#NoticiaOpinión

¿De dónde viene el dinero?Por Eduardo Martínez

Los expertos en economía y finanzas no logran explicar el origen del dinero que fluye en la economía venezolana. Un dinero que ilustra con mucha presuntuosidad la idea de una “recuperación” económica del país.

Este dinero sin embargo financia la construcción de edificios lujosos en el este de Caracas, y en las zonas pudientes de las ciudades del interior, compra costosos tickets para shows de artistas internacionales, y que, además, llenan obstentosamente los parqueaderos frontales de lujosos restaurantes.

Ese dinero que se gasta, debe venir por alguna parte. Los analistas no logran entender -aunque tienen sus sospechas- por cuanto las cuentas nacionales no soportan los gastos. Además, de que el ingreso de los venezolanos -con un salario mínimo de 25 dólares- tampoco cuadran las cuentas.

Ante este cuadro contable que no cuadra, ha surgido la investigación de la ONG Transparencia Venezuela, que esta semana ha cuantificado que “economías ilícitas generan ganancias de 9.400 millones de dólares al año”. Lo que repreesnta el 21% del Producto Interno Bruto (PIB).

Con ese elegante término: economía ilícita, Transparencia Venezuela ha construído un sinónimo de lo que se llama economía negra o subterránea. Lo que no es otra cosa que el dinero proveniente de delitos, que no tienen un origen transparente. Un dinero que se inyecta a la economía en simples o complejas operaciones de lavado.

Esta operación de inyección de dinero, ha sido alentada por la materialización del uso de dólares, ante la escasez del bolívar como medio de pago. Una circunstancia que es de la entera responsabilidad de las autoridades monetarias venezolanas, con la anuencia de los altos mandos de gobierno.

Transparencia Venezuela estima que el tráfico de drogas reporta ganancias de 4.919 millones dólares, 1.900 millones el contrabando de combustibles, y 825 millones la extorsión en los puertos. Además, de las ganancia de la minería ilegal, que reporta hasta 2.385 millones de dólares.

En donde el informe en cuestión se queda corto, es en el relativo a la enumeración de las bandas delictivas que estarían detrás de esta economía ilícita. No mencionan quienes son sus contrapartes.

editor@eastwebside.com

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: