CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaInternacionales

#ANALISIS El complejo fallo del Tribunal Supremo de EEUU

No hay decisión más trascendental para el tribunal supremo de Estados Unidos que determinar si un candidato presidencial es elegible para postularse a un cargo.

Es por esa razón que la mayoría de los expertos judiciales esperan que el Tribunal Supremo de EEUU encuentre una manera de eludir un fallo claro sobre si Donald Trump puede estar en la boleta este noviembre.

El tribunal aún sufre las consecuencias de su decisión de 5-4 de detener el recuento presidencial de Florida del 2000 en el caso Bush contra Gore.

Ese fallo, en el cual la estrecha mayoría conservadora se alineó detrás del republicano George W Bush contra el demócrata Al Gore, creó la impresión de un tribunal partidista.

La confianza pública en el Tribunal Supremo ha caído bruscamente desde entonces.

El tribunal de hoy tiene una mayoría conservadora de 6-3, lo que debería ser un consuelo para los abogados de Trump.

Sin embargo, incluso un tribunal liberal pensaría dos veces antes de sacar a Trump de la carrera. Además de sopesar los méritos legales del argumento, que los jueces escucharon hoy jueves, el tribunal tiene un incentivo para proteger su estatus institucional.

Sin embargo, en cuanto a sus méritos, el tribunal supremo de Colorado tiene motivos razonables para la remoción de Trump de la boleta primaria del estado.

El tribunal dictaminó que Trump violó la sección tres de la decimocuarta enmienda de la constitución de EEUU, que fue adoptada después de la guerra civil estadounidense.

La cláusula prohíbe a los oficiales que toman juramento ocupar cargos públicos si han participado en una insurrección.

El papel de Trump en el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021 parece encajar con lo que los redactores de la ley tenían en mente. Dicho esto, su equipo puede argumentar que hay una alta carga de prueba, que las acciones de Trump no cumplieron.

El equipo legal de Trump también dice que la prohibición excluye a un expresidente o presidente actual de EEUU, ya que ese rol no está explícitamente especificado en la sección tres. Este argumento es menos plausible. Si el oficial más alto del país no califica, entonces la ley no tendría sentido en absoluto.

En el significado más originalista del texto, todos en ese momento entendían que la prohibición incluiría a Jefferson Davis, el expresidente de la confederación que se rebeló contra la unión, aunque no había sido condenado. Incluso aquí, sin embargo, el contexto puede ser debatido.

El argumento final del equipo de Trump es que la ley solo estaba destinada a aplicarse a los rebeldes de la guerra civil. Esto es discutible basado en lo que los redactores de la ley tenían como intención.

En resumen, la mayoría de los argumentos se inclinan hacia una aplicación de la sección tres a Trump. Entonces, ¿Cómo podría este Tribunal Supremo revocar el fallo de Colorado?

La respuesta es que los jueces podrían, de manera bastante consistente, mantener la prohibición de Colorado y aun así dejar que cada uno de los otros 49 estados tome sus propios juicios. Esta interpretación federal de las elecciones de EEUU está en consonancia con la constitución, en la que se otorga autonomía a los estados para aplicar las reglas electorales como consideren adecuado.

Independientemente de cómo decida el Tribunal Supremo, dos cosas deben mantenerse en primer plano.

La primera es que la ley será vista con razón como una burla vacía a menos que se aplique a las personas más poderosas del país. El equipo de Trump ha argumentado que tiene inmunidad legal contra cargos criminales por cualquier cosa que hizo como presidente.

Esta semana, un tribunal de apelaciones federal de EEUU rechazó unánimemente ese argumento.

El Tribunal Supremo debe dejar explícitamente claro que Trump está sujeto a la misma ley que todos los demás. Cualquier otra opinión podría resultar fatalmente dañina para su reputación.

Segundo, los árbitros finales del destino político de Estados Unidos son sus votantes.

Ningún tribunal puede proporcionar un remedio duradero a lo que, en esencia, es una crisis política.

Redacción – Financial Times.

Derechos de autor – Financial Times Limited 2024.

Lee el artículo original aquí.

Comment here