#NoticiaInternacionales

El sector de petróleo y gas de Venezuela ve la peor crisis durante el 2020

El sector de petróleo y gas de Venezuela ya estaba atrapado en un círculo vicioso mucho antes de que el brote de COVID-19 creara una crisis económica mundial. Aunque todavía quedan varias empresas internacionales en el país, no están invirtiendo de manera relevante y tienen un personal mínimo.

El analista de GlobalData Oil & Gas, Adrián Lara, señala que es justo suponer que, para la mayoría de estos operadores, el mejor escenario sería esperar un cambio de gobierno que pudiera poner en marcha el sector bajo nuevas normas o leyes y mejorar sus términos de asociación con PDVSA. Sin embargo, la situación política del país parece no ir a ninguna parte en un futuro próximo, e incluso con un cambio de régimen, el sector del petróleo y el gas requerirá muchos años para recuperarse.

Lara explica: “El sector de hidrocarburos del país ha sufrido una crónica falta de inversión durante años, con notables repercusiones, incluyendo el año 2019, cuando el Gobierno de los Estados Unidos impuso sanciones al comercio de petróleo del país, su principal fuente de ingresos. Esto ha restringido efectivamente la capacidad exportadora del país, ha creado cuellos de botella operacionales y ha dejado al Gobierno venezolano, y a su NOC PDVSA, con cada vez menos medios para invertir en el sector”.

El resultado de todos estos acontecimientos ha sido una continua disminución de la producción de petróleo desde 2015, con una producción históricamente baja en mayo, reportada en 570.000 barriles por día (mbd), y con sólo una plataforma petrolera operando en el país.

Después de las sanciones de 2019, las exportaciones a China y la India compensaron de alguna manera la pérdida de los compradores estadounidenses. Sin embargo, durante el 2020, tanto la menor demanda de crudo en todo el mundo como el endurecimiento de las sanciones han reducido la capacidad de exportación a su peor nivel hasta la fecha. La disminución de las exportaciones ha dado lugar a un aumento de la utilización de la capacidad de almacenamiento del país, que tiene una capacidad operativa máxima estimada en menos de 40 millones de barriles. En consecuencia, la Faja del Orinoco ha experimentado recortes adicionales de la producción. La producción en esta zona se estima actualmente en 161mbd, cifra ya tres veces inferior a la de 2019.

“En cuanto al gas natural, se anunciaron algunos proyectos prometedores para desarrollar las vastas reservas offshore de Venezuela. De hecho, durante los últimos 5 años, las negociaciones entre el gobierno venezolano con las contrapartes de Rusia y Trinidad y Tobago han vuelto a poner en marcha estos proyectos.

Sin embargo, después de un empeoramiento del clima político y económico del país, estos proyectos están actualmente en suspenso”, señaló Lara.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: