Economía

Leocenis García: “Los bonos 2020 son un fraude bajo el régimen de Nicolás Maduro y Juan Guaidó”

Los medios de comunicación venezolanos, han omitido que en el caso de los bonos 2020, ha habido un fraude no solo en la emisión bajo el régimen de Nicolás Maduro, sino en el pago de intereses por parte de la Asamblea Nacional, presidida por Juan Guaidó

La deuda se emitió con vencimiento en 2017 y luego se canjeó por el bono 2020. El bono PDVSA 2017 se emitió 10 años antes (en 2007) bajo la modalidad que combinaba bolívar y el dólar, es decir, era un título que se emitió en dólares pero el acreedor lo pagaba en bolívares y en ese proceso los tenedores de títulos hacían una ganancia.

Prociudadanos exhorta a publicarse la lista de los tenedores, así como las personas que adquirieron el bono 90 días antes del pago de intereses y que se beneficiaron de información privilegiada.

El caso de los bonos 2020: Un fraude no solo en la emisión bajo el régimen de Nicolás Maduro y el pago de intereses por parte de Juan Guaidó

Cuando se hizo el primer bono, el PDVSA 2017, el tipo de cambio paralelo estaba en 5,70 bolívares por dólar y el costo implícito de la operación fue de 2,70 dólares por barril, o sea que se le garantiza a las personas que compraron esos títulos una ganancia de 100%.

En otras palabras, la República perdió 1.300 millones de dólares porque emitió deuda que era equivalente a vender dólares a la mitad de lo que costaban los dólares en el mercado paralelo.

Esto precisa el origen fraudulento de la deuda porque fue una operación emitida en dólares pero pagadera en bolívares en la que hubo una participación muy importante de inversionistas venezolanos porque esos bonos se compraron con bolívares.

Esa colocación inicial, la manejó en Venezuela, la Casa de Bolsa Econoinvest. El principal directivo de Econoinvest era Herman Sifontes Tovar, quien está casado con Diana Lopez Mendoza, quien es hermana del dirigente Leopoldo Lopez, partido al que pertenece Juan Guaidó (dato irrelevante para el presente caso, pero necesario para aclarar contexto)

Los bonos 2020, tienen realmente su origen en esa deuda, y en el año 2016 la empresa petrolera estatal colapsó el flujo de caja y se vio en la imposibilidad de hacer unos pagos que tenía por 7.100 millones de dólares de unos bonos que se vencían en 2017.

No tenía como pagarlos y para evitar un default (incumplimiento) hicieron una operación de deuda mediante un canje voluntario de los bonos, que vencían por otros en el 2020 y que está garantizados por Citgo.

Desafortunadamente para el Sr. Maduro – quién emite los bonos de manera fraudulenta- y el señor Juan Guiado-quién ordena el pago de intereses a su vencimiento- , la acción sufre de varias deficiencias que requieren una investigación.

Esos bonos eran ilegales. Inexistentes. En consecuencia no deben pagarse.

El procurador del presidente de la AN debería aclararnos por qué la lista detallada de los beneficiarios de los bonos 2020 está bloqueada y por lo tanto no tenemos acceso a saber quiénes se lucraron con esta decisión.

La respuesta del procurador, ha sido deficiente al decir que totalidad de los bonos 2020 están en manos de inversionistas institucionales, que administran carteras, y que no es posible tener acceso a los clientes de esas firmas. Y ello no incide en la obligación contractual de pago.

Entonces, cómo la junta de Pdvsa designada por la Asamblea Nacional dice estar “ en conversaciones con los tenedores de los bonos” para que no ejecutar acciones contra Citgo. Todo es un disparate.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: