Nacionales

Bomba: “Bolichico” Alejandro Betancourt habría financiado acciones de Guaidó, según prestigiosa agencia de Noticia Reuters

El Diario Talcualdigital.com lo reseña así:

Una reunión hecha en España a finales de agosto buscaba “expiar” las culpas de Alejandro Betancourt ante el hombre de confianza de Donald Trump en una trama que involucra a la oposición

El empresario venezolano Alejandro Betancourt, fundador de la controversial empresa de energía Derwick, quien recibió millones de dólares del esquema de corrupción que pretendía extraer $1.200 millones de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), siendo uno de los implicados en el caso federal de Miami que también investiga a los hijastros del gobernante Nicolás Maduro, habría aportado fondos para financiar a la oposición liderada por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, según fuentes consultadas por Reuters.

Según un trabajo exclusivo de Reuters publicado este miércoles, Betancourt habría sostenido una reunión con el exalcalde de Nueva York y abogado privado del presidente Donald Trump, Rudolph Giuliani, en la que estuvo presente también el padre de Guaidó. Giuliani es el abogado de Betancourt.

Durante la reunión, Betancourt le dijo a Giuliani que había estado apoyando en secreto las gestiones que adelanta Juan Guaidó para propiciar un cambio de gobierno en Venezuela, según varias fuentes consultadas de ese encuentro celebrado en España, con lo que el empresario vinculado con el desfalco a Pdvsa buscaba que la presión del Departamento de Justicia disminuyera por intercesión del abogado.

Al parecer, un mes luego de celebrarse dicho encuentro, el político estadounidense había pedido que relajaran los procesos contra el venezolano. De la reunión celebrada en tierras ibéricas sabía un ex asociado de Giuliani llamado Lev Parnas, quien de acuerdo a la agencia de noticias “jugó un papel clave en el esfuerzo de Giuliani para desenterrar al candidato presidencial demócrata Joe Biden en Ucrania por Trump”.

Pero Parnas, quien está acusado por violaciones de financiamiento de campaña, comparte información sobre el trabajo del letrado al Capitolio en el contexto del impeachment que se le sigue a Trump por el tema de Ucrania y ratificó que Betancourt sí financiaba a Guaidó y ayudaba a EEUU.

Explicó que la presencia del padre de Juan Guaidó en esa reunión tenía como fin evidenciar los “fuertes lazos” que supuestamente tiene el empresario con el parlamentario, pasa así demostrarle a Giuliani que Betancourt es importante para deponer a Nicolás Maduro.

Después de esto, la reunión con el Departamento de Justicia se llevó a cabo 30 días después del encuentro. Giuliani habría conversado con el fiscal general adjunto Brian Benczkowski, un abogado del Departamento de Justicia que trabaja en el caso, y algunos otros abogados del gobierno, según Parnas y la persona con conocimiento directo de esa reunión.

La persona dijo que Giuliani estaba allí con otros dos abogados de Betancourt, y dijo que los fiscales dejaron a Betancourt libre del caso en Florida.

Tanto Juan Guaidó, como el partido Voluntad Popular y Wilmer Guaidó, el padre del parlamentario, negaron conocer a Alejandro Betancourt, mientras que Giuliani dijo que “Lev Parnas no tiene derecho a hablar sobre esa reunión (…) Fue una reunión confidencial, si es que sucedió”.

Por su parte el diario El Nuevo Herald, en una versión más edulcorada y de beneficio para el personaje en cuestión, lo reseña así:

Magnate venezolano contrató a Giuliani para defenderse en masivo caso de lavado en Miami

Rudy Giuliani, el influyente ex alcalde de Nueva York y abogado del presidente Donald Trump, se reunió en septiembre con funcionarios del Departamento de Justicia para discutir el caso de un nuevo cliente, un empresario venezolano de gran fortuna investigado en Miami por un masivo caso de lavado de dinero, dijeron fuentes familiarizadas con la reunión de Washington D.C.

Giuliani organizó la reunión después de haber visitado a Alejandro Betancourt el mes anterior en su castillo en Madrid, dijeron las fuentes. El equipo legal de Betancourt, que incluye a Giuliani entre otros prominentes abogados, asistieron al encuentro en el Departamento de Justicia.

Durante su visita a España en agosto, Giuliani aprovechó la oportunidad para reunirse también por separado con un importante asistente del presidente ucraniano para presionarlo a abrir una investigación por presuntos actos de corrupción solicitada por Trump sobre su rival político demócrata, Joe Biden.

Si bien Giuliani ha ganado notoriedad como abogado personal del presidente estadounidense en el asunto ucraniano — tema principal de los procedimientos de juicio político contra el gobernante llevado en el Congreso — el ex alcalde y ex fiscal se ha convertido en uno de los abogados de Betancourt en el caso de lavado de dinero de Miami.

La contratación de Giuliani por parte de Betancourt fue reportada por primera vez el martes por el Washington Post, diario que presentó a Giuliani como un abogado potencialmente en conflicto al brindar “sus servicios a clientes extranjeros con intereses ante el gobierno de los Estados Unidos mientras trabaja en nombre del presidente”.

El abogado de Giuliani, Eric Creizman, declinó hacer comentarios en la historia del Post.

El abogado de Betancourt en Miami, Jon Sale, declinó hacer comentarios sobre el papel de Giuliani como co-abogado del empresario venezolano. En cuanto a la investigación federal de Betancourt, Sale le dijo al Miami Herald que Giuliani no había cometido ningún delito.

El Departamento de Justicia también se negó a comentar sobre Giuliani o su reunión con abogados federales.

No está claro actualmente si Giuliani continúa representando a Betancourt en el caso de Miami.

En los documentos de la corte federal de Miami, Betancourt no aparece identificado por su nombre, apareciendo solo como “Conspirador 2”, de acuerdo a fuentes familiarizadas con la investigación internacional de lavado de dinero.

Betancourt forma parte de una clase de hombres de negocios políticamente conectados con vínculos financieros con Miami y Nueva York que se han vuelto fabulosamente ricos gracias a los negocios obtenidos del régimen socialista de Venezuela.

El empresario cofundó una compañía eléctrica llamada Derwick Associates hace una década que ha cosechado miles de millones de dólares en contratos gubernamentales para una serie de nuevas plantas en Venezuela.

Con la fortuna acumulada, Betancourt no solo expandió su negocio a Estados Unidos, sino que también compró un penthouse en el Olympic Tower de Nueva York, además del castillo histórico y otras propiedades de lujo en España, según documentos judiciales. También ha alquilado aviones para sus negocios en Estados Unidos y una vez tuvo un apartamento de lujo en Miami, según los registros.

El caso de lavado de dinero en Miami acusa a un primo de Betancourt y a varios de los llamados boliburgueses, empresarios jóvenes y bien educados cercanos al régimen, de conspirar en un esquema de corrupción para desfalcar a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) de $1,200 millones.

Aunque Betancourt no es identifica directamente con su nombre, varias fuentes familiarizadas con la investigación aseguran que se encuentra entre la docena de conspiradores y funcionarios venezolanos no identificados que figuran en una denuncia penal.

Betancourt, de 39 años, y algunos de los otros conspiradores y funcionarios no identificados podrían ser agregados como acusados en el caso, según las fuentes familiarizadas.

Hasta ahora, nueve personas han sido acusados formalmente, con dos declarándose culpables y uno en espera de juicio. Los seis acusados restantes, incluyendo al primo de Betancourt, Francisco Convit Guruceaga, son considerados como fugitivos por la Oficina del Fiscal Federal de Miami.

Thor Halvorssen Mendoza, presidente de Human Rights Foundation, ha estado advirtiendo sobre las operaciones de Betancourt desde el 2012, demandando al empresario de defraudar al pueblo venezolano de miles de dólares.

“La contratación de Giuliani tiene mucho sentido”, dijo Halvorssen a El Nuevo Herald. “No es sorprendente.”

“El señor Betancourt entendió una cosa muy claramente en su tiempo de emprendedor sin dinero en Venezuela: Todo se trata de tener conexiones con la cúpula del gobierno y de las cortes”, dijo Halvorssen. “Y naturalmente, de la misma manera que fue directamente a la cima de PDVSA y del Ministerio de Energía y del Ministerio de Electricidad en Venezuela, fue directamente a la cima en los Estados Unidos…. Cuando [Barack] Obama estaba en el cargo, contrató a los mejores abogados demócratas. Ahora con Trump en el cargo, contrata a Rudy Giuliani “.

Las cortes federales de Miami, Houston y Nueva York llevan distintos casos de corrupción y lavado de dinero que involucra miles de millones de dólares desfalcado de la nación venezolana durante los 20 años que el chavismo ha gobernado en Venezuela.

La corrupción sin precedentes es una de las principales razones detrás del colapso económico del país petrolero que ha provocado una crisis humanitaria sin precedentes en América Latina y forzado a más de cuatro millones de venezolanos a huir de sus hogares.

Tomado de Talcualdigital.com y ElNuevoHerald.com

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: