Opinión

Ante el caos, nuestra 4ta Por Marlon Jiménez García

Es una buena oportunidad, que nos permite las circunstancias propias de cada realidad, distinguir un período de tiempo del otro; al comparar, en tiempo y espacio las actitudes y aptitudes personales de los gobernantes, su ideología política (democracia vs comunismo), el ejercicio práctico del mismo en su gobierno y la razón de su verdadera vocación como gobernante. Sobre todo, en su radio de acción para atacar con eficacia y eficiencia los grandes problemas de la población y por ende obtener, no de manera coyuntural, sino permanente, la calidad de vida de los mismos.

En el país, en los 40 años, antes de la llegada del régimen comunista que hoy para desgracia completa del país está en el poder, el Estado, estaba diseñado para expandir las potencialidades individuales y colectivas de sus ciudadanos; era de vocación inequívocamente democrático, participativo, descentralizado, de pluralidad política, respetuoso del estado de derecho, con libertades plenas en el accionar político, económico, socio-cultural, religioso y profundamente ético en la relación estado – ciudadano.

Las empresas pertenecientes al estado eran administradas con un alto sentido gerencial, estratégico y democrático, y, por supuesto fueron exitosas y dejaron huellas en la conciencia de los venezolanos; entre ellas podemos mencionar: PDVSA ( se consideró la 2da empresa más importante del mundo y la refinería de Amuay, la más grande del mundo en producción); en Maracaibo, ENELVEN, sino fue la mejor empresa eléctrica del continente, estaba ahí, entre las primeras; SIDOR y otras empresas del área en el Estado Bolívar cumplían con eficiencia el rol que justificaba su aporte al desarrollo nacional.

En el Zulia y en toda Venezuela; también existía un sector privado: empresarial, agrícola y  pecuario, industrial y comercial, que se consideraba fortalecido, productivo, con un alto sentido de responsabilidad y comprometido con el desarrollo integral del país. No había desabastecimiento de productos básicos para la alimentación poblacional y las medicinas se encontraban en cualquier farmacia; no había racionamiento eléctrico ni del agua; los hospitales funcionaban a cabalidad; las escuelas y liceos estaban en condiciones de cumplir con el sagrado deber de brindarle educación a toda la juventud; la inflación estaba ajustada a la realidad económica de la época y se controlaba a través de políticas fiscales y monetarias serias e institucionales; los sueldos de los trabajadores eran ajustados anualmente a los índices inflacionarios y se respetaba las escalas salariales y los estudios realizados para mejorar en lo personal; además se formó la clase media más alta del continente; había un respeto absoluto por la Constitución Nacional.

Existía un verdadero Estado de Derecho y el poder ejecutivo no tenía inherencia en el mismo; se eligieron libremente Alcaldes y Gobernadores y se le asignaron recursos para su desarrollo integral; entre otras importantes acciones que fortalecieron la relación del Estado con el desarrollo Ciudadano, cuyas consecuencias fue la creación de la clase media más fecunda del continente.


Como Usted sabe mi estimado lector, PDVSA hoy está colapsada, destruida profesional y éticamente y al servicio de los intereses del PSUV; los comunistas se apoderan de Enelven a través de Corpoelec, y la convierten en una empresa ineficiente, corrupta y centralizada; no atienden las quejas de los suscriptores, no tienen transporte y para colmo de males ante una reparación de una falla son los usuarios quienes deben asumir el costo de la reparación; los beneficios económicos (miserables, de hambre) de los trabajadores, que obtienen, dependen de como amanezca el funcionario corrupto que la dirige.

Los comunistas de todo lo que se apoderan quiebra, a las pruebas me remito. Se “robaron” cientos de empresas, industrias y tierras productivas y las arruinaron y por ende desgraciaron a Venezuela y convirtieron en miserable a su pueblo, empezando por aquellos que les dieron su respaldo y que hoy están arrepentidos del apoyo dado. No hay en la actualidad Estado de Derecho, todos los poderes del Estado están supeditados al Poder Ejecutivo, quien finalmente toma todas las decisiones; la corrupción y el narcotráfico en el régimen comunista, antes con el “comandante eternamente enterrado” y ahora con el incapaz e insano del engendro, se ha perfilado como la filosofía de acción institucional del régimen.

Se ha perfilado como la filosofía de acción institucional del régimen.se ha perfilado como la filosofía de acción institucional del régimen.


La pandemia del COVID19 está asesinando, por lo que ella representa y por las “condiciones infrahumanas de nuestras instituciones de salud” al pueblo venezolano; nuestros médicos, han visto colapsar su salud hasta llegar a la muerte, desde el año pasado han fallecido más 420 (la más alta del mundo) y sólo en el mes de marzo han fallecido 21. Las enfermedades tropicales que habían sido exterminadas con éxito en la 4ta, hoy están activas y resplandecientes.


La vacunación masiva que nuestro pueblo merece para contrarrestar el virus chino, ahora, depende de la decisión del engendro, antes era decisión de todo el Estado. Este no quiere la vacuna ASTRAZENECA (con un alto sentido de efectividad, según científicos ingleses y otros) por razones ideológicas; él quiere la vacuna cubana, que apenas está en evaluación, para aplicársela a los pendejos, porque ya ellos se vacunaron con la PFIZER; además quiere utilizar el dinero que le quitaron a los corruptos rojos – rojitos, liberado por EE.UU a través del Pdte Guaidó para la compra de vacunas, para dárselo a los muertos de hambre de los cubanos, que están como los zamuros, cuando ven a su alrededor carroña. 


La democracia peligra, las libertades ciudadanas se han restringidas a lo máximo; la CN es un bocado de desecho, donde la ignominia y la impunidad  son ´´las  que reinan´´.

En la actualidad nadie pone en duda que la mal llamada “4ta” fue inmensamente superior a la “5ta” en todos los ámbitos del acontecer nacional.

Profesor Universitario

Marlons.jimenez55@gmail.com

@marjimgar     

caigaquiencaiga.net no se hace responsable por las opiniones y conceptos emitidos por el autor de este artículo

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: