Nacionales

Ex Contralor Interno del Concejo Municipal de Maracaibo Nestor Rubio, obligado a huir a los Estados Unidos

A la redacción de este portal llega escrito del Dr. Nestor Rubio, desde los Estados Unidos recordando su caso, de hace unos siete (7) meses.

Según la narración del mencionado, se vio obligado a huir del país porque corría peligro su vida y la de su familia. Vale señalar que Nestor Rubio se desempeñaba como contralor interno del Concejo municipal de Maracaibo.

Aquí un resumen de su narración:

“El 31 de marzo del presente año a las 5 y 30 pm, después de culminan mis labores personales, llegando a mi apartamento de residencia, me interceptaron dos (2) camionetas 4 runner, una de color blanca y otra azul, más otros dos vehículos color blanco; bajándose de dichos vehículos 18 hombres supuestamente todos funcionarios y una mujer,  todos con armas largas y otras armas cortas, obligándome a bajar de mi camioneta”.

“Iniciando uno de ellos se dirigió a mi “Néstor Rubio te estamos buscando”. Pregunte al funcionario identificado con el apellido Oropeza, que si esa comisión era del FAES,  “Posteriormente después de darme unos golpes, me obligan a manejar mi camioneta con dicho funcionario montándose de copiloto, ordenándome que siguiera los vehículos que ellos utilizaban y le respondí que para donde me llevaba y dijeron sigue y no preguntes. Luego el funcionario me manifestó que era una orden de la vicepresidenta de la República Delsy Rodríguez, y que era una lista que había pasado a Caracas el alcalde de Maracaibo Willy Casanova, entre los que aparecen en la supuesta lista, mi nombre de Néstor Rubio, señalado de financista de las marchas y concentraciones que hacen la oposición especialmente el partido UNT, al cual pertenezco, además me decía el funcionario de apellido Oropeza. Que el sólo recibía órdenes directa de su jefe en el Zulia de organismo FAES y este a su vez del alcalde Willy Casanova, que me detuvieran a cómo diera lugar ya que el alcalde tenía que cumplirle a la vicepresidenta Rodríguez de montarle un expediente a algunos dirigentes de la oposición al régimen castro comunista, y en dicho expediente que se me señalaba de financista de las actividades que hace la oposición en Maracaibo y otras parte del estado Zulia; Además  responsabilizarme por los problemas de electricidad que sufría y sufre el estado Zulia, ya que ellos iban a decir que no era falla del deterioro y el mal mantenimiento de los equipos, sino que eran por saboteo que la oposición hacía y que yo Néstor Rubio era quien financiaba esas actividades al igual que apoyar las protesta que se hacían en contra del régimen de maduro. Luego de transitar por varias horas me llevan al comando regional del FAES, ubicado en los puertos de Altagracia en la costa oriental del lago de Maracaibo, Específicamente municipio Miranda del estado Zulia. Una vez llegados en dicho comando me llevaron con golpes y empujones por otros funcionarios que estaban en la comisión antes señalada, a una oficina, luego de dos horas apareció nuevamente el funcionario que se identificaba con el apellido Oropeza y otros dos funcionarios más diciéndome que ellos, solo cumplían órdenes, pero que ellos querían ayudarme salir del problema y yo le digo cuál problema, si el único problema que yo tengo es el que ellos me quieren inventar, y respondió Oropeza, Néstor déjate ayudar y le respondo y cómo me dejo, búscate 30 mil dólares y me los da en efectivo y yo le digo a mi jefe y al alcalde cuando llame si ya te detuvieron que no te hemos encontrado todavía y así darte tiempo a ti que te vayas del país, y yo le respondo que yo no tenía esa cantidad y que porque tenía que dar esa cantidad si yo no he hecho nada y seguía insistiendo dicho funcionario que el recibía órdenes y que tenían que montarme el expediente y enviarme a Caracas y que el quería evitar eso si yo le daba ese dinero. Al cabo de una (1) hora volvieron los funcionarios y diciendo que llamo el alcalde Willy Casanova preguntando por la situación y el funcionario me decía hasta hora yo he dicho que tú no estás en nuestras manos pero que decidiera cuánto podía darle a ellos. No me quedo otra manera de ofrecerle una cantidad menor y que la podía entregar en mi apartamento. Al día siguiente a las 2 de la tarde, a estos logró convencerlos y creer en mi ofrecimiento, y me dijeron que una vez que yo le diera ese dinero yo debía abandonar el país, ya que el FAES y otros organismos me buscarían en los días siguientes.  Una vez llegado a mi apartamento nuevamente en horas de la noche de ese domingo 31 marzo, decidí marcharme en un carro de un vecino en la madrugada,  para evitar salir en mi camioneta ya que al frente del conjunto residencial donde habitaba estaban apostados varios funcionarios esperando si yo salía en mi camioneta y me les podía ir, logrando así despistarlos y emprendí mi salida en un vehículo distinto al de mi propiedad. Posteriormente logre entrar el 1 de abril al vecino país( Colombia) por la frontera de Maicao. Y así residenciarme unos días en la ciudad de Barranquilla, hasta ver cómo se iba desarrollando la situación, y tenía fe que lograra solucionar con algunos dirigente políticos que mediaran mi situación”.

“Sin lograr solucionar mi situación, por el contrario cada día se hacía más complicado poder regresar a mi país, ya que arreciaron las persecuciones y amenazas hasta el punto de que mi familia especialmente mi pareja Jullitza Piña que tenía casi 6 meses de embarazo y nuestro hijo de 13 meses de nació. Ellos sufrieron varias amenazas y maltratos por parte de supuestos funcionarios del FAES.  En esos días de zozobra y temor que pudieran hacerle a mi familia algo malo, logre en el país de Colombia donde me encontraba a la espera que un amigo cercano al diputado Julio Montoya se reuniera conmigo en los días  del mes de mayo, que él visitará dicho país, logrando y una vez en dicha conversación me recomendó que era lamentable lo que me pasaba que ese era el modo de actuar la dictadura contra las personas que nos oponemos al régimen castro comunista, que utilizan las persecuciones, extorsiones, a través de “marramuncias” políticas, policiales, hasta jurídicas para lograr sus objetivos, que uno de ellos es hacer que los dirigente salgan de su país como hemos hecho muchos que no estamos de acuerdo con esa dictadura. Y el diputado me recomendó que no debía ir a nuestro país porque corría peligro ya que no pudieran ellos lograr en primer lugar la extorsión y luego la aprehensión por algo que ellos inventaría.  Teniendo la razón las personas que me informaban que cada día era más peligroso para mi regreso a mi Venezuela,  y unas de las razones que agudizaron mi regreso fue el día 3 junio del presente año, cuando unos funcionarios con pasamontañas se apersonaron a mi apartamento obligando a mi pareja Jullitza Piña a que les abriera la puerta y la lograron tirar al piso sin importarle que estaba embarazada y mucho menos condolerse de los gritos y llantos de nuestro hijo Pablo Andrés, diciéndole palabras obscenas y amenazando que si no decía dónde estaba yo escondido le iban hacer los peor que ella se podía imaginar, además le preguntaban donde estaba las computadoras donde tu marido Néstor Rubio almacena las información de la lista, de compañeros del partido de oposición que utiliza para convocar a las protesta y marchas en contra la dictadura. Después de varias horas de humillación, amenazas y maltratos físicos y psicológicos se marcharon dejando destrozados varios muebles del apartamento. Vista esta situación mi pareja Jullitza Piña se logro comunicase con un amigo en común para que me informara lo sucedido. Decidiendo lo mejor para toda mi familia logre el 4 junio de este años en curso saliera escondida en un vehículo al vecino país Colombia donde me encontraba. Y una vez reunido en familia logramos hacer varios chequeo médicos por su situación de embarazo y los afectos emocionales que le provocaron los funcionarios. Posteriormente en el país de Colombia recibíamos contantes amenazas vía celular que la dictadura de Maduro tenía funcionarios y colectivos filtrados en Colombia especialmente en la ciudad de Barranquilla y que con ellos y el apoyo de la guerrilla colombiana nos iban a matar. Por lo que decidimos irnos también de esa ciudad y de ese país porque no sentíamos estar seguros y hoy en día nos encontramos en un país donde sentimos seguridad a nuestra integridad”.

“Además debo informarles que las  amenazas siguen por parte de los aliados del alcalde de Maracaibo Willy Casanova, este señor que pertenece  a la dictadura venezolana, su odio hacia mi persona no solo es porque soy dirigente político de la oposición venezolana sino también que yo trabajaba como Contralor Interno de la cámara municipal de Maracaibo, donde gane por concurso de credenciales y al no poder ellos obtener ese cargo que les serviría para ampliar su corrupción a la hora de aprobar sus actuaciones al margen de la ley en dicha cámara municipal. Utilizaban amenazas en contra de mi persona y del personal adscrito a la oficina. Nos obligaron a renunciar. Donde antes de hacerlo logre sacar algunas pruebas de corrupción que hacen los concejales para facilitarle el mal manejo de la administración como malversación de fondo y el propio peculado de uso”.

El caso de Nestor Rubio, ex funcionario municipal y profesor de postgrado en la Universidad Rafael Belloso Chacín, es uno de tantos como muchos venezolanos, que han debido huir del país porque peligraba su vida y la de su familia.

Esta redacción hace constar que este relato, fue presentado anteriormente, hace meses cuando funcionabamos bajo otro nombre que motivado a los ataques digitales, esta fuera del sistema.

Esperamos que algún día la justicia aparezca en este lado del mundo, Caiga Quien Caiga.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: