Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
Opinión

BENEDETTI: BUFONADA CON PLACET Por Luis Velázquez Alvaray

En un régimen dirigido por la delincuencia organizada, no podía ser otro el embajador de Colombia en  Venezuela. Se llama Armando Benedetti, una caricatura para comprender la estética de la violencia en nuestros días.

El escritor Don Carlos Cortés llama esto: “las zonas oscuras de los sótanos de la sociedad”. Es un personaje impresentable, sus calificativos, refiriéndose a Juan Guaidó, Presidente interino, reconocido por más de 50 países, no corresponden a una persona normal, en verdad no está en sus cabales y debería buscar otro psiquiatra, distinto al que lo medicó, cuando propinó fuerte golpiza a su padre, por lo cual la justicia colombiana impuso sus medidas.

Lo visceral de sus declaraciones -rio crecido arrastrando lodazal – es una vergüenza para la diplomacia Colombiana, de renombre universal; forjada en la historia por grandes personajes.

Este Benedetti es un lenguaraz y trujamán, sin ningún tipo de escrúpulos. Una especie de Piedad Córdova en singulares recorridos.

Es un horror, una muestra indeleble del deterioro de la ética y las buenas costumbres, que debe enaltecer el máximo representante de un país, como lo señalan grandes pensadores de la diplomacia universal.

En sus prestigiosas escuelas de estudios internacionales, Colombia alecciona sobre la cortesía y las buenas maneras, como pasos permanentes, en el andar de sus representantes, en la institucionalidad de sus embajadores.

La delincuencia organizada, instaurada en Venezuela, celebra el entierro de la moral, pisoteando siempre el respeto que el país se merece. La personalidad de este comediante queda al descubierto al señalar, después de tan grotesca declaración: “me dieron un regañito”. Hay que ver cómo “caminan” los reptiles.

Todo esto también comienza a mostrar la andadura moral de su Presidente: en una situación como la planteada, lo menos que puede hacer es destituirlo.

Qué distancia se observa con aquellos estudiosos de las relaciones internacionales, ejemplos en esta difícil labor. Señalaba el Dr Vázquez Carrizosa , la necesidad de destacar el genio y la virtud. En sus investigaciones subraya profundizar el legalismo- civilismo y el permanente influjo de las ideas políticas.

Hace falta recordar las lecciones y la práctica del Dr Laureano García Ortiz: “hoy, más que nunca, son peligrosos los inexpertos y los improvisados…se requiere gente de buen carácter, que los lleve a resolver las dificultades en vez de crearlas. Un diplomático no puede carecer del don de gentes”.

El personaje

Fue miembro del partido liberal colombiano, pero cuando cambió el viento, se pasó al partido de la “U” y durante el Santismo, nutrió el arribismo del ex- Presidente.

Saltando trancas y trampas, forma parte del grupo íntimo del Presidente Petro, quien decidió- por conocerle sus carencias éticas- nombrarlo en Venezuela, formando parte, casi inmediatamente, del anillo cercano del tirano y ya ejerce como su portavoz.

– Porta el sello Odebrecht, reflotado hoy en Brasil.

– Desde su llegada al país, se informa de frecuentes reuniones con “el cártel de los soles” en el palacio de Miraflores. Oficio para la DEA.

– Su medicación permanente ya no surte efecto. Para sus deplorables declaraciones, seguro recibió una dosis del psiquiatra del mal, el ilustre sucesor del Doctor Chirinos.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: