#NoticiaSalud

ALERTA: La OMS advierte sobre el “COVID prolongado”

En la gráfica, un paciente llega al hospital Mount Sinai de Nueva York.

Muchos pacientes infectados con el COVID-19, ya sea de forma leve o grave, meses después aún presentan síntomas como fatiga, dolor y dificultades para respirar. La agencia de la ONU para la salud ha advertido que, por esto, y al ver que hay pacientes que pueden contagiarse dos veces, no se pueden contemplar estrategias que permitan que el virus circule libremente sin proteger a la población.

El director de la Organización Mundial de la Salud aseguró este lunes que apenas se está comenzando a comprender los efectos a largo plazo entre las personas que han padecido COVID-19 y advirtió que algunas están sufriendo lo que ahora se conoce como  el “COVID prolongado”.

“Me he reunido con grupos de pacientes que están sufriendo lo que ahora se describe como “el COVID prolongado”, para comprender lo que padecen y cuáles son sus necesidades, así como para avanzar en la investigación y la rehabilitación”, aseguró Tedros Adhanom Gebreyesus durante su conferencia de prensa bisemanal.

Meses después de ser infectarseleve o gravemente, algunos pacientes aún padecen síntomas como cansancio, dolor y dificultades para respirar, por lo que Tedros reiteró que las estrategias de inmunidad de rebaño no son una opción para esta pandemia.

“No sabemos lo suficiente sobre la inmunidad al COVID-19. La mayoría de las personas que están infectadas con el virus desarrollan una respuesta inmune en las primeras semanas, pero no sabemos qué tan fuerte o duradera es, ni en qué se diferencia para distintas personas”, dijo.University of Oxford/John CairnsExpertos de la Universidad de Oxford revisan muestras de pacientes con COVID-19.

El peligro de la “inmunidad de rebaño”

El director recordó que ha habido ejemplos de personas infectadas que se contagiaron por segunda vez, por lo que dejar circular el virus sin tomar medidas de salud pública es “permitir infecciones, sufrimiento y muertes innecesarias”.

“Recientemente, se ha debatido algo sobre el concepto de alcanzar la denominada “inmunidad de rebaño” dejando que el virus se propague. La inmunidad colectiva es un concepto utilizado para la vacunación, en el que una población puede protegerse de un determinado virus si se alcanza un umbral de vacunación”, explicó.

Por ejemplo, la inmunidad colectiva contra el sarampión requiere que alrededor del 95% de la población esté vacunada. El 5% restante estará protegido por el hecho de que el sarampión no se propagará entre quienes estén vacunados. Para la poliomielitis, el umbral es de aproximadamente el 80%.

“En otras palabras, la inmunidad de rebaño se logra protegiendo a las personas de un virus, no exponiéndolas a él. Nunca en la historia de la salud pública se ha utilizado la inmunidad de rebaño como estrategia para responder a un brote, y mucho menos en una pandemia. Es científica y éticamente problemático”, aseguró.

Tedros recalcó que la gran mayoría de las personas en el mundo siguen siendo susceptibles a contagiarse de COVID-19 y que los estudios de seroprevalencia sugieren que en la mayoría de los países menos del 10% de la población ha sido infectada con el virus COVID-19.

“Aunque las personas mayores y aquellas con afecciones subyacentes corren mayor riesgo de sufrir una enfermedad grave y la muerte, no son las únicas en riesgo. Han fallecido personas de todas las edades… Permitir que un virus peligroso que no comprendemos completamente circule libremente es simplemente poco ético. No es una opción”, afirmó.© IRC/Schneyder MendozaUna doctora realiza un chequeo a una paciente venezolana en Colombia en medio de la pandemia de COVID-19.

El confinamiento no es la única opción

El director de la OMS afirmó que hay muchas opciones para salvar vidas, y que no hay un dilema entre dejar que el virus circule libremente o cerrar nuestras sociedades.

“Hay muchas cosas que los países pueden hacer y están haciendo para controlar la transmisión y salvar vidas. Este virus se transmite principalmente entre contactos cercanos y provoca brotes que pueden controlarse implementando medidas específicas como evitar los eventos masivos, proteger a los vulnerables, empoderar, educar e involucrar a las comunidades y persistir con las mismas herramientas que hemos estado defendiendo desde el primer día: encontrar, aislar, probar y cuidar casos, y rastrear y poner en cuarentena a sus contactos”, dijo.

Tedros agregó que las tecnologías digitales  ayudan a que las herramientas de salud pública probadas y comprobadas sean aún más eficaces, como las aplicaciones móviles para respaldar los esfuerzos de rastreo de contactos.

Por ejemplo, la aplicación Corona-Warn de Alemania se ha utilizado para transmitir 1,2 millones de resultados de pruebas de laboratorios a los usuarios en sus primeros 100 días.

“La aplicación Aarogya Setu de India ha sido descargada por 150 millones de usuarios y ha ayudado a los departamentos de salud pública de la ciudad a identificar áreas en las que se podrían anticipar grupos y expandir las pruebas de manera específica”, explicó.

Añadió que en Dinamarca se han realizado pruebas de la COVID-19 a más de 2700 personas como resultado de notificaciones recibidas a través de una aplicación móvil, y que el Reino Unido ha lanzado una nueva versión de su aplicación NHS COVID-19, que tuvo más de 10 millones de descargas en la primera semana.

“Además de alertar a los usuarios que pueden haber estado expuestos a un caso positivo de COVID-19, la aplicación permite a los usuarios reservar una prueba y recibir resultados, realizar un seguimiento de los lugares que han visitado y recibir los últimos consejos sobre restricciones locales”, dijo.

El jefe de la OMS aclaró que reconocía que, en determinados momentos, algunos países no han tenido más remedio que emitir medidas de confinamiento para ganar tiempo.

“Muchos países han utilizado ese tiempo para desarrollar planes, capacitar a los trabajadores de la salud, colocar suministros, aumentar la capacidad de prueba, reducir el tiempo de prueba y mejorar la atención a los pacientes. La OMS tiene la esperanza de que los países utilicen intervenciones específicas donde y cuando sea necesario, según la situación local”, expresó.

OPSUna mujer y su hija en un hospital de Colombia durante la pandemia de COVID-19.

Aumentan los casos

En las pasadas semanas se ha visto un aumento en la cantidad de casos reportados de COVID-19, especialmente en Europa y América, y en cada uno de los últimos cuatro días se ha reportado el mayor número de casos notificados hasta ahora.

“Muchas ciudades y países también informan de un aumento en las hospitalizaciones y la ocupación de camas en cuidados intensivos”, explicó Tedros.

Al mismo tiempo, dijo, hay que recordar que se trata de una pandemia desigual porque los países han respondido de manera diferente y los países se han visto afectados de manera distinta.

“Casi el 70% de todos los casos notificados a nivel mundial la semana pasada fueron de 10 países, y casi la mitad de todos los casos fueron de solo tres países”, acotó.

Tedros recordó una vez más que no hay atajos ni soluciones mágicas y que la respuesta es un enfoque integral, utilizando todas las herramientas.

“Esto no es teoría: los países lo han hecho y lo están haciendo hoy con éxito. Mi mensaje para todos los países que ahora sopesan sus opciones es: ustedes también pueden hacerlo”, concluyó.

Fuente https://news.un.org/es

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: