#NoticiaInternacionales

Conmovedora historia de entrenadora de voleibol rescatada en edificio derrumbado

Sobrevive al colapso en Surfside con múltiples fracturas y se disculpa por faltar a las prácticas de voleibol

Deven González, de 16 años, juega en el equipo de su instituto, sobrevivió al derrumbe del condominio de Miami. Se recupera de múltiples operaciones por la fractura de una pierna. Su madre está hospitalizada con heridas graves, pero su padre está desaparecido.

Cuando los bomberos sacaron a Deven González, de 16 años, de los escombros del edificio que se derrumbó en Miami el 24 de junio, su primera reacción fue decirle a los rescatistas que tenía que competir en un importante torneo de voleibol dentro de unos días.

González vivía con sus padres en la novena planta de Champlain Towers South. Ella y su madre, Andrea González, cayeron varios pisos antes de ser rescatadas en el quinto piso, según contó su entrenadora Amy Morgan.

Su madre también logró sobrevivir y fue sacada de los escombros; sigue hospitalizada con heridas graves. Su padre, el abogado Edgar González, se encuentra entre los más de 120 desaparecidos. La hija mayor de la familia, Taylor, no estaba en el edificio en el momento del derrumbe.

Todo el mundo de la joven superviviente gira en torno al voleibol de playa. Forma parte del equipo de su instituto y también participa en otro equipo.

Aun en shock físico y emocional, desde la cama del hospital, donde ha sido sometida a múltiples operaciones por una fractura de fémur, se disculpó largamente con su entrenadora por haberse perdido el último entrenamiento.

«Le dije: ‘Vamos a centrarnos en ti ahora y no en el voleibol'», contó Amy Morgan a la AP, quien la describió como extremadamente decidida, apasionada e implacable en la búsqueda de sus objetivos.

No puede dormir y tiene pesadillas

Deven González estaba consciente cuando el edificio se derrumbó y durante todo su traumático rescate, dijo su entrenadora.

La chica recuerda los detalles vívidamente y tiene problemas para dormir, perseguida por pesadillas.

«No sé si ha asimilado todo por completo. Lo ha hecho y no lo ha hecho», dijo Morgan, que añadió que Deven no era consciente del alcance de la tragedia y de la atención mundial que ha recibido.

«Ella dice: ‘Mi padre sigue desaparecido. Mi padre sigue desaparecido'», dijo Morgan. «Se emociona mucho con ello».

La joven todavía no ha podido ver a su madre porque están en partes separadas del hospital, pero chateó brevemente por video con ella hace unos días, cuando su madre cumplió años y le quitaron la intubación, detalló Morgan.

Después de la intervención quirúrgica, la adolescente dio sus primeros pasos. «Va a ser un camino desagradable, duro y doloroso, pero creo que puede hacerlo», aseveró Morgan.

Joslyn Varona, amiga de la familia que ha publicado frecuentes actualizaciones en Facebook, dice que la hija mayor de los González, Taylor, ha sido una fuente de fortaleza para su madre y su hermana.

«Esta es una familia fuerte y maravillosa», dijo Varona. «Tienen mucha fe».

La madre de la joven, Andrea González, será operada de sus extensas lesiones esta semana, pero ha respondido cuando se le han hecho preguntas, dijo Varona en sus publicaciones de Facebook.

Padres en el entrenamiento, con rezos y llanto

«No ha habido ninguna noticia sobre Edgar», escribió Varona. «Seguimos rezando y esperando un milagro».

Varona dijo que ha establecido una campaña de escritura de cartas para animar a la familia.

Edgar y Andrea González estaban muy involucrados con los objetivos de voleibol de Deven, dijo la entrenadora. Su madre era como la terapeuta del equipo, siempre escuchando y animando a las chicas.

Edgar es un padre amable, gentil y jovial, dijo Morgan. Después de un torneo, ayudó a preparar un enorme banquete de barbacoa para el equipo.

La familia estaba a punto de irse a Orlando cuando el edificio se derrumbó. Edgar estaba tan emocionado que llevaba dos semanas haciendo las maletas.

«Son tan cariñosos, tan solidarios», dijo Morgan. «Veo que mucha de la fuerza (de Deven) viene de sus padres».

La tragedia ha sido difícil para el unido equipo de voleibol, que se reunió para la práctica el jueves por la noche y permitió que los padres participaran. Todos se sentaron en un círculo y se tomaron de las manos mientras rezaban. Muchos lloraron.

«Deven es una persona tan trabajadora y cariñosa», dijo el domingo su compañera de equipo Liyah Deveaux. «No podemos esperar a que se recupere. La queremos y la echamos mucho de menos».

Una página de GoFundMe ha recaudado más de 100,000 dólares para la familia.

«Realmente estamos tratando de ayudar y ser solidarios, pero nos sentimos absolutamente impotentes por no poder mejorarlo», dijo Morgan. «Todos y cada uno de nosotros estaríamos allí cavando entre los escombros. Si pudiéramos estar allí, lo haríamos».

Fuente Univisión

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: