#Noticia

Escenas bíblicas se están desarrollando ante nuestros ojos

Abraham tuvo dos hijos: Ismael, nacido de Agar, e Isaac, nacido de Sara. Había una clara tensión entre los dos. La tradición enseña que tanto Isaac como Ismael reclamaron el derecho del primogénito, cada uno reclamando legítimamente ser el primogénito de Abraham a través de sus madres.

Abraham no favoreció a uno sobre el otro. Esto se puede ver por la interpretación midráshica del mandato de Dios de que Abraham ofrezca a su hijo como sacrificio. El versículo en el Génesis (22:2) relata que Dios le dijo a Abraham, “Por favor, toma a tu hijo, el único que amas, Isaac”.

Esto no ayudó a Abraham a entender a quién se refería Dios, y le dijo a Dios, “Los amo a ambos”. Eso llevó a Dios a decir “Isaac”, directamente.

El amor de Abraham por Ismael, su verdadero primogénito, se puede ver claramente en dos versos. El primero ocurre cuando Dios le promete a Abraham que va a tener un hijo a través de Sara que será el receptor de sus bendiciones incluyendo la tierra de Israel.

La segunda ocurre cuando Sara quiere expulsar a Ismael de su casa debido al conflicto entre los dos hijos. La Biblia relata que “el asunto afligió mucho a Abraham” (Génesis 21:11) y no quiso separarse de Ismael. Sólo accede a hacerlo después de que Dios le instruye a escuchar a Sara, pero le consuela con la promesa de que hará de Ismael “una nación porque es su descendencia” (Ibid, 13).

A pesar de que Ismael es expulsado del hogar, la tradición judía (véase el Zohar sobre el Éxodo) enseña que en el mérito de que él y sus descendientes realicen el acto ritual de la circuncisión, se les dará el control de la tierra de Israel durante 1.300 años. (¡Es bastante notable que la Tierra Santa estuvo bajo el dominio musulmán la mayor parte del tiempo entre el siglo VII y el siglo XX!)

Este, según el Talmud es el significado detrás de las palabras “Abraham era viejo, de edad avanzada, y el Señor bendijo a Abraham con todo”. Amaba a Ismael y le dolía la distancia y el conflicto entre sus dos hijos. Su reconciliación fue la mayor bendición para Abraham.

La tradición enseña que es por eso que la Biblia dice que Abraham murió “a una buena edad”. Estaba en paz con el hecho de que sus dos hijos reconciliaron sus diferencias y aprendieron a llevarse bien, sobre la base del entendimiento de que Isaac heredaría la tierra de Israel.

Así pues, la reconciliación de Isaac e Ismael, con Ismael aceptando la presencia de Isaac en la Tierra de Israel, no fue simplemente una historia en el pasado, sino que predijo lo que sucedería en el futuro. ¡Predijo lo que sucedió esta semana!

Los acuerdos que se firmaron esta semana en Washington sirven como otro paso en el proceso de reconciliación entre los dos hijos de Abraham – una curación de las heridas que le causó gran felicidad en la vejez de Abraham y predijo lo que sucedería en las generaciones futuras.

“Los Acuerdos de Abraham” era el título perfecto para este evento, que demuestra que los acontecimientos que estamos experimentando con el establecimiento, el desarrollo y el éxito del Estado de Israel no sólo son históricos sino también el cumplimiento de las profecías bíblicas.


Comment here

A %d blogueros les gusta esto: