#NoticiaInternacionales

Según The New York Times: Régimen detiene secretamente a cientos para silenciarlos

Un grupo de agentes del gobierno de Venezuela entró en la casa blandiendo armas, pero no una orden, y se llevó a Ariana Granadillo. Durante la semana siguiente, la confinaron, golpearon, interrogaron y casi la asfixiaron, y luego la dejaron ir tan abruptamente como la habían encerrado.

Mientras su hermana la buscaba durante días, sin poder sonsacarle nada a los oficiales, sus captores le dijeron a la Sra. Granadillo, que entonces tenía 21 años, que eran agentes de contrainteligencia. Ella “nunca, nunca, nunca, nunca se había involucrado en política”, dijo en una entrevista, pero pronto se dio cuenta de que su calvario no era inusual.

Las detenciones secretas, conocidas en el derecho internacional como “desapariciones forzadas”, están desempeñando un papel fundamental en los esfuerzos cada vez más autoritarios del gobierno venezolano por controlar a su población, desalentar la disidencia y castigar a los opositores, según un nuevo informe de dos grupos de derechos humanos, proporcionado exclusivamente a The New York Times.

El informe, hecho público el viernes, documenta 200 casos de este tipo en 2018 y 524 el año pasado, un salto que atribuye al aumento de las protestas a medida que Venezuela soportaba sucesivas crisis políticas y económicas, y a las respuestas represivas del gobierno. Fue producido por el Foro Penal, un grupo venezolano que hace un seguimiento meticuloso de los casos y por Robert F. Kennedy Human Rights, una organización sin fines de lucro con sede en Washington, D.C.

Los investigadores documentaron muchos secuestros en los que las autoridades llegaron en autos sin marcas, no presentaron identificación ni órdenes judiciales, confiscaron teléfonos celulares y computadoras y dijeron poco mientras esposaban y encapuchaban a las personas. Más del 20 por ciento de las víctimas informaron haber sido torturadas mientras estaban cautivas.

Utilizando el derecho internacional como guía, los grupos definieron la desaparición forzada como una detención de dos días o más que, a diferencia de un arresto ordinario, incluía la negación por parte del Estado de cualquier información sobre el paradero de una persona.

En el informe se citaba al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, conocido por su sigla en español SEBIN, como una de las principales fuerzas de seguridad implicadas en las desapariciones. Crédito: Rayner Peña/Alianza Fotográfica, vía Getty Images

El informe se suma a un conjunto ya amplio de pruebas de violaciones de los derechos humanos cometidas por el presidente Nicolás Maduro y sus aliados, entre las que se incluyen informes generalizados de tortura y una evaluación de las Naciones Unidas de que las fuerzas de seguridad venezolanas han cometido miles de ejecuciones extrajudiciales.

El gobierno no respondió a una carta en la que se pedía un comentario.

Las desapariciones forzadas son consideradas por el derecho internacional como un crimen de lesa humanidad si se demuestra que son sistemáticas. Los autores del informe de Venezuela califican esta práctica como “una de las más graves y crueles violaciones de los derechos humanos” porque coloca a las víctimas “en un estado de absoluta indefensión”.

La táctica recuerda a las dictaduras latinoamericanas de derecha a las que Maduro y su predecesor, Hugo Chávez, se opusieron durante mucho tiempo. Argentina y Chile fueron infames por detener secretamente – y a menudo asesinar – a personas en los años 70 y 80.

En Venezuela, según el nuevo análisis, la desaparición media duraba poco más de cinco días, lo que sugiere que el gobierno trató de infundir miedo evitando el escrutinio que podría acompañar a las detenciones a gran escala y de larga duración.

Los motivos de las desapariciones parecían variar, según las entrevistas realizadas por el Foro Penal, entre ellos la extracción de información, el silenciamiento de los disidentes o la retirada temporal de los opositores políticos de la esfera pública. El año pasado, 49 personas desaparecieron a raíz de lo que el informe denominó “protestas por fallas en los servicios básicos”, como el agua o la electricidad.

El gobierno de Maduro también puede estar usando a mujeres como la Sra. Granadillo como moneda de cambio, a veces capturando a sus seres queridos en un intento de aterrorizar a los hombres.

El informe se suma a un conjunto ya amplio de pruebas de abusos de los derechos humanos por parte del gobierno de Maduro, entre las que se incluyen informes generalizados de torturas y ejecuciones extrajudiciales. Crédito: Matias Delacroix/Associated Press

Su única ofensa aparente, dijo la Sra. Granadillo, fue que el primo segundo de su padre era un coronel al que el gobierno veía como un oponente político.

La Sra. Granadillo, estudiante de medicina, fue secuestrada por primera vez en febrero de 2018, cuando vivía en la casa del coronel en las afueras de Caracas, cerca del hospital donde estaba a punto de comenzar una pasantía.

Los agentes que irrumpieron exigieron que ella y un primo fueran con ellos para interrogarla, la subieron a un auto blanco, la esposaron y “nos hicieron saber que desde ese momento eran los dueños de nuestras vidas”, dijo.

La llevaron, cegada por una capucha, a un edificio con música a todo volumen, la empujaron a un baño y la amenazaron con un cuchillo, interrogándola sobre la ubicación del coronel. Ella y su primo pasaron la noche allí, obligados a hacer sus necesidades frente a un captor.

“En algunos momentos”, dijo, “pudimos oír los gritos de otras personas que evidentemente estaban siendo torturadas”.

Al día siguiente, los agentes la obligaron a firmar un documento “donde prometimos no divulgar todos los abusos” y la dejaron ir. Dos días después, comenzó su internado, decidida a terminar la escuela de medicina.

Ariana Granadillo, mientras estudiaba en Venezuela. Crédito: NC

Pero tres meses después, los agentes volvieron, esta vez por la mañana, mientras ella estaba en la cama. Cargaron a la Sra. Granadillo y a sus padres en un taxi sin placas con ventanas oscuras, les ataron las manos, les pusieron las capuchas en la cara y los llevaron a otra casa.

Después de ser interrogada y golpeada, dijo, pasó la noche en una celda debajo de las escaleras. Al día siguiente, los agentes le dieron agua y un poco de comida y “subrayaron que nadie sabía que habíamos sido secuestrados”, dijo. Entonces una agente femenina se acercó.

“Me miró a los ojos y sin decir una palabra tomó una bolsa de su puño y la colocó sobre mi cara, cubriéndola completamente”, dijo. “Uno de los hombres me sujetó las piernas y mis manos estaban atadas a mi espalda”.

Incapaz de respirar bajo el plástico, recordó, “Me desesperé tan rápido que en segundos me sentí asfixiada”.

A veces podía oír a los agentes golpeando e interrogando a su padre.

Después de una semana, los agentes dejaron a la Sra. Granadillo y a sus padres en una carretera de Caracas, la capital, dijo. Finalmente huyeron del país y ahora viven en un pequeño pueblo de Colombia.

Sin su expediente académico, no ha podido reanudar su formación médica. Muchos de sus amigos en Venezuela se han distanciado, temerosos de las represalias del gobierno. Tiene 23 años y ha cambiado para siempre, dijo, asustada de los golpes de puerta, constantemente ansiosa, luchando contra una profunda depresión.

Echa de menos “la inocencia que tenía antes de que todo esto sucediera”, dijo. “Porque descubrí un mal en los seres humanos que no sabía que existía”.

Maduro ha cerrado el círculo desde sus días de estudiante como activista denunciando las violaciones de los derechos humanos por los gobiernos pro-americanos de Venezuela durante la Guerra Fría.

Cuando su mentor, Chávez, llegó al poder en 1999, el nuevo gobierno de izquierda prometió acabar con los abusos del sistema anterior y crear una sociedad igualitaria y democrática. En cambio, Chávez encarceló a los opositores de manera selectiva para neutralizar a los rivales y consolidar el poder.

Esta persecución selectiva dio paso al uso sistemático de la represión y el miedo, según los defensores de los derechos humanos, después de que Chávez muriera en 2013 y Maduro tomara el poder.

Y, según el nuevo informe, las desapariciones forzadas se convirtieron en herramientas para debilitar a rivales como Gilber Caro, un carismático legislador de la oposición. Las fuerzas de seguridad lo han encarcelado tres veces desde principios de 2017, a pesar de su inmunidad parlamentaria.

Caro ha estado detenido durante un total de casi dos años en la cárcel, a menudo en lugares desconocidos para su familia o sus abogados, sin haber sido condenado por ningún delito.

Gilber Caro en 2018. Crédito: Reuters

En los breves períodos de libertad entre las desapariciones, Caro contaba a sus amigos las torturas y abusos a manos de las fuerzas de seguridad, y continuaba con su trabajo social y sus deberes parlamentarios.

Pero la gente cercana a él dice que la tortura, las privaciones de la cárcel y el dolor de vivir bajo la constante amenaza de secuestro han traumatizado a Caro. El año pasado se había convertido en un hombre tranquilo e introspectivo que luchaba por mantener una conversación en los eventos públicos.

La última vez que fue detenido por la policía de operaciones especiales fue en diciembre. Su paradero fue desconocido hasta un mes después, cuando fue acusado de terrorismo en un tribunal cerrado sin un abogado.

Permanece en la cárcel en espera del juicio.

El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias ha pedido al gobierno venezolano que permita a sus miembros visitar y evaluar el uso de esta práctica en el país.

“Estamos esperando”, dijo Bernard Duhaime, miembro del grupo, “que nos dejen entrar”.


Julie Turkewitz informó desde Bogotá, Colombia, y Anatoly Kurmanaev desde Caracas, Venezuela.

Julie Turkewitz es la jefa de la oficina de los Andes, cubriendo Colombia, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Perú, Surinam y Guyana. Antes de trasladarse a Sudamérica, fue corresponsal nacional cubriendo el Oeste americano. @julieturkewitz

Vía:The New York Times

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: