#NoticiaNacionales

Confirmado por Maduro: Régimen venezolano no es ideológico

Maduro relega la ideología a un segundo plano con tal de asegurar el poder

Para sortear la crisis, el mandatario se asegura de propiciar cambios pragmáticos por sobre cualquier precepto ideológico, procura alianzas estratégicas y dolariza la economía en detrimento de quienes no manejan divisas

Los petrodólares ya no pueden sostener a la economía venezolana, ni a los subsidios que aumentaron la dependencia de los ciudadanos del régimen chavista.

Formalmente Nicolás Maduro llegó al poder en abril del año 2013.

Desde entonces, Venezuela acumula siete años consecutivos de recesión, lo que ha provocado que la economía equivalga a un tercio de lo que fue al momento de que Maduro comenzará a gobernar tras la muerte de Hugo Chávez.

Nicolás Maduro, tras votar en las elecciones legislativas de Venezuela, el 6 de diciembre de 2020.

La solución que ha encontrado Maduro para lidiar con el fin del petroestado, las sanciones internacionales y la ausencia de financiamiento, es recurrir al sector privado y a instrumentar reformas económicas destinadas a estabilizar el país.

“Sería bastante iluso pensar que los cambios que se vislumbran tienen como norte una apertura económica de calidad”, advierte el economista Luis Oliveros.

Sin embargo, sostiene que para Maduro el problema ahora es económico, “ir mutando hacia una nueva economía, tal vez por eso, el nuevo gran enemigo sea el Partido Comunista de Venezuela y buscar las formas de conseguir recursos.

El gobierno sigue reuniéndose con empresarios y economistas, buscando asesorías y recomendaciones para mejorar la situación económica del país. Venezuela apunta a su propia “Perestroika” [proceso de reformas económicas producido en l antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas a finales de los 80], una versión tropicalizada”

Aunque las leyes sobre las que se sustenta el ideal económico del que presume la Revolución Bolivariana se mantienen vigentes, en la práctica ya no se aplican: el dólar circula libremente, al punto que dos terceras partes de las operaciones comerciales se realizan en divisas; la regulación de precios ha desaparecido en varios sectores de la economía; el gobierno otorga algunos incentivos a las exportaciones y hasta establece agendas de diálogo con los empresarios.

La dolarización desordenada de la economía ha creado un mercado dual en divisas y bolívares que favorece a quienes tiene acceso a dólares o euros, creando una significativa diferencia con quienes tienen que sobrevivir con ingresos en bolívares.

Por otra parte, la Revolución Bolivariana comienza a desprenderse de las empresas que confiscó durante los últimos 20 años. En algunos casos las venden a nuevos grupos económicos que han crecido en el gobierno de Maduro y en otros casos cede las operaciones -sin vender la empresa- a privados.

Sin embargo, la apertura de Maduro es selectiva -y tal vez coyuntural- mientras permite que algunos sectores -o empresas específicas de algunos sectores- se puedan oxigenar, mantiene el control casi absoluto sobre otras áreas.

La “perestroika” de Maduro

Según Oliveros “las primeras acciones del gobierno de Maduro van en la dirección de no solamente buscar socios en el sector petrolero (…) Las circunstancias actuales y un panorama complicado en el corto y mediano plazo, empujan al gobierno de Maduro a cambios pragmáticos por sobre la ideología, la cual como hemos repetido muchas veces, queda relegada a un segundo plano, ante el objetivo primario de mantener el poder”.

Oliveros destaca que “no importa el tipo de empresarios que estén dispuestos a invertir en la actual Venezuela, la necesidad es grande”.

En los informes de coyuntura económica de Oliveros se explica que Maduro “promociona las oportunidades de invertir en Venezuela, con el sustento de la Ley Antibloqueo y facilidades tributarias y crediticias a la entrada”.

Otros analistas advierten que las reformas de Maduro pueden facilitar un proceso en donde fondos de capital de riesgo inviertan en compañías venezolanas. El primer caso ocurrió con la multinacional estadounidense Cargill que vendió sus activos en Venezuela (plantas de aceites, harina y pasta) al fondo Phoenix Global Investment.

Otra mirada para solucionar el problema

Para los economistas Luis Zambrano Sequín, individuo de números de la Academia Nacional de Ciencias Económicas e investigador del IIES-UCAB, y Leonardo Vera, profesor investigador de la Universidad Central de Venezuela y la Facultad, la solución al colapso económico de Venezuela pasa por priorizar el gasto público en programas sociales y recuperación de la infraestructura, solicitar asistencia financiera internacional, formalizar la coexistencia del bolívar y el dólar y liberar el mercado cambiario

Estos son parte de los lineamientos que deberían aplicarse en el corto plazo, según los “Lineamientos generales para un programa de estabilización macroeconómica para la transición” propuesta desarrollada por Zambrano Seguín y Vera en conjunto con el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (IIES UCAB).

El plan propuesto apunta a ejecutar, durante un año, una serie de reformas que tienen como objetivo “conducir y consolidar un quiebre significativo en la tasa de inflación, que se acompañe además con muestras claras y firmes de recuperación de la actividad económica y en la calidad de vida de la población”, cuyo ingreso per cápita ha retrocedido 73 años y se ha ubicado en los niveles registrados en el año 1946.

De acuerdo con Zambrano y Vera, la política fiscal de corto plazo debe enfocarse en obtener financiamiento para gestionar “dos canales de gasto público”: uno para generar programas de transferencias monetarias y apoyo social, así como la reconstrucción de las redes de salud y alimentación; y otro para atender un plan de emergencia que permita comenzar a reconstruir la infraestructura en materia de servicios públicos.

Por otra parte sostienen que es “inevitable”, desde el principio de la aplicación del programa de estabilización, formalizar un sistema bimonetario en el que coexistan el dólar y el bolívar.

Diario Las Américas

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: