Opinión

Los venezolanos clamamos por otro milagro al Doctor José Gregorio Hernández: Vacuna para acabar con Covid-19 Por Dr. Luis Augusto Domingos

La espera de más de 70 años culminó. El clamor de los devotos del doctor José Gregorio Hernández se ha convertido en realidad este viernes 30 de abril 2021. La ceremonia de beatificación del médico venezolano, con fama de santidad, se realizó en la capilla del Colegio La Salle, Colina, Maripérez, Caracas.

Hace apenas seis meses, el país y el mundo eran testigos de la exhumación de los restos del insigne trujillano, quien falleció hace más de 100 años, y a los que sus fieles le atribuyen miles de favores y gracias. 

Se trataba de un paso previo a la ceremonia de beatificación para verificar que el contenido de la urna coincidiera con lo escrito en el acta de la última exhumación, hace 45 años. Así, posteriormente, cumplir con el proceso de extracción de reliquias, las cuales fueron terminadas recientemente. Después de casi un mes de elaboración a cargo de la Congregación Siervas de Jesús (las mismas responsables de realizar las reliquias de la beata caraqueña, Carmen Rendiles, en 2017).

En la Iglesia católica, las reliquias han recibido siempre una especial veneración y atención porque consideran que el cuerpo de los beatos y de los santos ha sido el instrumento de su santidad. Reconocida por la Sede Apostólica mediante la beatificación y la canonización.

A partir de este sábado 01 de mayo hemos visto con gran satisfacción que a las diócesis de los estados han llegado las reliquias de nuestro beato José Gregorio Hernández y los sacerdotes y obispos con profundo homenaje y fe las exhiben a los feligreses. Pero muy interesante hubiera sido para toda la comunidad creyente o no que estas reliquias en medio de la pandemia hubieran venido acompañadas de las vacunas para el covid19 de toda la población. El Dr. José Gregorio Hernández es recordado por sus obras al visitar enfermos en Caracas durante la gripe española, situación que vivía el mundo durante la Primera Guerra Mundial. Esta labor lo hizo ser considerado ya un santo desde años atrás entre los más humildes de Venezuela y buena parte de Sudamérica, donde se le atribuyen numerosos milagros y donde los feligreses piden hace años su intervención para curarse de todo tipo de problemas médicos.

Hoy Venezuela enfrenta una pandemia, un enemigo invisible, y pedimos a la Iglesia católica en medio de tan noble acto de fe como la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández sensibilizar a los políticos que dirigen los designios de Venezuela para salvar vidas, trayendo las vacunas al país urgentemente y distribuyéndose a lo largo y ancho del territorio Nacional.


Dr. Luis Augusto Domingos

caigaquiencaiga.net no se hace responsable por los conceptos emitidos por el autor de este artículo

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: