#NoticiaEducación

Comunicado de la FVM Ratifica: LA NO INCORPORACIÓN AL INICIO DEL AÑO ESCOLAR

FEDERACIÓN VENEZOLANA DE MAESTROS

INICIO DEL AÑO ESCOLAR 2020 – 2021

La Federación Venezolana de Maestros y sus 27 sindicatos filiales, se dirigen a sus afiliados, a los trabajadores de la educación, al magisterio y a la sociedad civil en general, para fijar su posición, en relación al irresponsable llamado al inicio del año escolar 2020-2021 de parte del Ministerio del Poder Popular para la Educación, y sus ya acostumbradas improvisaciones y desaciertos, en modalidades mixtas: a distancia, virtual, online, semipresencial en franca violación al derecho a la vida de estudiantes, educadores, padres y representantes, a tal efecto exponemos lo siguiente:

  1. La Pandemia del COVID-19 Plantea Un Desafío Sin Precedentes para la Educación. La intención es que niños y adolescentes continúen estudiando en sus casas para no interrumpir su aprendizaje. En consecuencia  la UNESCO ha emitido una decena de consejos para hacer más eficiente ese periodo y garantizar la continuidad del aprendizaje durante el cierre de las escuelas. 
  2. Examinar el estado de preparación y escoger los instrumentos más pertinentes 
  3. Garantizar el carácter inclusivo de los programas de aprendizaje a distancia.  
  4. Proteger la privacidad y la seguridad de los datos 
  5. Aplicar soluciones a los problemas psicosociales antes de impartir la enseñanza 
  6. Planificar el desarrollo de los programas de aprendizaje a distancia 
  7. Proporcionar a los docentes y alumnos asistencia en cuanto a la utilización de las herramientas digitales 
  8. Combinar los enfoques adecuados y limitar la cantidad de aplicaciones y de plataformas 
  9. Establecer las reglas para el aprendizaje a distancia y dar seguimiento al proceso de aprendizaje de los alumnos 
  10. Definir el tiempo de duración de las unidades de aprendizaje a distancia en función de las aptitudes de autorregulación de los alumnos 
  11. Crear comunidades y favorecer los vínculos sociales 

Ahora bien, es cierto que en muchos países del mundo han restablecido las actividades educativas, aplicando las medidas y recomendaciones de la UNESCO, en Venezuela constituye un hecho notorio, público y comunicacional que el Estado, no tiene capacidad para dar respuesta a la crisis sanitaria de vieja data profundizada con la pandemia de COVID-19, mucho menos para cumplir estas recomendaciones. En primer lugar no se cuenta con servicios públicos eficientes para ofrecer a la población, agua potabilizada, electricidad, transporte, alimentación salud, menos servicios de comunicación a través internet, ni recursos tecnológicos computadoras, tabletas, teléfonos inteligentes para que este programa llegue a todos los hogares, en consecuencia, es un programa discriminatorio, porque solo tendrán acceso a él quienes cuenten con recursos económicos para subsidiar eventualmente un plan de datos a través de las operadoras privadas. Las propuestas que se promueven desde el Ejecutivo Nacional en materia educativa, están cargadas de improvisación y una exagerada dosis de falsedad para aparentar normalidad.

2. SIN SALARIO DECENTE NO HABRÁ TRABAJO DOCENTE. “El docente tiene un salario de hambre gana menos de 1.600.000 bolívares mensuales, que no le alcanza ni siquiera para comprar 2 Productos de la canasta alimentaria en la quincena, para tener un mínimo de calidad de vida. Lo que representa menos de 2 dólares quincenales lo que nos sitúa en el rango de pobreza extrema según lo que establece la Organización de las Naciones Unidas. Los docentes no están dispuestos a incorporarse a un nuevo año escolar en esas condiciones. La Organización Internacional del Trabajo, en ese sentido ha emitido unas Disposiciones Fundamentales de las normas internacionales del trabajo pertinentes en el contexto del brote de COVID-19, proporcionan una base de probada eficacia para que las naciones puedan dar respuesta centradas en una recuperación sostenible y equitativa. En relación al salario, la norma expresa que los gobiernos deben promover la estabilización de los medios de vida y de los ingresos, a través de medidas inmediatas para el empleo, la protección social, y el respeto de las convenciones colectivas, contrariamente El Ministerio del Poder Popular para la Educación no ha mostrado voluntad para atender la situación salarial del docente quien ha tenido que abandonar sus puestos de trabajo para dedicarse a otras actividades que le proporcionen ingresos suficientes.

 De allí que, Exigimos pago de la deuda de la Convención Colectiva del 280% con sus incidencias y recurrencia que adeuda el Ministerio de Educación. El salario del docentes no le permite ni siquiera alimentarse, y por ende el docente se encuentra desmotivado para incorporarse en el mes de septiembre al llamado a clases, ni por vía presencial, ni por vía online, por cuanto en este último caso, no cuenta con los recursos tecnológicos, ni con el dinero para adquirirlos.

Es impostergable la revisión de las clausulas económicas y sociales de la Convención Colectiva y actualizar la cobertura de los seguros HCM y funerario a los precios de hoy en día, los docentes estamos desprotegidos ante contingencias de salud o funeraria, no tenemos seguridad social. La Federación Venezolana de Maestros reitera la exigencia al Ejecutivo Nacional el equivalente a 600 dólares de salario.

Exhortamos a los educadores a no participar en ningún tipo de actividad que amerite salir de sus hogares, y poner en riesgo sus vidas exponiéndola al contagio de COVID-19. El llamado a los docentes en cuarentena es no asistir a las escuelas u otros lugares donde les convoque el patrono. La consigna es ¡QUÉDATE EN CASA!

Ante lo expuesto, la Federación Venezolana de Maestros y sus sindicatos filiales, hacen un llamado a toda la sociedad civil venezolana, a los educadores, padres y representantes a unirnos para exigir educación de calidad para nuestros hijos, para nuestros estudiantes, y calidad de vida para nuestros maestros, en el marco del estado de derecho y siguiendo los indicadores internacionales para hacer respetar el derecho a una educación digna, de calidad para todos y salarios decentes para los profesionales de la educación.

La Federación Venezolana de Maestros ratifica  LA NO INCORPORACIÓN AL INICIO DEL AÑO ESCOLAR por no existir las condiciones necesarias para ello, con apego en lo establecido, entre otros, en los artículos  83, 87, 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el artículo 53 numeral 5 de la Ley Orgánica para la Protección de las Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo  LOPCYMAT, La convenciones y contratos colectivos suscritos por el Ministerio del Poder Popular para la Educación y las Organizaciones Sindicales Nacionales del Magisterio y los Convenios Internacionales suscritos por Venezuela en materia del Trabajo.

La Federación Venezolana de Maestros, fiel a su tradición durante 88 años de lucha seguirá de la mano con los maestros, luchando por sus reivindicaciones y por una Educación pública y de calidad para todos.

POR EL COMITE DIRECTVO NACIONAL Y SUS

SINDICATOS FILIALES DE LA FVM

Prof. Orlando Alzuru M                                         Profa. Carmen Teresa Márquez

             Presidente                                                                 Sec. General

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: