#NoticiaInternacionales

Bahía de Guantánamo: Más allá de la prisión

BAHÍA DE GUANTÁNAMO, Cuba – Mencione este lugar, y la gente tiende a pensar en hombres enjaulados con uniformes naranjas y de rodillas, la imagen del día de apertura en la prisión de guerra cuatro meses después de los ataques del 1 de septiembre. 11, 2001.

Pero esta base militar es más de una gran prisión. Alrededor de 6.000 personas viven en los EE. UU. Puesto avanzado de la Marina, que tiene los adornos de la pequeña ciudad de América y las comodidades de un campus universitario, y funciona como un cruce entre una comunidad cerrada y un estado policial.

Cuenta con un sistema escolar del Departamento de Defensa para los hijos de marineros y contratistas, un puerto marítimo para misiones de suministro de la Armada y la Guardia Costera, bares, campos de pelota, vecindarios con columpios, playas con parrillas de barbacoa y barcos de recreo para alquilar para excursiones por la bahía.

También tiene un McDonald’s con un drive-through lo suficientemente ancho para vehículos tácticos, justo debajo de una iglesia en la cima de una colina con un campanario blanco. Un viaje de 10 minutos en una dirección lo lleva a Nob Hill, un vecindario de casas de tres dormitorios para oficiales subalternos en la base de 700 familias.

Conduzca 10 minutos en otra dirección, pasando el desbasado campo de golf de nueve hoyos de la base, y llegará a una puerta de entrada a lo que es esencialmente una base dentro de la base, la zona de detención. Está bajo el mando de un general de brigada del Ejército que es responsable de los últimos 39 prisioneros en tiempo de guerra del Pentágono y un personal de 1.500 personas, en su mayoría soldados de la Guardia Nacional en períodos de servicio de nueve meses.

La base cubre 45 millas cuadradas a caballo entre la bahía de Guantánamo, el cuerpo de agua controlado por Estados Unidos que divide la base en dos. Una pequeña unidad de infantes de marina es responsable de la seguridad en el lado estadounidense de 17,4 millas de vallas que rodean la base. Una parte del lado cubano tiene un campo minado.

La mayoría de los días es fácil olvidar que la base se encuentra en el sureste de Cuba.

Aquí se habla poco español, excepto cuando una unidad de la Guardia Nacional de Puerto Rico está en el puesto para un período de servicio en la zona penitenciaria. El tagalo y el criollo son más frecuentes porque alrededor de un tercio de los residentes son filipinos y jamaiquinos. Son contratados por contratistas del Pentágono y sirven como columna vertebral de la fuerza laboral.

Construyen, preparan y sirven comidas en los restaurantes, y son cajeros en el economato. Cambian de cama en las habitaciones, cortan y colorean el cabello en el salón y ofrecen clases de vela en el puerto deportivo. A ninguno se le permite traer familia, y viven en áreas de vivienda separadas mantenidas por sus empleadores. El bingo dentro del salón de baile base es un pasatiempo popular aprobado.

Según algunas medidas, la base se parece a un campus universitario, pero uno con un campo de tiro, alambre de afeitar, cientos de soldados y marineros vestidos de batalla y coches que de repente se detienen en la carretera a las 8 a.m. cuando se transmite «The Star-Spangled Banner» cada mañana.

A algunos residentes se les emiten tarjetas de comida para los comedores de estilo cafetería. Soldados solteros y marineros viven en dormitorios. La base tiene una tienda de recuerdos vendiendo camisetas de estilo exalumnos, tazas de café y vasos de chupito. «No hay mal día», dice una camiseta decorada con palmeras que cuenta con «Good Vibes» y «High Tides» en la Bahía de Guantánamo, Cuba. Tiene una escena del sábado por la noche en el Tiki Bar, un coche compartido voluntario llamado Safe Ride para que la gente no beba ni conduzca, y reuniones de Alcohólicos Anónimos tres veces por semana.

También tiene eventos deportivos intramuros y una campaña de sensibilización sobre la agresión sexual.

Pero después de todo es una base militar. Los drones están prohibidos. El truco o el tratamiento solo se permiten en ciertos vecindarios. Los fotógrafos de noticias deben someter todas y cada una de las fotos que toman a la censura militar. Las imágenes prohibidas incluyen torres de vigilancia, ciertas vallas con alambre de afeitar y cámaras de seguridad, así como infraestructura crítica, como las cuatro turbinas eólicas que se elevan sobre la base y se pueden ver en el mar.

Cualquier persona que viaje a la base necesita permiso del oficial al mando, un formulario de acceso sellado que sea esencialmente una visa para la República Independiente de la Bahía de Guantánamo, y luego un asiento en un vuelo aprobado, generalmente un fletamento del Pentágono desde la costa este.

El actual oficial al mando es el Cap. Samuel «Smokey» White, que pasa junto a Sam a los pocos residentes a bordo que no se dirigen a él como «señor» o «patrón».

Él tiene una política de tolerancia cero para el alcohol, lo que significa que no importa lo grande que seas, no puedes tomar una cerveza y conducir. Déjate atrapar conduciendo mientras estás borracho, y el comandante puede tirarte de la base. O no.

Por lo general, el patrón es la persona al frente de un barco. Pero lo honorífico es particularmente adecuado porque, desde que Estados Unidos se cortó de la red de infraestructura cubana en la década de 1960, después de la revolución de Fidel Castro, Guantánamo se parece mucho a un avión en el mar.

La base trata su propia agua en una planta de desalinización y genera su propia energía a partir de combustibles fósiles, paneles solares y energía eólica. Es reabastecido por aire y mar. Una barcaza dos veces al mes de Jacksonville, Florida, trae comida para el economato, vehículos nuevos para el ejército, suministros de construcción y construcción y enseres domésticos. Un vuelo de refrigerador dos veces por semana ofrece frutas y verduras frescas y otros productos perecederos.

Durante casi 20 años, los comandantes de base han descrito la relación entre Estados Unidos y Cuba a lo largo de la línea de valla como benigna, sin ninguna de las tensiones sugeridas en «A Few Good Men». Cada junio, el comandante de la base recuerda a su homólogo cubano en la Brigada Fronteriza que habrá fuegos artificiales el 4 de julio; nadie les está disparando.

En 2018, cuando un incendio forestal avanzó a través del campo minado cubano hacia Nob Hill, fuerzas de ambos lados cavaron zanjas y lucharon contra el incendio. La colaboración culminó con un helicóptero cubano de la era soviética haciendo varios pasos sobre la base de la Marina, sacando agua de la bahía y vertiéndola en ciertos puntos calientes para apagarla.

The New York Times

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: