Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
Opinión

Borrón y cuenta nueva Por Soc. Ender Arenas Barrios

 “El martes se me fue la luz” así comienza un excelente articulo de José Ignacio Cabrujas. Lo comienzo de esa manera, porque es una frase rutinaria de los zulianos, quienes con sus treinta y pico largos centígrados de calor suelen decirla, solo que en lugar de señalar el día dicen: “ C…e´la madre se volvió a ir esta v…”

Este mismo año, durante el primer semestre del año, se registraron 61.553 fallas eléctricas en todo el país, en el zulia el fluido eléctrico se ausentó, se fue, desapareció como si estuviéramos en Kiev bajo el bombardeo ruso 11.521 de ese total, es decir el 18.7%.

Estos apagones pueden presentarse durante una hora, dos horas cuatro horas, seis horas, un día y hasta, como ocurrió el 7 de marzo de 2019 unos seis días. No importa, cualquiera que sea la duración de la interrupción de la electricidad que bajo las altas temperaturas que se registran en zulia, porque además somos la tierra que mas ama el sol, nos pone en el dilema de no saber que carajo hacer con nuestras vidas hasta el punto de que, parafraseando a Cabrujas, no se diga, casi llorando y sudando a cantaros, “que bonita era la presidencia de Luis Herrera Campins” imagínense eso.

Asi las cosas y después de tanta oscuridad en las calientes noches de Maracaibo o en los terribles y calientes mediodías de la ciudad, Corpoelec nos presenta el plan “Borrón y cuenta nueva” y jode al Zulia al colocarlo como estado piloto para implementar el cobro de las tarifas que no se cobraron y colocar la mensualidad a partir de ahora en 45 dólares.

 A propósito de esto último, sabrá la gente del régimen y en particular la de Corpoelec que el salario mínimo de un trabajador zuliano es de 15$ mensual. Ojo, este monto está bajo la presión diaria de un bolívar que se devalúa a diario. Bueno, claro que lo sabe tanto Corpoelec como el régimen, pues si algo ha quedado claro, es que el bienestar de la gente no es el objetivo del régimen y en el caso del Zulia, también es notorio el desprecio que el régimen siente por la región y por su gente.

Quiero aprovechar estas notas para enviarle a Corpoelec una lista de lo que en casa de mi amigo Jesús Borjas se ha gastado en la reparación de los artefactos eléctricos dañados por la interrupción del servicio eléctrico sin previo aviso:

Unidad de aire acondicionado integral de 5 toneladas 400$ (dos veces) usadas con garantía.

Mano de obra 70 dólares, la compra de gas, corre por cuenta del dueño del AA.

Unidad de nevera 200 dólares (dos veces también), mano de obra 40 dólares. No se acuerda cuanto le costó el reloj.

Televisor, licuadora, computadora, bombillos, bomba de hidroneumático, 600 dólares

Compra de planta eléctrica Westinghouse de gas y gasolina 2500 dólares, mantenimiento de dicha planta: aceite, batería y limpieza 150 dólares mensuales.

Mi amigo no pudo reponer el televisor, la licuadora y la computadora. Solo repuso los bombillos del callejón de su casa, cocina y el dormitorio.

En total Corpoelec le debe a Jesús 4560 dólares. De allí, que él no está dispuesto a acatar el programa “Borrón y Cuenta nueva” hasta que Corpoelec salde la deuda que tiene con él.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: