#NoticiaInternacionales

Opinión: Cómo se fraguó el confinamiento?, Por Abogado Horacio Rivara



En el año 1990 estudiaba yo en la Facultad de Derecho, y tenía un compañero, Alejandro, de desbordada inteligencia y muy dado a lucirla. Evidentemente llamó la atención de alguien, porque recibió la invitación a una reunión privada en El Club del Progreso. Me pidió que lo acompañe, y eso fue aceptado por los que organizaban la reunión.
Con 20 años éramos los más jóvenes allí, se nos presentó un hombre llamado William Ford, hijo de Henry Ford II, que no estaba representando la compañía, sino a la Fundación Ford, y allí nos hablaron de algo llamado la Trilateral Commission, formada por Nelson Rockefeller, y de George Soros, quien estaba negociando con Nicolas Brady la reestructuración de la deuda argentina. Nos comunicaron que el Plan Brady estaba aprobado, y que nosotros lo sabíamos antes incluso que el presidente Menem (efectivamente, la comunicación oficial fue dos meses después).
Quedamos totalmente encandilados por el poder y la riqueza que nos mostraban. Alejandro lo contó en la casa de la novia, donde nos reunimos después, y la madre de esta, no lo creía. Decía que éramos unos mentirosos. Pero este le dijo: Tal día sale el Plan Brady en la tapa de Clarín, y así fue, así que la señora se calló, y se asustó.
En sucesivas reuniones fuimos conociendo los intereses de este grupo. El Fondo de Soros (19500 millones de dólares de capital) junto al de Ford (2900 millones) estaban financiando, por medio de Kurt Frieder, a un grupo de médicos (Pedro Cahn, Carlos Kambourian) para que investiguen tratamientos para el SIDA. Al Dr. Roberto Debbag lo tenían ubicado en la industria farmacéutica. Además financiaban un proyecto llamado Abolicionismo Penal, liderado por Louk Houslman, que buscaba liberar a todos los delincuentes de las cárceles. A tal fin fue contratado Eugenio Zafaroni, que era nuestro profesor en la Facultad. En eso íbamos a trabajar nosotros. Claro que tenía una justificación altruista, no era solo liberar presos porque si, había un discurso que la cárcel producía un agravamiento de los delitos, etc.
El Fondo de la Trilateral Commission trabajaba en un proyecto para el control de la natalidad y la reducción de población mundial. Hablaban del mejoramiento humano por esterilización voluntaria y de una red llamada Internet (fue la primera vez que escuché esa palabra), pero no escuché nada de Gates.
La idea era que la élite económica captara una élite intelectual para algo que ellos llamaban Planetes, un mundo son fronteras, sin Estados Naciones, dominado por una elite de supermentes, con poca población, totalmente obediente y desprovista de todo individualidad. Argentina, por tener una clase política totalmente corrupta, iba a ser un lugar de experimentación. Financiaban tanto al partido Republicano como al Demócrata, al Peronismo y a la UCR, incluso al Partido Obrero. Para ellos, los políticos son solo marionetas de escasa inteligencia que cumplen sus designios.
Dominan los medios de comunicación, e incluso las historietas de los diarios eran diagramadas por equipos de psicólogos. Tenían a su servicio a psiquiatras que trabajaron para la CIA, o la KGB, expertos en manipulación de masas y guerra psicológica.
Conocían al dedillo los test de obediencia de Milgram, recuerdo especialmente un estudio de como el uso de máscaras faciales en detenidos quebraba la voluntad, especialmente por la despersonalización, y la ausencia de expresiones en al gente que uno observaba.
No lo hacían por dinero, no solo por dinero, se llamaban altruistas, decían hacerlo el bien de la humanidad , y protegerla de ella misma.
Me costó abrirme, a mi amigo le costó más, pues estaban más interesados en él.
Desde entonces se movieron en las sombras, financiaron la campaña pro aborto a través de Planned Parenthood, vacunaciones (esterilizaciones) en África (ahí apareció Bill Gates), los movimientos LGBTI, al feminismo extremo y las campañas de desmasculinización (masculinidad tóxica). Pero su fin era remodelar la sociedad, ingeniería social, por medio de una “epidemia”. Lo practicaron en el 2003, con un supuesto Coronavirus Mutante, en el 2009 con la gripe A. Fueron ensayos.
Este año lanzaron a nivel mundial la Operación Covid 19, si bien la enfermedad es menos mortal que la gripe común, el control absoluto de todos los medios de comunicación mundiales logró imponer el terror en la población, recuerden que psiquiatras militares están detrás de esto. No sé de los medios de otros países, pero en las reuniones en el Club del Progreso ya en 1990 estaban Emilio Mitre (diario la Nación), Fontevecchia (Perfil) y Magnetto (Clarín).
La otra pata son los médicos. En 2016 Soros facilitó al gobierno de Macri un préstamo de 500 millones de dólares a cambio que el Dr. Debbag asumiera como Director del Hospital Garrahan. Al asumir el Kirchnerismo, Soros y Gates prometieron lograr la reestructuración de la deuda a cambio de ubicar a los doctores Pedro Cahn, Carlos Kambourian y Roberto Debbag como jefes de la crisis, e imponer una Cuarentena total con confinamiento absoluto.
La finalidad de esto es bajar la población a la mitad, destruir psicológicamente a los niños, que serán incapaces de contacto humano, formar una familia, pero si serán obedientes a la Nueva Normalidad, bajar los nacimientos y aumentar los suicidios.
¿Por que me fui? porque me querían convencer que hay un virus en la tierra llamado Ser Humano, que la va a destruir si lo dejan, que la individualidad es peligrosa, que debe haber un solo poder mundial formado por una élite científica filosófica, y unos 100 millones de seres sin impulso a la libertad. Que los bosques, ríos y mares deben estar vedados, que los jóvenes deben entender que el amor no existe (por eso el confinamiento), es solo una estrategia de la naturaleza para lograr que te reproduzcas.
Nada más, te doy la opción de Matrix, elegí. Decí que soy un paranoico, un terraplenar. Que esto es un disparate. Ajustate el bozal, dejó que a tu hijo le quemen la cabeza con miedo, perder tu trabajo, pero pensando que te están cuidando. O investiga si lo que digo es cierto, y te vas a dar cuenta que es solo el 5%. Pero cuidado, en el momento que lo hagas no hay vuelta atrás, ya no vas a poder obedecer más esta pandemia.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: