Opinión

Opinión del Discurso Político del Dr. José “Chino” Viloria: La Rebelión de La Granja

Para George Orwell, en su novela o fábula, la granja de los animales, mejor conocida en occidente como La Rebelión de La Granja, nos plantea allá por el año 1945, un trazo de su sátira, donde los animales culpan al hombre de todos los males de la humanidad; ciertamente ese palmar de la pluma de Orwell, nunca es más realista por verdadero, que acertado por real, y es que por lo general el hombre granjea su propia destrucción, hemos ido gestando los harakiris en el tiempo, la razón es simple, el Poder, el Poder que lo puede todo, incluyendo su propia destrucción, a tal punto que las luchas encarnizadas por el poder entre los hombre, yacen en varias direcciones, en lo económico, en lo social, en lo cultural, en lo religioso y en lo político, siendo este último, el padre de todos los poderes; de allí vemos la constante carrera por quien controla el mundo, si las democracias o el comunismo, vemos de manera latente y persistente la posibilidad del desatar la tercera guerra mundial, entre gringos y chinos, entre judíos y árabes, entre católicos y evangélicos, entre continentes hemisféricos, pero nada que el propio hombre no pueda controlar, como dueño de los males de la humanidad.

Solía decir el estadista y el mejor conocedor de las guerras Sir Winston Spencer Churchill, A los hombre y a los reyes ha de juzgarles por los momentos en que la vida los pone a prueba; es acertado juzgar que el valor constituye la primera de las cualidades humanas, puesto que es la virtud que garantiza todas las demás.

Heme aquí mi hermoso país, conciudadanos venezolanos; justo ahora la vida nos está poniendo a prueba, es tiempo de mostrar nuestro valor, en defensa de nuestras libertades, el país clama la confluencia de los distintos factores y sectores que hacemos vida dentro de nuestro país, que aun permanecemos en nuestra praderas, pero que como es obvio pensamos distinto al gobierno (G2), distinto al establishment opositor (G4$), es tiempo de La Rebelión de La Granja; si para la sátira de Orwell, el hombre es mal de la humanidad; para los venezolanos el Socialismos DS XXI, es el responsables de toda nuestra miseria colectivas, de toda la roncha inhumana que padece nuestro país; 20 años de tragedia roja comunista, no se explican sin considerar el mediocre papel (entre comillas””), que ha desempeñado la dirigencia del establishment opositor en nuestra maltrecha nación; tantos ensayos, todos con un mismo guión, el cual siempre nos han llevado al mismo resultado, el fracaso continuado, ello como era natural ha prendido las alarmas en el ciudadano, y lo han vuelto cauteloso escéptico, al mejor estilo de la bellaquera del venezolano remolón; y dada estas connotaciones comenzamos a oír algunos parafraseo de un gran número de connacionales; Por quedarnos callados es que estamos jodidos, les suena familiar esa frase, pues si, es muy venezolana, y es acuñada por quienes disentimos de las formas y modos como se maneja el poder en nuestro país a ambos efectos, ya como gobierno o como oposición, en suma corresponde a un comportamiento crítico hacia quienes manejan a su antojo las dos élites de poder que nos desgobiernan a nuestra devastada Venezuela.

Algunos políticos del establishment G4$, sueltan a una sola voz, no queremos invasión, prefiero doblarme para no partirme, pero no quiero invasión, ello en alusión directa a la posibilidad real, de que se conforme una coalición internacional, mediante la activación del TIAR, para liberar a Venezuela del comunismo del Foro de Sao Paulo; otros del mismo clan continúan en campaña política visitando barriadas y que, con la intención de aliviar la crisis humanitaria, si ese mismo que ayer nos hablaba del cese a la usurpación, visitando las barriadas, hoy solo nos habla de un nuevo discurso, vamos elecciones en un acuerdo de política integral, con que se como eso?, pues eso se come, con que vamos a elecciones el año que viene, con el mismo CNE, o con rectores vinculados a la misma corrupción de siempre como Vladimir Villegas y Leopoldo Puchi, ambos testaferros del gobierno, y por su puesto con el comandante obrero del Comunismo del S XXI en Miraflores; mientras tanto otros tantos de la misma partida, vitorean Vamos Bien, algo que suena así, como que, con hambre y sin zapatos con Chavez me resteo, vale decir el hambre, las calamidades y la miseria cabalgan sobre los lomos del Vamos Bien.

Pero si el establishments se frota las manos, por un nuevo proceso electoral amañado, acoplado a las dos minorías del poder en Venezuela, donde podrán obtener sus dividendos que los mantengan por 6 años más en el poder, así no cobren siendo diputados de la Asamblea Nacional, y nos preguntamos si no cobran como asambleístas de qué viven?, cómo es que sin sueldo tengan camionetas blindadas, departen veladas en los mejores restaurantes de la Gran Caracas, tengan hasta diez guardaespaldas, porque tanto resguardo si son representantes del pueblo, por Dios, como decimos los que conocemos algo del derecho, he allí una presunción, y no es precisamente la de inocencia; porque a confesión de parte relevo de pruebas; el gobierno del comandante obrero y su Comunismo del siglo XXI, marca su línea de acción, entre otras, las ofertas de siempre, que solo se convierten en desesperanza en el tiempo para la población, acentúa la tragedia y anarquía a lo largo y ancho del país, pero con una particularidad, y es que, ya la oposición fabricada a sus antojos recibió su cobritos en moneda del Tío Sam, y comenzó a danzar por las principales atolondradas y devastadas ciudades del país, ofertando a los incautos las promesas propias del candidato presidencial; que con cinismo y sin pudor transitan las ahuecadas y embarradas calles, donde nació El Centauro de Los Llanos, primera lanza de Venezuela, sudorosos a pasos apresurados como si los estuviera persiguiendo El Silbón o La Llorona, para no verle la cara de frente a un pueblo, que cansado y con hambre acude al llamado de las ollas de sopa, que le solventaron el hambre por unas horas; así el candidato del Evangelio Cambia sonríe con la mirada por encima de los hombros y entre guardaespaldas y Hommer se abre paso, para seguir a otra ciudad donde disfrutará nuevamente en verle la cara del hambre a la población y arengar su miseria. Configurándose la máxima de, El que paga para llegar, llega para robar.

A Sir Churchill se le acuña la siguiente frase, Nunca te rindas, el éxito no es definitivo, ni el fracaso total, lo que cuenta es el valor de seguir adelante; pues sigamos adelante conciudadanos, apuremos el paso y fomentemos La Rebelión de la Granja, donde seamos útiles más que importantes, no solo hagamos lo posible, sino que, hagamos lo que se requiera para recuperar nuestras libertades, y salir de estas dos minorías que enmudecen el resurgir del país, cada uno es responsable de su destino, pero en su conjuntos son mas responsables del destino de Venezuela y su futuro en función de las nuevas generaciones; a decir por los expertos en estos aspectos de las dictaduras, todas las opciones están sobre la mesa, pero hay una que ya comenzó andar como lo es el TIAR, empujemos a la entrada de la coalición internacional, impulsada por los gobiernos demócratas del hemisferio encabezados por nuestra hermana república de Colombia, a fin de dar al traste con la conjura del G2 y el G4$, vayamos con valía, sin temor, sin miedo agreguemos La Rebelión de La Granja, donde a lo largo y ancho del país no solo se oiga el rechinar de cochinos, el bramido de la vaca mariposa, el relincho del potro bravío, el rebuznar del jumeo Jacinto, el ronronear de la gata Gisela, el trinar del pajarillo, el cantar de gallos, sino que además se oiga el cacareo de millones de gallinas, que asiente la prosapia de una Venezuela, que nuevamente tiene un parto forzado por su libertad.

José Chino Viloria

Comment here