#NoticiaOpinión

El cardiovascular: la crisis de la salud y la ética. nada ha cambiado.

Se hizo viral, el video del penoso altercado que protagonizaron el director del Hospital Manuel Núñez Tovar, Dr. Gustavo Lara y la esposa de Dr. José Gabriel Sequera, Director del Cardiovascular, el viernes 13/05; con profusas denuncias de corrupción, amenazas de agresiones físicas y presencia de motorizados – colectivos, estandarte de la intimidación y la represión típica del autoritarismo gobernante.

Con el video, vuelve a la palestra de la opinión pública monaguense, la magnitud de la crisis en el sistema público de salud y los valores gerenciales y éticos de quienes dirigen el sector. Además, revive una secuela de hechos, con los cuales, se destruyó el centro de atención cardiovascular más importante del oriente del país y vitrina ejemplar de la Monagas pujante.

A juzgar por lo expresado en el video y el cúmulo de información que el grotesco acto produjo en las redes sociales, puede uno referirse al primer elemento de análisis: el origen de la bronca se vincula a la decisión inconsulta y al parecer innecesaria e impropia del Dr. Gustavo Lara, para favorecer la instalación de una farmacia privada, con fines de lucros, en un áreas del cardiovascular, que según las redes sociales, sería financiada por el ciudadano Antonio Núñez y con la cual, se amputa una importante área de funcionamiento al cardiovascular, afectando la prestación del servicio en áreas como : depósito de la actual farmacia, rehabilitación,  prueba de esfuerzo, terapia ocupacional, colocación de holter de presión y función cardiaca, el servicio de fotocopia y el trabajo del voluntariado, también, el funcionamiento de equipos costosos de hemodinamia.

Se reafirma entonces, que la salud y la vida, alfa y omega, de todo política sanitaria, está eclipsada (luna de sangre), por los intereses particulares, crematísticos de quienes remontan a los cargos directivos de salud y que ésta, dejó de ser, un importante componente de acción social, inherente a la calidad de vida de los ciudadanos, para constituirse en fuente inagotable y segura de acumulación de capital.

El actual ejercicio gubernamental, derivó en una permanente lucha sin cuartel, por obtener todo tipo de beneficios de las decisiones públicas, sin importar el daño colectivo a la sociedad y sin valorar los sinceros y tangibles aportes que los directivos honestos (que los hay) realizan. Es el sistema, es el modelo, es el abandono de lo social por el dinero; capitalismo salvaje, puro y duro.

La improvisación en las políticas públicas, es el segundo elemento resaltable del hecho en cuestión. Todo indica, la no existencia de un plan estratégico de infraestructura sanitaria, para rescatar e impulsar el cardiovascular como centro especializado de salud, amén, de la manifiesta voluntad de desprecio para quienes laboran y voluntariamente se esfuerzan por prestar un servicio médico de calidad. La improvisación es la conducta, es la política, es el día a día. Será por aquello de que: “en río revuelto, ganancias de pescadores”.

El autoritarismo dirigencial, es otro de los rasgos sobresalientes de la actual administración pública, que bien refleja el video. Siempre acompañado de la aberrante intimidación, muy utilizada cuando no se tiene la razón y expresada a plenitud, con la presencia de los colectivos – motorizados. Es así, como se imparte, se imponen las decisiones y se pretende acallar todo vestigio de opinión diversa. Sin consulta, respeto a otras visiones del quehacer sanitario, será inútil toda posibilidad de consensuar y ejecutar con éxito, una política de salud pública.

Seguramente, los hechos terminan en la destitución o renuncia del director del cardiovascular, la instalación e inauguración de la referida farmacia y la manipulación mediática, que juntos, estamos cambiando todo.

Jesús Espinoza

Militante de La Causa R

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: