Opinión

Más allá de la palabra Por Antonio José Monagas

(In memoriam de un hombre nacido en la palabra, Prof. Pablo Ramos Méndez)

Nada tiene más vida que la palabra. Tan cierto, que Sigmund Freud, conocido como fundador del psicoanálisis, habría dicho: “uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice”. Y cómo dudar de tan categórica expresión, si una palabra, sólo “una palabra hiere más profundamente que una espada”. Así lo manifestó Louis Aragón, poeta y novelista francés, una de las más respetadas plumas de su tiempo.

Por eso, la política es temerosa de la palabra. Más, porque la palabra dicha y más aún, escrita, no sabe volverse atrás. Luego de expuesta o escrita, adquiere cuerpo, sentido y poder. Es ahí cuando la política, intranquilizada y otras veces aletargada por su manera de manifestar emociones sin siquiera vivenciarlas, son expresiones capaces de infundir tanta consternación, como pasión. Tanto horror, como devoción.

José Manuel Briceño Guerrero, brillante académico de la Universidad venezolana y de la filosofía latinoamericana, escribió que “el problema era cómo mantenerse en la cercanía de las palabras sin que su belleza se volviera terror, sin aniquilar su poderosa presencia” (Aut. cit. Amor y terror de las palabras. Caracas, 1987. Edit. Mandorla; p. 81)

Es el asunto que lleva a la política en su ejercicio a desconfiar de la palabra. Es la razón para jugar con ella sin tener conocimiento de las exigentes reglas de dicho juego. Habida cuenta que nada se da sin la palabra. De ahí que el politiquero no se entrega tanto en escribir la historia. Pero sí, en borrarla. En desfigurarla o cambiarla.

No es de dudar cómo las palabras cambian vidas. Transforman propósitos. Transfiguran disposiciones. Es como desde siempre, la palabra motiva más que, inclusive, la realidad que suscribe, afianza o reafirma el significado ascendencia de la palabra. Por tan indiscutible causa, la palabra tiene el poder que jamás la política ha alcanzado. Aunque su praxis se apoya en la palabra para expresar su intención o dictar cada decisión. Para someter, humillar, castigar o amenazar. 

Al ser vehículo del pensamiento, la palabra tiene facultades que hacen su sentido tan hermoso como agraviante. Tan injurioso como elogioso. Pero no es su oralidad lo que la transforma. Es su comprensión, valor e interpretación. Aunque ella, de por sí, detenta una magia que sólo puede traducirse cuando quien la expresa tiene la capacidad de sentir lo que la misma contiene. 

Existe un proverbio tibetano tan antiguo como el hombre mismo. Dice: “la palabra debe ser vestida como una diosa y elevarse como pájaro” lo cual hace ver las bondades que acompañan cada palabra al momento que se remontan por aires de libertades, sentimientos y sensaciones. Es bañar el lenguaje con el jugo del fruto de las palabras. O tanto, como vivir la profundidad de la dimensión espacial donde las realidades adquieren su forma y sentido, más allá de la palabra.

caigaquiencaiga.net no se hace responsable por los conceptos emitidos por el autor de esta columna

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: