Sucesos

Ataques a las ONG: estrategia de Maduro para evitar la defensa al ciudadano

El régimen comenzó una ofensiva contra las Organizaciones no Gubernamentales (ONG), y abre un nuevo frente en su estrategia por imponer su poder hegemónico en Venezuela, después de anular a los partidos políticos opositores y a otros adversarios: Azul Positivo, Alimenta la Solidaridad, Fundación Futuro Presente, Asociación Civil Manos al Aire, Transparencia Venezuela, Provea, Foro Penal, Acción Solidaria, Rescate Venezuela, Caracas Mi Convive, Alimentando Esperanza, Fundación American Venezuela Engagement, Fundación I Love Venezuela, Fundación Ven Da Tu mano y Un Mundo Sin Mordaza caen en el paredón verbal de Diosdado Cabello.

La jugada estaba cantada y ya comenzó: apretar el control sobre las ONG y entidades de ayuda humanitaria que operan en el país en medio del hambre y en crisis perpetua, para silenciar sus denuncias.

En Venezuela, las ONG nacionales e internacionales han tenido un papel social muy activo y protagónico y desde comienzo de año, iniciaron las artillerías contra Provea y su coordinador Uzcátegui y Merino. Luego Azul Positivo en Maracaibo y pare de contar

El Mazo Dando
El capitán Diosdado Cabello, uno de los chavistas más radicales y furibundos, ya advirtió que una de las primeras leyes que aprobarán en la nueva Asamblea Nacional y son la de prohibir el financiamiento internacional a las diferentes organizaciones no gubernamentales y agencias internacionales que trabajan en el país.

Antes de culminar el 2020, enfiló sus baterías con nombre y apellido y arremetió contra 14 ONG de las más activas y reconocidas en el país: Alimenta la Solidaridad, Fundación Futuro Presente, Asociación Civil Manos al Aire, Transparencia Venezuela, Provea, Foro Penal, Acción Solidaria, Rescate Venezuela, Caracas Mi Convive, Alimentando Esperanza, Fundación American Venezuela Engagement, Fundación I Love Venezuela, Fundación Ven Da Tu mano y Un Mundo Sin Mordaza.

El chavismo no puede seguir permitiendo que “potencias extranjeras” continúen financiando a políticos y ONG «que conspiran contra el país”. Lo dijo en su patibulario programa «Con el mazo Dando».

Tras la amenaza de Cabello, la Superintendencia de Bancos (Sudeban), dio una primera señal inequívoca del control por el lado del financiamiento, con lo que el régimen se apresta a golpear la columna vertebral de las ONG.

Por el lado del bolsillo
La Sudeban instruye al sector bancario nacional “implementar medidas para fortalecer los procedimientos, mecanismos y sistemas tecnológicos que permitan monitorear todas las operaciones de negocios o financieras llevadas a cabo por las organizaciones sin fines de lucro”, dijo el organismo oficial en un comunicado.

La ONG Acceso a la Justicia advierte en un reciente boletín elaborado por expertos abogados que esa decisión de Sudeban no es una simple directriz o instrucción para evitar el uso del sistema financiero en actividades ilícitas.

“Se trata de una acción que se encuadra en el plan sistemático de asfixia y hostigamiento diseñado contra las ONG, que atenta contra su funcionamiento y pone en entredicho el ejercicio de los derechos constitucionales a la asociación y la participación ciudadana en los asuntos públicos”.

Las ONG como Provea han denunciado desde hace años al mundo la emergencia humanitaria compleja que atraviesa la otrora rica Venezuela.

ONG bajo escrutinio
La orden expresada por Sudeban sigue a la dada a las organizaciones internacionales que operan en el país para que se inscriban en un «Registro Especial Automatizado de Organizaciones No Gubernamentales No Domiciliadas», para continuar operando en Venezuela.

«La circular de Sudeban menoscaba la libertad de asociación, uno de los pilares de la democracia junto a la libertad de expresión; y además pone en riesgo el funcionamiento de las organizaciones civiles, de las cuales dependen miles de venezolanos», resalta Acceso a la Justicia.

La norma dictada por Sudeban se afinca en “el propósito de identificar a las personas naturales o jurídicas que reciben o envían fondos desde o hacia esas organizaciones y de este modo detectar operaciones inusuales o actividades sospechosas de Legitimación de Capitales, Financiamiento al Terrorismo y la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva».

Todas en jaque
En Venezuela, las ONG han sido un frente de trabajo social constante a favor de las comunidades más empobrecidas, llevando alimentos y medicinas a niños y familias desnutridas. También, defienden legalmente a víctimas de la persecución política, denuncian y enfrentan ecocidios, promueven el deporte como forma de convivencia en barrios violentos y atienden olvidadas comunidades indígenas y peligrosos barrios caraqueños.

Trabajo reconocido
En salud, la ONG ACCSI Acción Ciudadana Contra el SIDA trabaja en la respuesta al VIH/SIDA «con acciones exitosas dirigidas a asistir, promocionar y defender los derechos humanos de las personas que viven con VIH y SIDA, y poblaciones vulnerables».

Trabaja gracias a donaciones y colaboraciones; aportes de empresas comprometidas con la responsabilidad social; y con el apoyo de programas específicos por organismos nacionales y la cooperación internacional.

En un país que está quebrado, con el 90% de la población hundida en la pobreza, falta de servicios básicos esenciales, desnutrición creciente entre niños y madres; un sistema de salud colapsado, un sistema educativo ya en emergencia antes de que la pandemia del coronavirus paralizara escuela, liceos y universidades, la labor de las ONG es crucial para una sociedad enferma.

El activista Henri Vivas en un comedor infantil en Caucagüita, Petare, este de Caracas. Este héroe local recibe apoyo de Alimenta la Solidaridad.

Voces en la oscuridad
El respetado activista Feliciano Reyna, fundador de Acción Solidaria, en efecto el régimen de Maduro se propone arbitrariamente intervenir en asuntos de las ONG y organizaciones humanitarias internacionales.

La labor de las ONG también puede ser subversiva para el régimen

La labor de las ONG deja en evidencia un estado insolvente, incapaz de satisfacer las necesidades mínimas de la población en términos de servicios, infraestructura y atención a los más pobres.

En Venezuela. la población mayor es una de las más vulnerables a la severa crisis social que tanto combaten las ONG.

Para Acceso a la Justicia, la medida de Sudeban restringe los derechos y bienes de las organizaciones civiles a las que se les pretenden fiscalizar sus movimientos financieros o transacciones bancarias», de acuerdo a los criterios del gobierno de Maduro, sin ningún tipo de objetividad. Esto implica «una limitación absoluta de la autonomía de las asociaciones sin fines de lucro».

«Esta decisión coincide con el hostigamiento que sufren las organizaciones Alimenta La Solidaridad y Caracas Mi Convive y su directivo, Roberto Patiño, desde el pasado 20 de noviembre», señala la ONG.

Ambas agrupaciones operan 239 comedores en 14 estados del país, los cuales atienden a 25.000 niñas y niños, así como a sus familias bajo el aval del Plan de Respuesta Humanitaria de Naciones Unidas (ONU).

La solidaridad criminalizada
Alimenta la Solidaridad y Caracas Mi Convive son dos organizaciones impulsadas por un antiguo graduado de Harvard y líder social llamado Roberto Patiño, un líder comunitario que ahora es perseguido del régimen.

Estas dos organizaciones trabajan bajo un sistema de donaciones y aportes diversos, de las propias comunidades y de un animado voluntariado. En sus comedores infantiles cocinan mujeres de los propios barrios. También promueven la convivencia en lugares violentos.

Son muchas las organizaciones que estamos tratando de contribuir a revertir la tragedia de la inseguridad alimentaria en Venezuela, en vista de la ausencia de Estado que no cumple su responsabilidad de garantizar a los venezolanos este derecho fundamental.

Ahora, el regimen quiere seguir con su guion y pretende ilegalizar las ONG, quitándole la personalidad jurídica y confiscando sus bienes …Se están dando cuenta de que las denuncias de las ONG tienen impacto internacional y quieren poner freno a eso», dijeron al portal El Estímulo.

Escenario peor
Las acciones del gobierno de Nicolás Maduro tienen el objetivo final de obstaculizar el trabajo de las ONG, señaló Carolina Jiménez, directora de Investigación para América de Amnistía Internacional.

«En diversas ocasiones hemos visto no solo intentos de acciones legales muy negativas sino uso de la fuerza contra personal, confiscación de bienes congelación de cuentas, allanamientos de sedes».

El caso del hostigamiento contra Alimenta la Solidaridad y Caracas Mi Convive es una manera que el gobierno nacional ha tenido de criminalizar la solidaridad, agrega.

«Esto es particularmente grave en un país en donde existe una emergencia humanitaria compleja que ha implicado que las ONG tengan un rol mucho más prominente y mucho más urgente. Porque en un país donde una de cada tres personas está en situación de inseguridad alimentaria el trabajo humanitario se vuelve urgente, necesario», agregó en declaraciones a El Estímulo.

Las ONG contra el silencio

«Es sumamente importante entender que la política de opacidad que ha caracterizado al gobierno de Maduro siempre se ha visto limitada en su efecto último que es querer ocultar la verdad, por el trabajo que hacen las ONG», señaló Jiménez.

«Tanto organizaciones no gubernamentales venezolanas, como las internacionales que tienen o hacen vida en Venezuela, han dado una gran batalla contra esa política de ocultamiento que tiene el gobierno de Maduro sobre estas realidades tan duras y que afectan a tantas familias victimas de violaciones de los derechos humanos».

Los instrumentos legales, decretos buscan restringir la presencia y la actuación de ONG de internacionales y nacionales. También, imponer un régimen de silencio cuando se trata de que las denuncias puedan llegar fuera de las fronteras de Venezuela.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: