#NoticiaInternacionales

Agencia AP: Las pandillas complican el esfuerzo de Haití para recuperarse del asesinato

Las pandillas en Haití han sido financiadas durante mucho tiempo por políticos poderosos y sus aliados, y muchos haitianos temen que esos partidarios estén perdiendo el control de los grupos armados cada vez más poderosos que han expulsado a miles de personas de sus hogares. mientras luchan por el territorio, matan a civiles y asaltan almacenes de comida.

La escalada de violencia de las pandillas amenaza con complicar, y agravarse, los esfuerzos políticos para recuperarse del descarado asesinato del presidente Jovenel Moïse la semana pasada. El gobierno de Haití está en desorden; sin parlamento, sin presidente, una disputa sobre quién es el primer ministro, una fuerza policial débil. Pero las pandillas parecen más organizadas y poderosas que nunca.

Si bien la violencia se ha centrado en la capital de Puerto Príncipe, ha afectado la vida en todo Haití, paralizando la frágil economía, cerrando escuelas, abrumando a la policía e interrumpiendo los esfuerzos para combatir la pandemia de COVID-19.

“El país se ha transformado en un vasto desierto donde los animales salvajes nos envuelven”, dijo la Conferencia de Religiosos de Haití en un comunicado reciente denunciando el aumento de los delitos violentos. “Somos refugiados y exiliados en nuestro propio país”.

Recientemente, las pandillas han robado decenas de miles de sacos de azúcar, arroz y harina, además de saquear e incendiar viviendas en la capital. Eso ha llevado a miles de personas a buscar refugio en iglesias, campos al aire libre y un gran gimnasio, donde el gobierno y los donantes internacionales luchan por alimentarlos y encontrar una vivienda a largo plazo.

Entre ellos se incluyen decenas de personas discapacitadas que se vieron obligadas a huir el mes pasado cuando las pandillas prendieron fuego al campamento donde se asentaron después de resultar heridos en el catastrófico terremoto de 2010.

“Corría por mi vida en el campamento con estas muletas”, dijo Obas Woylky, de 44 años, quien perdió una pierna en el terremoto. “Las balas volaban desde diferentes direcciones. … Todo lo que pude ver fue fuego en las casas “.

Estaba entre las más de 350 personas apiñadas en una escuela convertida en un refugio improvisado donde casi nadie usaba mascarillas contra las enfermedades.

Un cigarrillo colgaba de la boca de una mujer mayor que lavaba ropa en un cuenco grande mientras un grupo de niños se turnaba para sacudir una canica azul. Cerca, una adolescente se agachó junto a un anciano ciego sentado en el piso de concreto y se llevó una pequeña bolsa de agua a la boca.

Los expertos dicen que la violencia es la peor que han visto desde hace aproximadamente dos décadas, desde antes de la creación de una segunda misión de paz de la ONU en 2004.

Los programas destinados a reducir la actividad de las pandillas y la afluencia de ayuda después del terremoto ayudaron a sofocar parte del problema, pero una vez que el dinero se agotó y los programas de ayuda cerraron, las pandillas recurrieron a los secuestros y la extorsión en los negocios y vecindarios que controlan.

Las pandillas son financiadas en parte por políticos poderosos, una práctica denunciada recientemente incluso por uno de sus supuestos beneficiarios: Jimmy Cherizier, un ex oficial de policía que encabeza una coalición de pandillas conocida como G9 Family and Allies.

Se quejó de que el país está siendo “rehén” de personas que no identificó: “Ellos reinan en todas partes, distribuyen armas a los barrios populosos, juegan la carta de la división para establecer su dominio”.

Cherizier, conocido como “Barbecue”, ha sido vinculado a varias masacres y se cree que su coalición está aliada con el partido de derecha de Moïse. Criticó a los que llamó “burgueses” y “explotadores”, y agregó: “Usaremos nuestras armas contra ellos a favor del pueblo haitiano. … ¡Estamos listos para la guerra! “

Cherizier celebró una conferencia de prensa el sábado y calificó el asesinato de Moïse como “cobarde y villano”, y dijo que, si bien muchos no estaban de acuerdo con él, “nadie quería este trágico resultado que empeorará la crisis y amplificará la inestabilidad política”.

También emitió una velada advertencia: “Invitamos a todos los que están tratando de aprovechar este golpe a pensar detenidamente, a considerar si tienen en sus manos la solución adecuada a los problemas del país”.

Cherizier agregó que él y otros exigirán justicia para Moïse: “Acabamos de calentarnos”.

G9 es una de las al menos 30 bandas que las autoridades creen que controlan casi la mitad de Puerto Príncipe. Sus nombres van desde “5 Seconds”, el tiempo que supuestamente les toma cometer un crimen, hasta “400 Mawozo”, que se traduce aproximadamente como 400 hombres cojos.

El epicentro de la reciente violencia de las pandillas es Martissant, una comunidad en el sur de Puerto Príncipe cuya carretera principal conecta la capital con el sur de Haití. El miedo de los conductores a verse atrapados en un fuego cruzado o algo peor casi ha paralizado las conexiones comerciales entre las dos regiones, aumentando los precios, retrasando el transporte de alimentos y combustible y obligando a las organizaciones internacionales a cancelar programas que incluyen la distribución de efectivo a más de 30.000 personas, según a un informe del 1 de julio de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.

La agencia dijo que más de 1 millón de personas necesitan asistencia y protección humanitarias inmediatas.

“Las personas recién desplazadas buscan refugio en albergues todos los días”, dijo, y agregó que la higiene allí era “espantosa”. Las autoridades están preocupadas por un aumento en los casos de COVID-19 en un país que aún no ha administrado una sola vacuna.

“Se espera que la escalada de violencia casi a diario dure algún tiempo”, dijo la agencia en un informe.

La economía en general no ayuda. La ONU dijo que el costo de una canasta básica de alimentos aumentó un 13% en mayo en comparación con febrero, y que la inversión extranjera directa cayó más del 70% de 2018 a 2020, pasando de $ 105 millones a $ 30 millones. Eso se traduce en menos empleos y un aumento de la pobreza en un país donde el 60% de la población gana menos de $ 2 al día y el 25% menos de $ 1 al día.

A muchos también les preocupa que las pandillas puedan descarrilar las elecciones programadas para septiembre y noviembre, una contienda crucial para restaurar los poderes legislativo y ejecutivo funcionales, ahora en gran parte moribundos tras el asesinato de Moïse.

Pero el ministro de elecciones de Haití, Mathias Pierre, dijo el sábado que los que apoyan a las pandillas pueden querer interrumpir las elecciones. Estos períodos suelen ver un aumento de la violencia a medida que los grupos intentan utilizar el miedo para anular las ventajas de los rivales.

Dijo que esta vez no funcionaría, y señaló que los países han celebrado elecciones incluso durante las guerras. “Necesitamos organizar elecciones. … Necesitan retroceder “.

La Oficina de Protección de los Ciudadanos de Haití, una especie de agencia de defensa del pueblo, ha instado a la comunidad internacional a ayudar a la Policía Nacional de Haití, que dijo que “no pudo responder de manera efectiva a la mafia del país”.

Pierre dijo que la falta de recursos y la debilidad de la policía de Haití llevaron al gobierno a pedir a Estados Unidos y Naciones Unidas que enviaran tropas para ayudar a mantener el orden después del asesinato de Moïse: “Tenemos la responsabilidad de evitar el caos”.

Los funcionarios dicen que han estado tratando de aumentar el presupuesto y la mano de obra de una fuerza policial que ahora tiene alrededor de 9,000 oficiales operativos para un país de más de 11 millones de personas. Los expertos dicen que se necesitan al menos 30.000 agentes para mantener el control.

El gobierno también está tratando de averiguar dónde colocar a las personas que han huido de sus hogares debido a la violencia, como Marjorie Benoit, de 43 años, su esposo y sus tres hijos.

Benoit, quien perdió un brazo en el terremoto, dijo que huyeron cuando los disparos crepitaron en su vecindario. Ahora ella también ha perdido su casa y todas sus pertenencias.

“Nos han desarraigado”, dijo, “y no sabemos por dónde empezar”.

Agencia de Noticias : https://apnews.com/article/health-caribbean-coronavirus-pandemic-united-nations-haiti-f1ebc8a7adb5d295c69ad89fce484b99

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: