Internacionales

Colombia: Estudiante de Cúcuta hizo su sueño realidad al lograr realizar pasantías en la OEA

Yurgen Mario Carrascal cumplió el sueño de realizar las pasantías en la Organización de Estados Americanos (OEA), luego de recaudar los fondos que necesitaba para emprender el viaje y cubrir su estadía en Washington, Estados Unidos. 

El joven estudiante de noveno semestre de la Universidad Francisco de Paula Santander (UFPS), que fue seleccionado por la OEA para realizar el aprendizaje, creó una estrategia antes de su viaje para recolectar el dinero y no perder esta oportunidad. 

“Cuando lancé el vídeo donde decía que necesitaba recursos, pensé por dos días si era bueno o no, pero decidí hacerlo porque quería luchar por este sueño, y bueno, fueron muchas personas las que me criticaron, se burlaron de mí, pero fueron más las personas que me animaron a seguir y que de alguna u otra manera me apoyaron con los fondos”, detalló.

Yurgen recordó que la noticia que publicó La Opinión de Colombia hizo que muchas personas conocieran lo que él estaba haciendo y contribuyeron con fondos para cumplir su sueño.

El estudiante dijo que gastó aproximadamente 10 millones de pesos en las 11 semanas que estuvo en suelo americano. Aguas Kpital, la Clínica Medical Duarte, la Gobernación del Cesar, la Alcaldía de Valledupar, Centrales Eléctricas de Norte de Santander, la UFPS, sus amigos y familiares le donaron el dinero que necesitó. 

Experiencia en la OEA

Carrascal formó parte del grupo de 70 jóvenes (60 de América y 10 de Europa) que se postularon y fueron seleccionados para realizar sus pasantías en la OEA. 

Su trabajo en el Departamento de Sostenibilidad Democrática y Misiones Especiales consistía en diagnosticar la información del programa Interamericano de Facilitadores Judiciales.

“Este era un programa que lidera la OEA con 8 países de América Latina, y ahí observamos cómo estaban compuestos los departamentos de comunicación de cada uno de los organismos de justicia de estos países, además de realizar la planeación estratégica del equipo de prensa”, explicó. 

El estudiante afirmó que tardaron 6 semanas planeando y reconociendo que cada país tiene un escenario muy diverso de cómo se hace comunicación.

“El aprendizaje más importante fue que países como Costa Rica y Guatemala aún le apuestan a los formatos tradicionales de comunicación, por comprender que son países que aun tienen una población rural bastante significativa”, dijo.

Carrascal reveló que mientras estuvo adelantando la planeación en este programa, contactaba constantemente a sus docentes para pedirles consejos sobre lo que hacía. 

“Sentía que tenía mucha responsabilidad al estar compartiendo con personas que son importantes en el mundo. Me fui de Cúcuta a cumplir el sueño con la mente programada de que estaba representando a mi universidad y a mi país, y eso para mí fue muy importante”.

Así fue su día a día

Yurgen emprendió el camino a cumplir su sueño en agosto, los tiquetes de ida y regreso le fueron donados por las directivas de la universidad, por lo que en cierta manera le permitía ahorrar un poco más el dinero que recolectó.

“Tres días antes de viajar no tenía a donde llegar, los arriendos en Washington llegaban a los 3 millones de pesos, y no podía porque no me iba a alcanzar la plata, tuve que quedarme en Virginia donde me cobraron cerca de un millón de pesos”, contó.

De acuerdo con el joven, en Virginia, que es un estado que queda a dos horas de Washington, encontró una segunda madre que le brindó el apoyo y el cariño de una manera incondicional.

“Agradezco a la vida por mi mamá boliviana, Mary Peña, y a mis tres hermanas bolivianas, que me recibieron de brazos abiertos. Una de las cosas que más me marcaron, fue saber que esa señora descansaba dos días a la semana y esos dos días cocinaba para el resto de la semana y me daba una parte sin cobrarme, yo lo dividía para mis cinco almuerzos. De verdad que fue un apoyo muy importante”, recalcó.

Además, dijo que se sentía feliz porque en ese momento Washington estaba en verano y la temperatura alcanzaba los 25 grados, “la gente se moría del calor y yo era como rey del pueblo, me sentía fresco, Cúcuta nos entrena muy bien en ese sentido para tolerar el calor entonces, fue muy bonito esto”. 

Estar cumpliendo su sueño en EE.UU. le permitió conocer y disfrutar la cultura y el día a día de los ciudadanos en este país. Sin embargo, tuvo que dejar algunos ‘lujos’ que en Cúcuta obtenía, pues un almuerzo o un corte de cabello superaban los 70 mil pesos. 

“Un plato de pasta te valía 20 dólares, estamos hablando de más de 70 mil pesos, y en un Mc Donalds podías comer con 15 mil pesos colombianos. Cuando me quedaba fuera de casa escogía el Mc porque tenía que ahorrar”, dijo.

Otra de las cosas que Carrascal extraño de la ciudad cuando estuvo en Estados Unidos era el corto tiempo que utilizaba para transportarse desde su casa a la universidad. Para ir a Washington le tomaba dos horas de ida y dos horas de regreso, debía tomar dos buses y el tren para poder llegar a su lugar de trabajo. 

Al final del viaje y cuando tocó suelo colombiano se sintió agradecido por alcanzar su sueño.

“Uno a veces no hace las cosas por vergüenza, por pena, por el miedo al qué dirán y eso siempre lo tenemos presentes los seres humanos, y el mensaje es aprender a actuar con miedo, el miedo siempre está presente y hay que saberlo canalizar para salir adelante. Regresé a las personas que me apoyaron y les agradezco a ellos porque fueron la plataforma para cumplir este sueño”, afirmó. 

Por el momento, Yurgen está concentrado en terminar su proyecto de investigación que necesita para obtener su grado. Después, según dijo, planea estudiar una especialización o maestría que tenga que ver con cooperación internacional.

“Quiero visibilizar el país, que no se sigan vulnerando los derechos humanos y es muy importante que la persona que haga veeduría internacional conozca el conflicto y tenga bases para hacerlo.La verdad quede enamorado de esta experiencia”, puntualizó.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: