#NoticiaInternacionales

¿Podrán los milicianos armados de Maduro salvar Apure del control de grupos irregulares?

Al parecer, el ejército venezolano no estaba preparado para una confrontación con un grupo armado como la que se registra desde el 21 de marzo. ¿Ayudarán civiles armados?

Mientras Colombia denuncia a Venezuela ante Naciones Unidas por el desplazamiento de más de 5.737 personas hacia el municipio de Arauquita, a causa de los operativos del ejército venezolano en el estado Apure, en donde desde el pasado 21 de marzo se registran enfrentamientos con disidencias de las Farc, el presidente Nicolás Maduro hizo un anuncio que revela, según analistas, graves problemas en las filas militares de ese país.

El mandatario informó que enviará a mil milicianos armados a Apure para que respalden a los militares en la zona para “defender la soberanía contra los grupos irregulares, delincuenciales, criminales y terroristas que vienen de Colombia”.

“Les ratifico la orden a la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) y a la Milicia Bolivariana en el estado Apure, de aplicar la doctrina: guerra de todo el pueblo contra grupos irregulares y terroristas colombianos. Unión Cívico-Militar-Policial en defensa de la soberanía venezolana. ¡Cero tolerancia!”, escribió el jefe de Estado venezolano en Twitter. Agregó que “el modelo desarrollado durante los combates en Apure sirve como enseñanza para defender el territorio ante grupos armados por el Comando Sur de EE. UU. y el Gobierno colombiano”.

¿Una muestra de poder y fuerza militar? Para analistas, es todo lo contrario. “Lo de Apure es llamativo porque sería la Guardia Nacional la que debiera estar haciendo frente a una situación de confrontación con un grupo armado y no un grupo de civiles pobremente entrenados y armados”, explica Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario.

“El ejército venezolano, que derrotó a las guerrillas de su país en los años 60, hoy no tiene ni la capacidad ni la estructura para luchar contra la subversión por una razón: desde hace 20 años el chavismo puso a los militares en otras dinámicas: a repartir mercados, a manejar negocios del Estado e incluso los destinó a negociar y regular el sector energético y minero, por lo que hoy no están listos para su función principal: enfrentar lo que sucede en Apure”, explica Rodríguez.

Naryi Vargas, investigadora social en temas de seguridad territorial, le explicó a El Espectador que “la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) demostró que no tiene la capacidad de combatir una guerra irregular; en los últimos días ha habido por lo menos dos accidentes en las filas militares por no operar bien las armas. Acaban de instalar en Apure una Zona Operativa de Defensa Integral (ZODI) con más componentes de la FANB, incluyendo la milicia, con el objetivo de subirle la moral a la fuerza armada que ha salido muy golpeada”.

Desde el año pasado, el ejército venezolano viene librando una batalla contra guerrilleros y grupos irregulares en Apure. Sin embargo, según la periodista Beatriz Galindo, es la primera vez que militares del vecino país tienen un combate como el de las últimas semanas. Quizá por eso, desbordados para enfrentar una realidad para la que no fueron entrenados, a Apure han llegado las Fuerzas Armadas Especiales (FAES), la Guardia Nacional y ahora… los milicianos. “Hay un desconocimiento profundo de la capacidad bélica de la FANB; se cree que están fuertemente armados con el apoyo militar de Rusia; sin embargo, el recurso humano vive en una gran precariedad”, agrega Naryi Vargas.

Las dudas se ahondan cuando el jefe del Comando Operacional de la Fuerza Armada de Venezuela (Ceofanb), Remigio Ceballos, asegura que Apure está bajo su control, y dos días después Maduro anuncia que lo que comienza en ese estado venezolano es “la guerra de todo el pueblo” y anuncia el envío de milicianos. Si todo está bajo control, ¿para qué enviar civiles armados?

El Espectador en video:

¿Quiénes son los milicianos?

Después del golpe de Estado contra Hugo Chávez en 2002, el comandante de la Revolución Bolivariana se dio cuenta de que no tenía el control de todos los militares y entonces decidió capacitar a los civiles, fieles al chavismo, para la defensa de su proyecto. En ese momento ordenó que todos los funcionarios del Estado recibieran entrenamiento en ciertas armas y tácticas militares, básicas para “una guerra de resistencia”. Chávez temía una invasión.

Basado en el esquema cubano, Chávez determinó que la sociedad civil se convertiría en la línea de defensa del chavismo. Así, en 2004, introdujo oficialmente esa nueva doctrina militar, que terminaría transformando la seguridad venezolana. Respaldado por varias leyes, en ese año se creó la primera Milicia Bolivariana y la elevó casi al nivel de los otros componentes de la FANB: Ejército, Armada, Aviación y Guardia Nacional.

Años más tarde sería Maduro el que sellara dicha alianza cívico-militar con una reforma que aprobó la Asamblea Constituyente en 2020: los civiles armados pasarían a ser “un componente especial” de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). De esta manera, la Milicia Bolivariana adquirió atribuciones especiales en inteligencia y contrainteligencia. Es decir, un país vigilado por las milicias chavistas.

Lo que Maduro ignoró por completo al formalizar a los milicianos fue la historia de su padre político: armar a los civiles generó en Venezuela un aumento de la criminalidad y de la inseguridad. Solo un ejemplo, los círculos bolivarianos, que fueron los primeros en tener acceso a armas y entrenamiento militar, se convirtieron en organizaciones criminales. Hoy son los temidos Círculos Bolivarianos, que siembran el terror en el país y no reconocen la autoridad de Maduro.

Entonces, ¿para qué enviarlos a Apure? Según el anuncio del mandatario venezolano, los milicianos tendrían un rol más de apoyo a labores humanitarias de escuela, de salud y de acompañamiento a la Cruz Roja, en la reconstrucción de algunas zonas. Sin embargo, analistas consideran que todo tiene que ver con el desastre en el que resultó la operación en la zona. “Maduro esperaba dar un resultado en el corto plazo, pero como eso no pasó, tuvieron que cambiar totalmente de estrategia e incorporar una serie de componentes militares y civiles para ver si pueden copar el espacio con institucionalidad”, señala la investigadora Vargas.

Agrega que la llegada de milicianos también tiene que ver con una campaña que Maduro está haciendo para lograr el retorno de familias que salieron desplazadas del municipio Páez. “Cuando comenzaron las denuncias por violación de derechos humanos en la zona urbana por parte de miembros de la FANB, el gobierno pretende arreglar las cosas con unas campañas sociales: alimentos, brigadas de salud, etc., para que la gente regrese”. Juan Francisco García Escalona, coordiandor de la ONG FundaRedes en Apure, ha denunciado que “más allá del parte de guerra emitido por el Ministerio de la Defensa, como consecuencia de esta acción, han quedado víctimas a quienes les han lesionado derechos humanos, ya sea por acción, omisión, imprudencia o negligencia del Estado venezolano”

¿Qué puede pasar en los próximos días? Naryi Vargas señala que “podría presentarse un evento que involucre a la FANB o al Ejército colombiano, algo que podría ser nefasto y desatar un conflicto internacional; por eso Maduro está pidiendo la intervención de Naciones Unidas. Es que las fricciones están a tan solo el paso de un río”, remata.

En enero Maduro aseguró que en Venezuela hay 3,7 millones de milicianos, “el brazo popular y armado del pueblo y de la fuerza armada. Preparados para todas las batallas en el campo territorial”. ¿Están preparados?

Milicianos foco de la burla popular:

Muchos vídeos en las redes, hablan del sentimiento de la gente hacia la preparación de estos grupos. La burla, la mofa es generalizada. No hay respeto ni credibilidad, sobre todo porque a lo interno bandas armadas en barrios y sectores populares controlan las zonas. El común se pregunta ¿Si no pueden con el “coqui”, “El Tren de Aragua”, “El Tren del Norte”, y miles más, van a poder con un ejército que a pesar de irregular tiene más de 50 años preparados, formados, con experiencia y bien armados? ¿No han podido las Fuerzas Armadas de Colombia en el mismo período de tiempo, van a poder estas “amas de casa”, tercera edad, etc? La mayoría los identifica como los “MilAncianos”.

Vean este vídeo, solo como un ejemplo:

Con información de El Espectador de Colombia

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: