CuriosidadesInternacionales

Claudia López, El Beso de la discordia: Generó más polémica que el triunfo de la izquierda y comunidad LGBT en Bogotá

El proceso avanzó con normalidad desde las 8:00 am hasta las 4:00 pm, pese a incidentes producidos en la jornada del sábado, mientras se realizaban los preparativos para la contienda electoral


La jornada electoral regional en Colombia cerró y se dió uno de los cambios más importantes de los cargos en juego, la alcaldía de Bogotá quedó en manos de Claudia López, de 49 años, representante de centroizquierda con la Coalición Claudia Alcaldesa e integrante de la comunidad LGBT.

López se impuso ante Carlos Fernando Galán con 1.108.541 votos, cifra que impuso un récord en la localidad, pues nunca se había superado la franja del millón de votos. Durante las regionales anteriores, en 2015, el alcalde Enrique Peñalosa se consagró con 993.362 votos.

La alcaldesa electa de la capital colombiana fue compañera de fórmula en las elecciones presidenciales de 2018, acompañando a Sergio Fajardo, candidato de izquierda que obtuvo 4.602.153 votos y quedó en tercer lugar durante las primarias.

Su historial político no queda allí, pues López fue senadora entre el período legislativo 2014-2018, obteniendo la votación más alta de su partido, la Alianza Verde.

Sin embargo, López no fue la única ganadora en Bogotá, pues su excompañero de fórmula, Sergio Fajardo, quien apoyó su candidatura a la alcaldía bogotana, pisó fuerte en su contienda de popularidad contra Gustavo Petro.

El candidato apoyado por el izquierdista Petro en Bogotá, Hollman Morris, apenas consiguió 440.591 votos, un 13,99% de los sufragios. Con esta derrota, el excandidato presidencial publicó un mensaje en Twitter, en el que reconoció el triunfo de Fajardo y celebró las derrotas de Iván Duque y Álvaro Uribe “en toda Colombia”.

EL BESO DE LA DISCORDIA

La nueva alcaldesa de Bogotá y su pareja, la senadora Angélica Lozano, sellaron el triunfo con un efusivo beso en la boca. La fotografía ha generado el primer debate entre quienes aplauden el mensaje de libertad e inclusión, y entre quienes lo cuestionan y hasta se sienten ofendidos.

Claudia López no solo hizo historia por ser la primer mujer que alcanza la Alcaldía Mayor de Bogotá. Se llevó el triunfo con la más alta votación registrada hasta ahora en esa contienda, y es además la primer alcaldesa abiertamente gay que tiene la capital del país. La nueva burgomaestre dejó claro esto último desde el momento cero. Una vez fue claro que se llevaría el triunfo, López besó en la boca a su coequipera y pareja, la senadora Angélica Lozano. El gesto afectivo se dio en el salón donde los principales promotores de la campaña y líderes del Partido Verde seguian los resultados acompañados de varias cámaras de la prensa, por lo que la postal pronto se hizo viral. Y las reacciones, de aplausos o muecas, no se hicieron esperar.

Una de las primeras en meter baza fue la columnista Salud Hernández-Mora, quien lanzó un trino en el que señaló que el “beso en la boca” resultaba “innecesario” y se preguntó si era “¿Para qué ofender a los partidos cristianos y sus votantes?”. La periodista dio a entender que se trataba de una señal deliberada que no se dio en campaña, y concluyó que “Será buena alcaldesa, seguro, pero que no empiece retando a otras minorías”.

“innecesario el beso en la boca de Claudia con su pareja. ¿Para que ofender a los partidos cristianos y sus votantes?: Salud Hernández-Mora

Ante esto, pronto sobrevinieron otro tipo de reacciones. Una cascada de ciudadanos criticó a Hernández-Mora señalando que seguramente de haber sido, por ejemplo, un beso entre el candidato Carlos Galán y su esposa, no habría generado ningún tipo de comentario. Por su parte la trasngénero y reconocida ambientalista, Brigitte Baptiste, fue categórica en responderle a Salud Hernández-Mora: “Sus prejuicios estéticos no hacen norma. Besamos a quien amamos”, le dijo. 

El viceministro Luis Felipe Henao también se pronunció en contravía de la periodista. Destacó que era “la primera vez que se escoge a una mujer y que además es lesbiana. Es una foto histórica y un hecho político en materia de libertades”. 

Como era de esperarse, el autodenominado “concejal de la Familia” Marco Fidel Ramírez, lanzó un mensaje de rechazo por la escena del beso. “A partir de ahora, Bogotá bajo el yugo de Sodoma”, dijo desde sus redes sociales este reconocido radical. A esa afirmación también le llovieron críticas. “Es decir ¿los ganadores heterosexuales sí tienen permitido besar en la boca a sus parejas pero los homosexuales no?”, le respondió un ciudadano. 

“Sus prejuicios estéticos no hacen norma. Besamos a quien amamos”: Brigitte Baptiste a Salud Hernández-Mora

En el mismo sentido el abogado y activista LGTB, Mauricio Albarracín, también salió a darle respuesta al polémico trino de Hernández-Mora. Albarracín señaló que era destacable que la alcaldesa fuera lesbiana “algo de lo que la alcaldesa se siente orgullosa y yo también”. Y específicamente sobre el comentario de la periodista dijo que “un beso con la persona que uno ama en momento que se celebra un triunfo no es una ofensa ni un reto para nadie. Las parejas del mismo sexo tienen derecho a la misma expresión de la afectividad que las parejas heterosexuales”.

Fuente Diario Tal Cual y Revista Semana

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: