#NoticiaRegionesServicios públicos

¿Por qué vuelven los apagones en Venezuela?

Las instalaciones eléctricas de Venezuela presentan deterioro, particularmente las centrales termoeléctricas

A finales de marzo la estatal Corporación Eléctrica Nacional Corpoelec anunció un plan para racionar la electricidad en seis estados del occidente del país, en momentos en que los cortes de energía se registran casi a diario en esas regiones.

Desde marzo, en las zonas andinas del país hay hasta nueve horas diarias sin luz, y las horas de servicio se alternan con los cortes en lapsos de tres horas. La medida afecta a los estados Zulia, Táchira, Mérida, Trujillo, Barinas, Portuguesa, Apure y Lara.

Venezuela arrastra problemas con el servicio eléctrico desde 2007, desde que Hugo Chávez estaba en el poder. La problemática fue agravándose tras la llegada de Nicolás Maduro, y tuvo su climax en marzo de 2019, cuando se produjeron dos mega apagones a nivel nacional, que dejaron a oscuras hasta por 10 días a varios estados del país incluidos sectores de la capital, Caracas.

En aquel entonces, la causa de los apagones fue una falla en la Central HIdroeléctrica Simón Bolívar, ubicada en el estado Bolívar, al sur de Venezuela, que suministra el 60% de la energía eléctrica del país, lo suficiente para afectar el servicio en los 23 estados.

En el año 2020, el régimen de Nicolás Maduro, que argumenta que las fallas se deben a supuestos «sabotajes», «ataques cibernéticos» y a las sanciones internacionales de EEUU y otros actores de la comunidad internacional, aplicó programas de cortes debido a la inestabilidad del sistema eléctrico. En algunas ciudades las interrupciones eran dos veces al día por seis horas y solo en los tres primeros meses de ese año fueron reportadas 17.251 fallas eléctricas en todo el territorio venezolano.

Varias personas caminan por las calles de Caracas luego que un apagón masivo dejó a la ciudad y a otras partes del país sin electricidad, en Caracas, Venezuela, el lunes 22 de julio de 2019.

Varias personas caminan por las calles de Caracas luego que un apagón masivo dejó a la ciudad y a otras partes del país sin electricidad, en Caracas, Venezuela, el lunes 22 de julio de 2019.AP Foto/Ariana Cubillos

La crisis vuelve

Luego de la crisis de 2019 y 2020, la situación había mejorado en estados como Zulia, donde se registraban solo dos cortes de luz semanales.

Sin embargo, desde hace unos meses, los apagones prolongados han vuelto. El ministro de Energía Eléctrica, Néstor Reverol, declaró de nuevo que los problemas del servicio eléctrico son la consecuencia de “un ataque”, y aludió a la existencia de “grupos delictivos que han vandalizado equipos de la Subestación Lagunillas, ocasionando afectación del servicio eléctrico a varios sectores del Estado Zulia.”

En el estado Barinas, también al occidente, hay tres bloques diarios de racionamiento desde marzo.

“Hay varias plantas eléctricas que no están operativas y en ese problema, con mejoras y retrocesos, llevamos años. La situación que vivimos ahora es la peor desde el apagón general de marzo de 2019″, dijo una habitante de ese estado.

Las causas

Los expertos señalan que las fallas que se registran casi a diario en varios estados y la capital venezolana son consecuencia de la falta de mantenimiento del sistema eléctrico nacional.

Las instalaciones eléctricas presentan deterioro, particularmente las centrales termoeléctricas que otrora conformaban el sistema de respaldo en temporadas de sequía o en caso de una avería en la hidroeléctrica de Gurí.

Los expertos insisten en que las fallas en el sistema se presentan por la errada gerencia de las inversiones en el sector.

El ingeniero Winston Cabas, presidente de la Asociación Venezolana de Ingenieros Eléctricos, Mecánicos, Profesionales y Afines (Aviem), aseguró que actualmente el sistema eléctrico venezolano presenta las mismas fallas que conllevaron el mega apagón de hace tres años.

“El sistema eléctrico venezolano continúa inestable y vulnerable (…) los problemas de hace tres años siguen existiendo; continúa la corrupción”, resaltó Cabas.

Agregó que “Pdvsa dejó de producir el combustible que se necesitan y en su defecto debió recurrir a los gasoductos”, y añade que para transportar estos gases se necesita una cantidad de gandolas que no están disponibles. “No hay gandolas ni carreteras en buen estado”, apuntó.

Guri fue construida en el gobierno del presidente Raúl Leoni, hace más de 50 años (CORTESÍA)

Guri fue construida en el gobierno del presidente Raúl Leoni, hace más de 50 años (CORTESÍA)

Además, “el sistema eléctrico sigue en pésimas condiciones (…) No hay recurso humano calificado para que haga los mantenimientos” y como consecuencia se está sobreexplotando la capacidad energética del Guri.

“La poca energía que se produce está en el bajo Caroní. Eso hay que sacarlo a través de líneas de transmisión y no se le hace mantenimiento, pero además debieron haber sido sustituidas o ampliadas y no ocurrió. Se sobrepasa los límites de transmisión de esos cables y se presentan fallas”, sostuvo.

En 2005, el régimen «chavista» inició la construcción de la central hidroeléctrica Tocoma, que generaría 2.160 MW, es decir 70% de la producción nacional de electricidad para no sobreexplotar la Hidroeléctrica Simón Bolíva. En 2012, el entonces ministro de Energía Eléctrica, Héctor Navarro, inauguró la primera unidad, pero solo se activó en 205 MW.

Cuatro años más tarde Tocoma no estaba operando, a pesar de que inicialmente su presupuesto fue de $3.000 millones; luego en 2013 ascendió a $7.000 millones y finalmente se le asignaron $9.365 millones.

Expertos indican que aunque se ponga a funcionar Tocoma no habría manera de distribuir su energía a los sistemas de transmisión pues el “60% de la estructura está deteriorada.

Las Americas

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: