CaigaQuienCaiga.net

Opinión

#OPINION Por Robert Alvarado: El drama venezolano

Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien baja sus ojos a las páginas, su espíritu crece y se fortalece (La Sombra del Viento, Carlos Ruiz Zafón)

La situación actual de Venezuela se encuentra sumida en una profunda crisis política, económica y social, según los expertos en economía política venezolana.

“Crisis humanitaria o emergencia humanitaria compleja”, según organismos internacionales. La falta de búsqueda de consensos y la imposición de una visión política han llevado a Venezuela a enfrentar esas graves consecuencias.

La crisis económica ha generado altos niveles de inflación, escasez de alimentos y medicinas, así como un deterioro generalizado de las condiciones de vida de la población.

Además, la crisis política ha generado tensiones y divisiones en la sociedad, dificultando la construcción de una comunidad política sólida y cohesionada.

A efectos de contextualizar esta situación en la realidad venezolana actual, obrar literarias de connotados escritores venezolanos evocan situaciones similares en épocas pasadas, a modo de referentes ilustrativos, producto de la conducción del país bajo criterios asimilables a los expuestos por autores como Miguel Otero Silva, Rómulo Gallegos, Arturo Uslar Pietri.

La situación compleja vivida en Venezuela hoy día, ha llevado a decir que Venezuela es una novela de nunca acabar. Todos los que están en ella se han caracterizado por representar acciones y situaciones humanas beligerantes, muchas de ellas devenidas en miseria (material, humana), violencia y muerte, como concebidas para su escenificación, ya sea en teatro, televisión o cine.

En este sentido, el drama venezolano puede compararse con la obra Casas Muertas de Miguel Otero Silva, que se centra en el deterioro de un pueblo llamado Ortiz, en el interior del país, debido a las muertes por el paludismo y la emigración de sus habitantes hacia las ciudades centrales y las zonas petroleras. También expone la tortura y la persecución bajo el régimen de Juan Vicente Gómez, como anticipando tiempos futuros.

Situaciones que también se pueden ver en las obras de Rómulo Gallegos, especialmente en Doña Bárbara, y en los novelistas que se basan en hechos históricos como Uslar Pietri, Núñez, Otero Silva, Díaz Sánchez, Herrera Luque, Torres, Vegas, entre otros.

Estos escritores han retratado la realidad venezolana en épocas pasadas, como anticipando un testimonio de la situación actual del país, a tal punto, que en sus obras literarias se encuentran claros referentes de la complejidad de la emergencia humanitaria que vive Venezuela en la actualidad y que ha llevado a decir que Venezuela es una novela de nunca acabar, un culebrón de televisión, como lo fue Por estas Calles de RCTV, debido a las múltiples situaciones conflictivas y dramáticas que se han presentado a lo largo de su historia, y que han sido plasmadas por diversos escritores en sus obras literarias.

Estas realidades expuestas por los escritores mencionados guardan relación con la emergencia humanitaria compleja que vive Venezuela en la actualidad, ya que reflejan los problemas sociales, políticos y económicos que afectan al país, independiente de la época en que fueron publicadas.

En la actualidad, nos enfrentamos constantemente a historias que reflejan los problemas sociales, políticos y económicos que afectan a nuestro país. Entre ellas, destacan las de nuestros emigrantes, refugiados y/o migrantes en otras latitudes, que abandonan su tierra natal en busca de una vida mejor en otras partes del mundo.

Durante los últimos años, más de 7,1 millones de venezolanos han dejado atrás su hogar. Las principales razones que motivan esta migración son la búsqueda de oportunidades laborales, considerando la demanda de empleo poco calificado en los países desarrollados, y el impacto de la globalización en el aumento de la fuerza laboral que busca una mejor remuneración.

Como si se tratara de una novela literaria escrita por alguno de los connotados escritores venezolanos, tenemos un desenlace, los resultados de las elecciones presidenciales de 2018, ampliamente cuestionados.

La oposición instó al pueblo venezolano a abstenerse de votar y la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, declaró a Maduro usurpador de la presidencia el día de su segunda toma de posesión.

Además, erigió a Juan Guaidó como presidente interino sucesor del país, amparándose en el artículo 233 de la Constitución venezolana.

Guaidó asumió esa posición el 23 de enero y propuso tres objetivos centrales para su estrategia política, sin lograr ninguno. Obvio, el protagonismo de Guaidó pasó a un segundo plano, por eso buscan reflotarlo, como hizo el Alcalde de Miami, Dan Gelber, que proclamó el 12 de agosto como el Día de Juan Guaidó, entregándole las llaves de la ciudad y otorgándole una condecoración. Condecoración criticada ampliamente por el chavismo-madurismo…

De acuerdo a lo antes expuesto, no podemos negar que los dramas novelescos en la novela que sería Venezuela cambian constantemente, al igual que los autores de esta culebra, para muestra, las primarias en la elección del candidato presidencial de las fuerzas democráticas de Venezuela para 2024, que puso sobre la palestra una dama que de actriz no tiene nada, o la anticipación de la contienda electoral presidencial, que trae consigo viejos actores que acrecienta el conflicto de intereses en el oficialismo.

Vista esa breve referencia al escenario electoral, lleno de incertidumbres, ingenuo sería asumir el pensamiento novelero de que el final de las novelas sugiere que una vez que superas los problemas que enfrentas en la vida, alcanzas una etapa en la que ya no hay más obstáculos y, por lo tanto, eres feliz.

Si bien, todos anhelamos este desenlace, viviendo felices por siempre y poniendo fin a este drama venezolano, especialmente en medio del ambiente de incertidumbre política que se vive en Venezuela en estos días, es menester que lo hagamos con los pies bien puestos sobre la tierra.

Cualquier información o sugerencia por robertveraz@hotmail.com   robertveraz@gmail.com         grsndz629@gmail.com   o bien por mí teléfono 0414-071-6704 y además pueden leer esta columna en mí página Web: https://robertveraz4.webnode.es/   y sigan mis comentarios y opiniones por @robertveraz en twitter e Instagram. Pueden ver mis videos en YouTube: Tips de @robertveraz. ¡Hasta la próxima semana, Dios bendiga a Venezuela!

Comment here