Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
Opinión

Expulsemos a los neuróticos Por Marlon Jiménez García

Los venezolanos sentimos un creciente grado de impotencia, cada vez que el USURPADOR procubano, se refiere (mediante maledicencias) a algún hecho importante de la vida real, sobre todo a aquellos que constituyen el 100% de nuestras vivencias que, no es otra cosa, sino desgracias permanentes inculcadas por una gestión malévola, dispuesta a destruir para permanecer en el poder.

Es inconcebible en una sociedad como la nuestra, más de 40 años disfrutando de la democracia y de la libertad ciudadana y llegan unos “delincuentes, habladores de güev…”, a través de un golpe de Estado, se apoderan del poder y destruyen toda el Estado de Derecho existente, generan una autocracia, y nosotros lo permitamos pacientemente.

Éste espécimen que usurpa el poder, es un INSANO y todos aquellos que forman su comparsa, también son iguales a él.

Las personas como el predecesor  del USURPADOR Procubano y éste en sumo grado, suelen padecer alteraciones psicológicas que las obligan a parlotear en forma inusual; esto se llama ¨verborrea¨.

La verborrea (término que proviene de la palabra: verbo y de escurrimiento: rrea); muchos le dicen diarrea verbal y se expresa cuando un sujeto habla y habla sin cesar, (sin orden racional) casi siempre se trata de un síntoma de algún trastorno emocional o psíquico.

 La modalidad más grande de verborrea se presenta en individuos neuróticos, psicóticos y maníacos.

Estas personas que hablan en exceso registran una gran TAQUIPSIQUIA (velocidad de pensamiento), lo cual no significa, sin embargo, que digan cosas congruentes, sino todo lo contrario. Los gobernantes escondidos en la polvareda que levanta la verborrea, niegan o evaden la realidad en la cual están subsumidos, de tal suerte que los errores no se asumen y los problemas quedan insolutos.

Un ejemplo de negación gubernamental es la enconada persistencia de los comunistas y fascistas en el poder en mantener, incluso ampliar sin ninguna viabilidad formal, lo que han denominado la ¨revolución del siglo XXI, que no es otra cosa que una cosa malévola, inexistente y sin fortaleza constitucional.

 El comunismo fascistoide verborreico neurótico aplicado, no atienden los problemas en su origen, ni en su probada ineficiencia en los efectos contraproducentes que producen; ahora bien, la verborrea es propia de las diferentes corrientes llamadas de ¨izquierda¨ en cualquiera de su presentación: comunismo fascistoide, anarquismo, marxismo, entre otras ´joyitas¨.

Siempre en sus palabras, este caso el ´arañero de sabaneta, ya en el olvido precoz´ y el USURPADOR Procubano, encontramos las mismas articuladas en forma capciosa para despistar y dar un aire de intelectualidad, totalmente  inexistente, o un manejo acerca del tema expuesto, siendo que no dicen absolutamente nada coherente.

En los últimos ocho años, para no hablar del “olvidado procazmente”, hemos visto en ¨pleno desarrollo¨ la funcionalidad individual de una veraz y auténtica verborrea neurótica.

Para darnos cuenta de esto, solo tenemos que ver y escuchar las cadenas del USURPADOR Procubano y el programa del patán del PSUV; allí observamos como la verborrea neurótica es aplastada por el principio de la primacía de la realidad.

El ejemplo de lo aquí señalado, es la explicación que da el régimen sobre: la inflación, el contrabando, el combate a la inseguridad, el alcance de la crisis sobre la ausencia de agua y electricidad, la gran corrupción existente (no tienen nada que robar y están locos que el FMI los atienda en la solicitud de 4000 millones de dólares, los cuales quieren desaparecer), las mafias  cívico-militar que, le ponen de “cuadrito” la vida a los venezolanos, es un modelo de la verborreica neurótica.

 La historia está plagada de muchos dictadores que utilizaron la verborrea utilitaria, con alguna inteligencia, que les llevó a engañar a su pueblo para cometer asesinatos selectivos, por un lado, y exterminio por el otro: Lenin, Stalin, Mao, Pol Pot, Hitler, Mussolini, Fidel, son ejemplos genuinos de ello, sin embargo, los estudios psicopatológicos de estos especímenes, dejaron, por los resultados alcanzados, que eran unos enfermos mentales y la verborrea considerada como neurótica; es incurable.

 En el caso del USURPADOR Procubano, la verborrea neurótica lo convirtió en el ¨hazmerreir del continente¨ y para los venezolanos una persona que no ocupará ningún espacio, por sus obras realizadas, en la historia republicana de nuestro país.

Mayor no puede ser el daño que este señor generó en nuestra conciencia ciudadana, sobre todo en esa nueva generación que solo conoció el desgobierno del “olvidado precozmente” y ahora del USURPADOR Procubano.

Ésta enfermedad  de la gente en el poder, constituye una anomalía social con resultados, definitivamente deshumanizantes, el mundo no entiende como una sociedad pequeña (sólo 30 millones de habitantes) donde haya una migración del 30% de sus habitantes y va en aumento, se mantenga impasible ante lo que ocurre en las “narices”  de su  propio pueblo y ante los países del continente y del mundo.

No reaccionar significa en el corto plazo convertir a Venezuela en un país de estúpidos y de un lumpen cada vez más conformista. Aún queda, golpeada, humillada, pero no desfallecida, una sociedad de hombres y mujeres con ímpetu de grandeza libertaria para transformar y cambiar estructuralmente lo que nos queda de país.

Es necesaria La UNIDAD NACIONAL no sólo en el ámbito electoral, sino para parársele firme (solo los venezolanos podemos salir de estos insanos) en cualquier frente a los neuróticos y hacerlo trizas y se vuelquen a su verdadera casa donde deben estar, HOSPITALES PSIQUIATRICOS y otros en cárceles.  

Profesor Universitario.

Marlon.jimenez55@gmail.com

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: