Opinión

Ciudadanos pierden capacidad de influencia sobre decisiones políticas Por Johnny Galué

Desde hace un tiempo, muchas personas han decidido que estos nuevos actores, no son políticos, y se han constituido en un gran problema en nuestro país. Los diputados son un reflejo de esta realidad. No se puede entender si la crisis es política o  de representación en la que  vivimos.

Además, los datos refuerzan esta situación. Motivo por el cual, un porcentaje muy elevado de venezolano, por error e ignorancia  equivocadamente señalan a la clase política como el tercer gran problema de Venezuela y los últimos barómetros así lo reflejan, indicando que la clase política es su principal preocupación, la cifra más elevada de toda la democracia Venezolana. Al igual que en épocas pasadas, la combinación de esta crisis con casos de corrupción está resultando letal para nuestro sistema político. El problema no radica, por la falta de Unidad, sino por la Falta de PROPUESTA POLÍTICA, confiableformal y realizable.

  Estos actores, que ni son dirigentes ni políticos, se han constituido, en una “élite extractiva” que es incapaz de asumir su parte de responsabilidad en la crisis, puesto que ello, le alejaría de su principal interés, hacerse con la renta de los venezolanos. Esta élite, no son políticos y sólo un nuevo sistema electoral, de carácter mayoritario, nos prevendrían de este problema.

 Por un lado, revela una falta de profundidad en sus análisis. Aunque quizás este comportamiento no sea inocente y lo que están haciendo es evadir su parte de responsabilidad en la crisis. Por otro lado, las consecuencias para nuestra democracia pueden ser más que preocupantes.

También tienen su parte de responsabilidad los empresarios que se beneficiaron de las distintas burbujas empujaron al País a desregular los mercados. Son muchos los que se muestran incapaces de hacer un análisis certero de la situación actual. Además, si un papel cumplen los expertos en la sociedad es la de utilizar su cualificación técnica en generar análisis y opiniones mucho más formadas que las del conjunto de los ciudadanos. En cambio, muchos de estos expertos han optado por poner en el punto de mira a la clase política, cuando estos actores, NI SON POLÍTICOSPERO TAMPOCO DIRIGENTES, solo saben actuar para ganar. PERO NO SABEN GOBERNAR. Esto me lleva a pensar que quizás estos actores, no son los únicos que tienen la tentación de evadir su responsabilidad en esta crisis.

En los últimos años, nuestro sistema político ha perdido mucho de su poder representativo. Ya sea por el surgimiento de instituciones de escaso origen democrático, pero con un gran poder. Los ciudadanos estamos perdiendo parte de nuestra capacidad de influencia sobre las decisiones políticas.

Si los políticos son el problema, ¿cuál es la solución? Pensar que con un nuevo sistema electoral lo cambiaremos todo, revela un gran desconocimiento de cómo funcionan los sistemas electorales y de lo que sucede en otras democracias.

Se observa que ninguno de los actuales actores, es aprobado en la valoración de los ciudadanos y los niveles de confianza resultan similares, entonces deberemos de entender que la sociedad exige una propuesta política, concreta, creíble y realizable,

El discurso de estos actores, se ha  centrado lógicamente en la comunicación de campaña, marcada por tres premisa:

1)      El discurso político se ha desligado de la política legislativa: vivimos en una democracia sentimental. buscan la emoción como vínculo, motivando que la opinión pública reaccione más ante la emoción que ante los hechos. y las decisiones o las propuestas, menos trascendentes.

2)      Los actuales actores, con esto, no se enfrentan  ni se preocupan  por los discursos de otras formaciones ni sus potenciales consecuencias sociales. Donde pesa  más el argumento previo, que la capacidad de improvisación,  ningún de estos actores, ha sido capaz  de rebatir algunas de las mentiras que se compartieron en directo en cada diálogo y de eso se enteraron los venezolanos. Y por último;

3)      Se minimizan las voces disidentes dentro de los partidos y el resto de miembros, bajo estrategia coral, refuerzan el mensaje de los actores. 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: