#Noticia

Detenido por la “Ley Contra el Odio”, Giovani Urbaneja, consiguió traslado a la Coordinación Policial de El Tigre

Juan Giovani Urbaneja Hernández ex diputado del Consejo Legislativo de Anzoátegui y precursor de la Fundación Socialista de Integración del Sur (FUNDISUR), se encuentra detenido desde el 20 de agosto del 2020, por una denuncia interpuesta por el alcalde del Municipio Guanipa, Francisco Belisario Landis (PSUV). El arresto fue practicado bajo el cargo de “incitación y promoción al odio a través de redes sociales”, aplicando la tristemente famosa “Ley Constitucional Contra el Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia” (Gaceta Oficial Nº 41.274, del el 8 de noviembre de 2017) que viene siendo utilizada como instrumentos contra la protesta social y política.

Urbaneja fue sentenciado bajo privación de libertad, el 27 de agosto de 2020; sentencia sobre la cual el abogado defensor, Adrián Moreno, solicitó reconsideración de la medida. De igual manera el abogado defensor solicitó traslado del centro de reclusión policial municipal de Guanipa, por considerar que en ese lugar corría peligro la vida Giovani Urbaneja. El traslado fue concedido, siendo trasladado Urbaneja, al centro de coordinación policial El Tigre (Polianzóategui). Igualmente se solicitó evaluación médica correspondiente, de acuerdo con la ley. El traslado fue realizado el día 8 de septiembre del presente año 2020, quedando pendientes la evaluación médico legal requerida y la reconsideración de la medida.

Para Giovani Urbaneja y su abogado, en su defensa, se trata de que el acusado sólo informaba y ejercía el derecho ciudadano a la Contraloría Social que tiene el pueblo venezolano y que le otorga la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aún vigente, con el objeto de denunciar determinados actos de corrupción, tanto en las instancias judiciales pertinentes como en los medios públicos.

Así mismo, el abogado defensor Adrián Moreno, sostiene que “se trata de actuaciones de carácter político, que violentan el derecho de la libertad de expresión” de su defendido Giovani Urbaneja, establecido en el artículo 57 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Argumenta que los cargos han sido productos, no de un hecho puntual, sino de las molestias que las denuncias y comentarios generaron en algunos dirigentes, por lo que desestima la acusación. Así mismo el abogado enfatizó que los delitos de odio son los que promueven actos violentos o de guerra, que para nada es el caso.

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

Capítulo III. De los Derechos Civiles.

Artículo 57: Toda persona tiene derecho a expresar libremente sus pensamientos, sus ideas u opiniones de viva voz, por escrito o mediante cualquier otra forma de expresión, y de hacer uso para ello de cualquier medio de comunicación y difusión, sin que pueda establecerse censura.

Quien haga uso de este derecho asume plena responsabilidad por todo lo expresado. No se permite el anonimato, ni la propaganda de guerra, ni los mensajes discriminatorios, ni los que promuevan la intolerancia religiosa. Se prohíbe la censura a los funcionarios públicos o funcionarias públicas para dar cuenta de los asuntos bajo sus responsabilidades.

Durante el aislamiento en el centro de reclusión policial municipal de Guanipa, donde estuvo hasta el día 8 de septiembre del presente año, cuando fue su traslado al centro de coordinación policial El Tigre (Polianzóategui), Giovani Urbaneja logró escribir dos cartas en las que transmite un mensaje a su familia, amigos y amigas, y sobre todo al pueblo de Venezuela. Una de estas cartas, fue suministrada a Aporrea por su equipo de apoyo constituido por sus amistades más cercanas con la esperanza de que se publicase.

Contenido de la citada carta:

quiero darle las gracias a todos aquellos que apoyaron con sus donaciones en especial para tí, desde mi secuestro para callar la voz de los venezolanos que no queremos vivir en la situación donde la cobardía se apodera de muchas personas, hasta de muchos que pensé eran mis amigos y que hoy dan la espalda y me señalan de un delito que no cometí y sin saber la causa de mi secuestro, pero la verdad me hará libre.

La verdad me hará libre, ya que cuento con buenos abogados, como el Dr. Adrián Moreno, el Defensor del Pueblo Dr. José Luis y el mejor abogado de la vida: Jesús Cristo.

Hoy mis enemigos están de fiesta por el secuestro que estoy viviendo, en el que dicen que he cometido un delito de incitación al odio, simplemente por enviar una carta a la ONU y una carta a la asamblea nacional como cualquier venezolano que tiene derechos de hacer una petición.

Bueno hay otras cosas que tiene para usted, pero ojala pudiera saber yo, si usted me está copiando el mensaje que le estoy transmitiendo.

Esas peticiones que hice no las niego, las reconozco, ya que en ellas denuncio un intento de homicidio en mi contra por parte de esos personajes que ahora me acusan de incitar al odio; como si la paliza que recibí en abril del año pasado, por parte de ellos mismos, fuese de amor.

Hoy soy una víctima más del abuso de poder, pero Dios me dice que no me desespere, que falta poco para salir de todo esto. Pronto las banderas de la paz y el amor se levantarán.

Hoy siento algo especial en mi corazón, ya que tener contacto directo con Dios es algo muy bello, siento una paz inmensa.

Por eso, perdono a todos los que piensan que me están haciendo un daño, les dejo mi paz y el amor sincero de corazón. Dios es amor.

Por una VENEZUELA UNIDA DE PAZ Y AMOR!.

G.U.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: