Opinión

Pagar en dólares por Sociólogo Ender Arenas Barrios @RojasYArenas

Por lo menos en Maracaibo todo o casi todo se paga en dólares. Uno va al supermercado, a la bodega de la esquina, a la bodeguita de mas allá, a cualquier venta de pastelitos y empanadas y hasta el buhonero de Grano de Oro que vende los muñecos porfiados y al pedirle el precio te lo da con un aire de suficiencia definitivamente en dólares.

De paso, les informo que el muñeco porfiado que semeja a un boxeador, costaba hace una semana 7 dólares. Lo digo por si acaso algunos de mis lectores le quieren caer a golpes al bendito muñeco como forma de drenar la enorme arrechera que nos produce la situación que estamos viviendo.

Pero pagar en dólares no es una cosa expedita, ello tiene un engorroso protocolo. Por ejemplo, uno va al súper y con tres cosas en el carrito, supongamos que Ud. lleva un kilo de arroz, un paquete de pasta y un litro de aceite marca Riquísimo, de aceite de palma, y aún asi lo etiquetan como libre de colesterol y de allí su precio y se le ocurre pagar con varios billeticos de 1 dólar. Inclusive puede pagar con uno de 5 que el vendedor en cuestión le dirá: “lo sentimos, señor, no recibimos billetes de un dólar, inclusive, ni de 5 dólares”.

Pero supongamos que Ud. tiene un rutilante billete de 10 dólares. Está pagando los pastelitos del desayuno. Ese billete es minuciosamente revisado. La vista del vendedor, se pone en modo escáner y rararara y allí el vendedor detecta una pequeña manchita de salsa tártara, aparentemente insignificante, pero, no para el ojo clínico del vendedor, más exigente que la Reserva Federal norteamericana y le dice en tono policiaco y apunto de llevárselo preso: “no hermano, este billete está manchado. Así no podemos recibirlo”. Ud. puede ponerse como un energúmeno, pero que va, el vendedor es inflexible y Ud. pasara la mañana sin su molécula cotidiana de carbohidrato.

Así que les advierto que hay requisitos rigurosos para poder comprar con nuestra moneda oficial (el dólar): 1. – El billete debe ser mayor a 1 o 5 dólares; 2.- debe estar rigurosamente limpio, esto es, 2.1: no estar manchado de tinta; 2.2: no estar manchado, obviamente, de salsa tártara ni de tomate; 3.- no puede estar doblado en las puntas, 4.- no puede presentar desgaste, hasta el punto de que la imagen de Lincoln se parezca a la de Timoteo Zambrano y finalmente 5.- no pueden estar, ni tan siquiera mínimamente rotos. De no reunir estos requisitos, no se moleste, no se lo van a recibir.

Ahora los maracuchos gozamos de taquillas peatonales (literalmente hablando) en el mercado Las Pulgas. Ud va con su carro y en la acera hay unos tipos, que le hacen señas como si uno de sus cauchos estuvieran pinchados, no se preocupe, esas señas son una modalidad maracucha en la comunicación por señas, no quiere decir que su caucho esta desinflado, es que ellos tienen los devaluados y pobres bolívares en efectivo y le compran los dólares que Ud. tiene.

Por supuesto comprar en dólares no es la única tragedia que los maracuchos viven, pero es una de las siete plagas que nos ha caído. Hay otras, por ejemplo, esta nota la escribo desde la cola de la bomba que esta frente al Mc Donald de la Circunvalación. Bueno para ser exactos lo que está frente al Mc Donald es la bomba, yo estoy seis cientos carros atrás…

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: