CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaInternacionalesSucesos

EN CIRCUNSTANCIAS AÚN DESCONOCIDAS: Naman Wakil, venezolano acusado de corrupción en Miami muere mientras dormía

Naman Wakil, un empresario venezolano acusado en Miami de lavar parte de los cientos de millones de dólares que supuestamente ganó como parte de un esquema de corrupción, murió en la madrugada del lunes mientras dormía, dijo su abogado.

El juicio contra el venezolano tenía previsto comenzar en octubre ante cargos de que pagó millones de dólares a funcionarios venezolanos para obtener jugosos contratos del régimen socialista de Caracas entre el 2010 y el 2017.

Según la acusación federal, el empresario utilizó parte de sus fabulosas ganancias para invertir en propiedades de lujo en Florida, incluyendo el apartamento de la familia en Residences at Vizcaya en Hiawatha Avenue en Coconut Grove, así como en unidades en Brickell Avenue y en el afamado Porsche Design Tower en Sunny Isles Beach.

“El señor Wakil falleció mientras dormía ayer por la mañana”, confirmó el martes su abogado, Howard Srebnick.

Wakil murió en su casa, donde residía mientras esperaba el inicio de su juicio tras salir libre bajo fianza. Los detalles sobre la causa de la muerte son desconocidos.

Personas allegadas al caso dijeron que es muy probable que la acusación contra el venezolano sea desestimada, como suele suceder cuando el acusado fallece antes de que se celebre el juicio.

Aún cuando los presuntos actos de corrupción fueron ejecutados en Venezuela, Wakil, de 62 años, enfrentaba los cargos federales en Estados Unidos ante la sospecha de que invirtió parte de sus ganancias aquí.

Sus activos en Estados Unidos ascendían a más de $50 millones y, además de las propiedades inmobiliarias de lujo, también incluían un yate y un avión.

Wakil era uno de varios miembros de la clase empresarial políticamente conectada de Venezuela acusados en un tribunal federal de Miami de explotar relaciones íntimas con altos funcionarios de los gobiernos del ex presidente Hugo Chávez y del actual presidente Nicolás Maduro para enriquecerse a través de contratos gubernamentales inflados, préstamos lucrativos y esquemas de cambio de divisas.

La malversación de miles de millones de dólares del gobierno socialista de Venezuela, particularmente de su principal fuente de ingresos, la compañía petrolera nacional conocida como PDVSA, ha contribuido con el drástico colapso económico de la nación sudamericana que ha obligado a millones de personas a huir a países vecinos y a los Estados Unidos, dicen las autoridades estadounidenses.

Wakil, un empresario nacido en Siria, ganó notoriedad en 2016 cuando apareció en una serie de McClatchy sobre el escándalo de los Papeles de Panamá que expuso empresas ficticias secretas establecidas en cuentas bancarias extraterritoriales por los clientes adinerados de una firma de abogados panameña, Mossack Fonseca.

Las cuentas se crearon para ayudar a los clientes del bufete de abogados a ocultar dinero, realizar inversiones en el extranjero y evadir impuestos, según la serie de McClatchy.

En la primavera de 2015, según una de los artículos de McClatchy, un banquero de Citigroup con sede en Miami envió un correo electrónico a la firma de abogados panameña con una consulta sobre un cliente rico que necesitaba ayuda.

Los correos electrónicos filtrados de Mossack Fonseca identificaron a ese cliente como Wakil, un empresario con una fortuna de más de $400 millones con intereses comerciales tanto en Carolina del Norte como en Miami que quería reducir su obligación tributaria estadounidense y proteger sus activos de los acreedores, indica el memorando de su abogado.

La firma de abogados panameña propuso crear una serie de fideicomisos y sociedades offshore para el cliente.

Un año después, Wakil se vio envuelto en una controversia que lo vinculó a un general venezolano en una supuesta estafa de adquisiciones que, según los informes, generó $76 millones.

En 2019, Bloomberg describió a Wakil como un ex vendedor ambulante que acumuló una gran riqueza mediante la compra de productos cárnicos con descuento que se vendían a precios muy inflados al gobierno venezolano.

Wakil, que nació en Alepo, emigró a Venezuela y creció en el distrito de Petare de Caracas, uno de los barrios marginales más grandes del mundo.

Pasó de vender bienes en las calles a acumular una inmensa riqueza.

Fuente ENH

Comment here