Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
#Noticia

Opinión: Linda Barinas. Por Ing. Golfredo Dávila

Barinas ya ganó. El próximo domingo 9 de enero Barinas se convertirá en el epicentro de la mirada de todo el país e incluso del mundo, por la hazaña que han de realizar los ciudadanos de esa hermosa tierra. Pase lo que pase con los resultados de ese proceso electoral los barineses tienen que sentirse orgullosos por haber derrotado a la dictadura. 
Como se ha dicho, lo ocurrido en Barinas a partir del 21N evidenció el abuso absoluto del poder, pero ese yugo puede quebrarse saliendo masivamente a votar, así el país celebrará entonando a coro la canción de Eneas Perdomo “Linda Barinas”. Desde luego, el régimen valiéndose del poder y de las riquezas mal habidas está haciendo hasta lo imposible para no perder el control de un vasto territorio que usa para el contrabando y el narcotráfico.
Tienen el CNE a sus pies; están repartiendo línea blanca, dinero y comida; el Plan República buscará imponer el voto asistido y, como lo ha hecho en un montón de centros electorales de todo el país, tratarán de impedir el acceso a las mesas electorales a aquellos testigos que no se dejen amedrentar, chantajear o sobornar; colocaron estorbos como a Claudio y a otros candidatos para confundir; entre otras tantas vagabunderías, pero no podrán con la voluntad de un pueblo, los barineses no se dejarán arrebatar su dignidad. El país sabe que no es sólo la elección de un gobernador lo que está en juego, que ganarle a la satrapía en Barinas no tiene precio, es un golpe en el hígado a los destructores. ¡Ojo! no es una tarea fácil.
Pero alcanzar esa meta el 9E en Barinas es un gran paso en la lucha contra quienes han hundido al país. Y seguido de eso, el 10E los venezolanos unidos solicitaremos la activación del Referendo Revocatorio Presidencial, razones para dar esa lucha sobran; desaparecieron el salario, las pensiones y la seguridad social; la educación dolida de muerte, las universidades destruidas; el sistema de salud pública por el suelo, para corroborarlo sólo habría que ver los estragos causados en los últimos años por el COVID-19, decenas de miles que fallecieron por su causa, sin contar los que murieron por hambre y desnutrición o por falta de asistencia médica y medicinas; centenares de miles emigraron para rebasar los 7 millones de venezolanos que huyeron al exterior en busca de las oportunidades negadas por la dictadura; y a pesar del clamor de los familiares y amigos, de los defensores de los DDHH y de amplios sectores políticos y sociales exigiendo una Navidad sin presos políticos, 244 personas siguen secuestradas.
Pero muy a pesar de lo señalado entre otras calamidades, hay razones para ser optimistas en el año por comenzar; el 9E, el 10E, la protesta de calle, seguir visibilizando las violaciones a los DDHH y la investigación iniciada por la Corte Penal Internacional contra Maduro y otros jerarcas por crímenes de lesa humanidad. Nos tropezaremos con muchas piedras, empezando por las que lanzan quienes dicen que nada de lo que hagamos servirá. Peor es no hacer nada. Será un gran acuerdo nacional, aderezado con perseverancia, inteligencia, unión, rebeldía y el grano de arena que cada venezolano coloque, lo que frenará la destrucción y cimentará las bases para iniciar la recomposición democrática del país.
Les deseo mucha salud y vida a todos los venezolanos donde quiera que se encuentren y que en el 2022 renovemos el compromiso por lograr el cambio político por el bien del país

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: