CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaSalud

#CIENCIA Origen de los nuevos medicamentos para bajar de peso son conocidos, pero nadie sabe por qué funcionan

Los auditorios vacíos, los monstruos de Gila, los ejecutivos farmacéuticos resistentes y los enigmas que llevaron a Ozempic y otras drogas que pueden cambiar la forma en que la sociedad piensa sobre la obesidad.

De vez en cuando aparece una droga que tiene el potencial de cambiar el mundo. Los especialistas médicos dicen que lo último en ofrecer esa posibilidad son los nuevos medicamentos para tratar la obesidad: Ozempic, Wegovy, Mounjaro y más, que pronto podrían salir al mercado.

Es pronto, pero nunca ha existido nada parecido a estos medicamentos.

“Cambiadores de juego”, dijo Jonathan Engel, historiador de medicina y políticas de atención médica en Baruch College en Nueva York.

La obesidad afecta a casi el 42 por ciento de los adultos estadounidenses y, sin embargo, dijo el Dr. Engel, “hemos sido impotentes”. La investigación sobre posibles tratamientos médicos para la afección condujo al fracaso. Las compañías farmacéuticas perdieron interés y muchos ejecutivos pensaron, como la mayoría de los médicos y miembros del público, que la obesidad era una falla moral y no una enfermedad crónica.

Mientras que otros fármacos descubiertos en las últimas décadas para enfermedades como el cáncer, las cardiopatías y el Alzheimer se encontraron a través de un proceso lógico que condujo a objetivos claros para los diseñadores de fármacos, el camino que condujo a los fármacos para la obesidad no fue así. De hecho, gran parte de las drogas sigue siendo un misterio. Los investigadores descubrieron por accidente que exponer el cerebro a una hormona natural a niveles nunca vistos en la naturaleza provocó la pérdida de peso. Realmente no saben por qué.

“A todo el mundo le gustaría decir que debe haber alguna explicación u orden lógico en esto que permita hacer predicciones sobre lo que funcionará”, dijo el Dr. David D’Alessio, jefe de endocrinología de Duke, que consulta a Eli Lilly, entre otros. “Hasta ahora no lo hay”.

Aunque los medicamentos parecen seguros, los especialistas en medicina de la obesidad piden precaución porque, al igual que los medicamentos para los niveles altos de colesterol o la presión arterial alta, los medicamentos para la obesidad deben tomarse indefinidamente o los pacientes recuperarán el peso que perdieron.

La Dra. Susan Yanovski, codirectora de la oficina de investigación de la obesidad en el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, advirtió que los pacientes tendrían que ser monitoreados para detectar efectos secundarios raros pero graves, especialmente porque los científicos aún no saben por qué las drogas funcionan.

Pero añadió que la obesidad en sí está asociada con una larga lista de problemas médicos graves, como diabetes, enfermedad hepática, enfermedad cardiaca, cáncer, apnea del sueño y dolor en las articulaciones.

“Hay que tener en cuenta las enfermedades graves y el aumento de la mortalidad que sufren las personas con obesidad”, dijo.

Los medicamentos pueden causar náuseas y diarrea transitorias en algunos. Pero su efecto principal es lo que importa. Los pacientes dicen que pierden los antojos constantes de comida. Se encuentran satisfechos con porciones mucho más pequeñas. Pierden peso porque naturalmente comen menos, no porque queman más calorías.

Y los resultados de un ensayo clínico informado la semana pasada indican que Wegovy puede hacer más que ayudar a las personas a perder peso: también puede proteger contra complicaciones cardíacas, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Pero por qué sucede eso sigue siendo poco conocido.

“A las empresas no les gusta el término prueba y error”, dijo el Dr. Daniel Drucker, que estudia diabetes y obesidad en el Instituto de Investigación Lunenfeld-Tanenbaum en Toronto y asesora de Novo Nordisk y otras empresas. “Les gusta decir: ‘Fuimos extremadamente inteligentes en la forma en que diseñamos la molécula”, dijo el Dr. Drucker.

Pero, dijo, “Tuvieron suerte”.

Dr. Joel Habener en 2007.Crédito…Rubí Arguilla-Tull/Bloomberg News

En la década de 1970, los tratamientos para la obesidad eran lo último en lo que pensaba el Dr. Joel Habener. Era un endocrinólogo académico que iniciaba su propio laboratorio en la Escuela de Medicina de Harvard y buscaba un proyecto de investigación desafiante pero factible.

Eligió la diabetes. La enfermedad es causada por niveles altos de azúcar en la sangre y generalmente se trata con inyecciones de insulina, una hormona secretada por el páncreas que ayuda a las células a almacenar azúcar. Pero una inyección de insulina hace que el azúcar en la sangre caiga en picado, incluso si los niveles ya son bajos. Los pacientes deben planificar cuidadosamente las inyecciones porque los niveles muy bajos de azúcar en la sangre pueden provocar confusión, temblores e incluso pérdida del conocimiento.

Otras dos hormonas también desempeñan un papel en la regulación del azúcar en la sangre, la somatostatina y el glucagón, y entonces se sabía poco sobre cómo se producen. El Dr. Habener decidió estudiar los genes que dirigen a las células para que produzcan glucagón.

Eso lo llevó a una verdadera sorpresa. A principios de la década de 1980, descubrió una hormona, GLP-1, que regula exquisitamente el azúcar en la sangre. Actúa solo sobre las células productoras de insulina del páncreas, y solo cuando el nivel de azúcar en la sangre aumenta demasiado.

Era perfecto, en teoría, como un tratamiento dirigido para reemplazar las inyecciones de insulina tipo mazo.

Otro investigador, el Dr. Jens Juul Holst de la Universidad de Copenhague, tropezó de forma independiente con el mismo descubrimiento .

Pero había un problema: cuando se inyectaba GLP-1, desaparecía antes de llegar al páncreas. Necesitaba durar más.

El Dr. Drucker, quien dirigió los esfuerzos de descubrimiento de GLP-1 en el equipo del Dr. Habener, trabajó durante años en el desafío. Era, dijo, “un campo bastante solitario”.

Cuando solicitó a la Endocrine Society dar charlas, se encontró programado para el final del último día de las reuniones anuales.

“Todos se habían ido al aeropuerto; la gente estaba desmontando las exhibiciones”, dijo.

Desde finales de la década de 1980 hasta principios de la de 1990, habló en auditorios casi vacíos.

Lea artículo completo haciendo click aquí:

Comment here