CaigaQuienCaiga.net

Opinión

El pasado y el presente se abrazaron en Venezuela Por Johnny Galué Martínez

La alegría ha sido colonizada por la preocupación

El pasado y el presente se han abrazado en Venezuela, y el futuro quedó sepultado bajo una pesada lápida de barro y tristeza en todo el País.

Hay personas que desaparecen, dejando como rastro la incógnita de lo que pudieron haber sido, por encima incluso de lo que fueron. Me refiero aquellos que nunca fueron nada, y que en nadie nos han convertido.

Por eso, en la escena interna del País, las élites de la administración pública y de la oligarquía del régimen, sectores de la oposición, mantienen su control sobre la economía. Pero la llegada de la crisis, sumadas a las sanciones económicas con las que los países occidentales como europeos han respondido, a los desafíos del chavismo, han puesto en evidencia otra realidad. En el ámbito político, las libertades están limitadas. Aunada a una Justicia totalmente controlada y corrupta. El régimen gobierna con estilo autocrático. Persigue  a los que no lo son, traza alianzas con sectores políticos,  cuenta con el firme respaldo de las Fuerzas Armadas y actúa con secretismo y contundencia. 

La corrupción florece y llega, hasta la cúpula, de sectores medios como extranjeros. En muchos aspectos, más que reformar la constitución en las estructuras del poder, el régimen ha adaptado sin reforma alguna la constitución a sus  propias necesidades como intereses.

El bienestar del País, se encuentra totalmente truncado. El Régimen, no tiene la menor intención de abandonar el poder. La tensión que cultiva en el frente internacional le granjea, en el interior,  una economía totalmente precaria. Pero difícilmente mejorará la imagen  que pueda contribuir a superar, una crisis construida por ellos mismos.

Ya no se inflaman de alegría, los comienza a colonizar la tristeza y la preocupación, a estos  mercenarios de la desesperación, que exacerbar odios, atemorizan con sus exageraciones, que dividen a los venezolanos en bandos, alrededor de medidas populistas.

Los que emigran, exhiben en el pecho, el tatuaje de una vida perturbada y una verdad a medias escondida en el alma.

La tarea, más difícil, quizás,  es recuperar la esperanza en un futuro posible, en paz, sin espacio para la corrupción, de construcción colectiva de propósitos comunes de grandes acuerdos que necesitamos como País.

Mientras tanto, la labor, deberá de ser, crear una alternativa, a pulso  con propuestas serias y reconocidas.

Si una coalición deberá de ser, no solo el reflejo de un trabajo articulado, sino de la coherencia de sus líderes, con  el diálogo cercano, al contacto con las personas.

La acción deberá movernos, a actuar con impulso decidido, que lo que podamos considerar difícil o incluso imposible, lo logremos, para generar un ambiente propicio para la transformación, para impulsar cambios que normalmente tomarían más tiempo, para movilizar la voluntad de las personas en torno a propósitos comunes.

La esperanza, suele surgir con mayor fortaleza en ambientes adversos, en los que, justamente, se traduce en la determinación de cambiar lo negativo por la acción positiva.

Comment here