000 barriles por día, una fracción de la producción de Rusia, y ya ha comprometido gran parte de eso con China y Cuba.

“No se puede sustituir uno por el otro”, dijo el funcionario.

La delegación estadounidense le pidió a Maduro que se comprometiera a celebrar elecciones libres y justas, regresar a las negociaciones con Guaidó en la Ciudad de México, liberar a los ciudadanos estadounidenses detenidos en Venezuela y condenar públicamente la invasión de Rusia a Ucrania.

La delegación estadounidense incluyó a Juan González, director principal del Consejo de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental; Roger Carstens, enviado especial de Estados Unidos para asuntos de rehenes; y James Story, embajador de Estados Unidos para asuntos de Venezuela, entre otros.

Fuente ENH

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: