#NoticiaInternacionales

Análisis del Nuevo Herald de Miami: ¿Cuáles serán las repercusiones de las crisis en el Caribe en Estados Unidos?

MOCA, PUERTO RICO

Las crisis políticas y económicas que se han desatado en el Caribe – en especial, en Haití, en Colombia, en Cuba y en Puerto Rico – no tan solo incrementarán la migración hacia Estados Unidos, sino que abrirán camino a sus dos adversarios geopolíticos, Rusia y China.

En eso coincidieron tres académicos en entrevista con El Nuevo Herald.

En abril, centenares de ciudadanos y de ciudadanas en Colombia protestaron contra un nuevo ajuste fiscal recomendado por su presidente, Ivan Duque, ante la desigualdad y la pobreza que se ha agudizado durante la pandemia de COVID-19. En julio, el primer mandatario de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado mientras se encontraba en su vivienda privada junto a su esposa. El mismo mes, miles en Cuba exigieron medicamentos, alimentos y libertad. En Puerto Rico, una crisis económica y fiscal sacude los cimientos de la isla bajo el control estadounidense.

Para sobrellevar la migración de estas cuatro naciones por causa de la crisis, será necesario que Estados Unidos las atienda de manera individual, coincidieron.

Ya que los inmigrantes han demostrado ser un activo para la economía estadounidense, el profesor emérito de sociología y de antropología del Departamento de Estudios Globales y Socioculturales de la Universidad Internacional de Florida, Anthony P. Maingot, instó a que Estados Unidos facilite su entrada.

“En cualquier tema que toques sobre el Caribe vas a encontrar diferencias, vas a encontrar complejidades, vas a encontrar situaciones difíciles”, mencionó. “Hay que analizar punto por punto, porque el Caribe como Caribe es simplemente una metáfora geográfica, porque no vas a comparar a Haití con Puerto Rico o a Cuba con Puerto Rico”.

La Organización de las Naciones Unidas ha destacado cómo la concentración de poder ha torpedeado el desarrollo de Latinoamérica y del Caribe.

El poder de las élites económicas en la región no tan solo ha obstaculizado la implementación de política pública y de reformas fiscales para distribuir la riqueza de manera más equitativa, destacó, sino que ha debilitado sus instituciones gubernamentales.

Estas deformaciones estructurales en las sociedades latinoamericanas y caribeñas han impulsado, en parte, las migraciones del sur al norte del continente, opinó Silvina Romano, investigadora del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) y del Consejo Nacional en Investigaciones Técnicas y Científicas en el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe de la Universidad de Buenos Aires.

El deterioro de las débiles economías de estas naciones a raíz de la pandemia, explicó, ha redundado en las demostraciones recientes.

Esta ebullición social en el Caribe no cesará, agregó la investigadora. El levantamiento que se ha observado se extenderá a lo largo de la región al encontrarse conectada políticamente. En contraste con otras demarcaciones territoriales, socioculturales o etnoraciales, esta región tiende a caracterizarse por sus demostraciones ciudadanas en las calles.

“¿Que tipo de sistema internacional estamos generando que ciertos países como Haití están arrodillados y lo único que pueden esperar son las dádivas de otros del primer mundo?”, planteó.

Colombia, El Salvador, Guatemala, Ecuador y Honduras, por ejemplo, son los países latinoamericanos que más dependen económicamente de Estados Unidos, encontró el CELAG.

En Chile, Brasil, Panamá, Paraguay y Perú, del mismo modo, la dependencia es en términos de seguridad, hallaron.

La sumisión de estas naciones caribeñas y latinoamericanas ha pavimentado la entrada de otras potencias económicas y militares en contrapelo a Estados Unidos como Rusia y China, de acuerdo con el exdirector del Departamento de Ciencias Sociales del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, Jorge Rodríguez.

China ha mejorado sus relaciones diplomáticas a lo largo del Caribe gracias a su capacidad económica, mencionó. Rusia también a través de la venta de armas y de seguridad.

“La dinámica geoestratégica en la región del Caribe se ha transformado radicalmente en estos últimos años”, esbozó. “No se puede hablar de que Estados Unidos tiene un poder como había tenido durante otros periodos sobre la región del Caribe, de hecho, lo ha estado perdiendo”.

El exdirector adelantó que Cuba no se encuentra bajo el radar de China y que tampoco será Rusia quien asuma su crisis económica, a pesar de la solidaridad diplomática.

El foco de estas dos naciones – especialmente China – se encuentra sobre República Dominicana y Venezuela, agregó.

En particular, Puerto Rico está bajo la lupa de Estados Unidos al ser mercado de las empresas estadounidenses independientemente su crisis económica y fiscal, agregó.

El Centro de Sanidad Global de Ginebra reveló que Chile, Brasil, México y Perú estuvieron entre los principales compradores de las vacunas Sinopharm y Sinovac, que se producen en China. Entre los primeros compradores de la vacuna rusa Gamaleya estuvieron Brasil, México, Argentina, Venezuela y Bolivia.

Este año China, en lugar de financiar los gobiernos de la región a través de sus dos bancos de desarrollo principales, invertirá en mejoras de infraestructura.

Igualmente, Rusia se posicionó en respaldo a Nicaragua, Cuba y Venezuela en caso de “amenazas externas” a raíz de la inestabilidad política en sus países.

Fuente:

POR LUIS JOEL MÉNDEZ GONZÁLEZ 30 DE JULIO DE 2021

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: