#Noticia

Héctor Torres: Mejorar el servicio de recolección y descarga de desechos sólidos pasa porque el ciudadano concientice los procesos

Disponer la basura es, para el común de la gente, casi un acto reflejo. Millones de toneladas de desperdicios se eliminan a diario, y tras sacar la bolsa para que el servicio de aseo se la lleve, inicia un largo recorrido que implica inversiones importantes en maquinarias y en horas – hombre, que se mantienen las 24 horas del día, los siete días de la semana, los 365 días del año, porque el proceso de recolección y descarga de desechos sólidos no se detiene.

Si bien los servicios públicos son esenciales, quizás por desinformación, no los apreciamos en su justa dimensión. Es común un desconocimiento general del inmenso esfuerzo de ingeniería o la cuantiosa inversión de recursos técnicos, humanos y financieros que hay detrás de cada servicio, en este caso de la recolección de desechos sólidos.

La Fundación Construyen País conversó con el ingeniero Héctor Torres, reconocido consultor en materia de Aseo Urbano y Domiciliario y actual Gerente de Planta del Relleno Sanitario La Bonanza, sobre este largo y complejo proceso, a propósito del proyecto “Promoción de la Organización Comunitaria para Mejores Servicios Públicos” (PROCO+SP), que adelantan de manera conjunta la institución y el Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV), para constituir los Comités de Usuarios y brindarles asesoría legal, asistencia técnica y apoyo comunicacional, a los fines de impactar positivamente la realidad de los servicios públicos en cada comunidad.

Torres está claro que la participación ciudadana es condición sine qua non para elevar la calidad de los servicios públicos. “Los usuarios deben estar al tanto del funcionamiento desde el punto de vista operativo, de los servicios públicos en nuestro país, ya que solo así podrán juzgar con conocimiento, si estos servicios funcionan correctamente o si tienen problemas que estén asociados a las empresas operadoras o a algún otro organismo”, apuntó.

El acceso oportuno y la prestación de servicios básicos son fundamentales para garantizar elevados estándares de calidad de vida. La pobreza trasciende a la condición económica, porque más allá del poder adquisitivo o nivel de ingreso familiar, se considera que está en condición de marginalidad – es decir, al margen de condiciones mínimas de vida –, quienes no tienen agua, electricidad o reciben un servicio precario. Lo mismo ocurre con un servicio tan importante como el aseo urbano y domiciliario.

Las comunidades organizadas y en general, los usuarios deben tener una compresión integral de lo que significa mantener limpia la ciudad, lo cual resulta de mucha utilidad para los gobiernos locales, las empresas operadoras y, por supuesto, para la propia comunidad.

Proceso de la basura

El ingeniero Héctor Torres nos expuso – a partir de su experiencia en Caracas y los Valles del Tuy –, el proceso que comienza en el momento en que el vecino coloca la basura en el punto de recolección hasta su disposición final en el relleno sanitario.

Cada paso depende de varias empresas privadas u organismos públicos, los cuales cumplen funciones específicas dentro de todo este entramado que le permite a cualquier ciudadano “botar la basura”.

En el área metropolitana de Caracas, según sea el municipio, “un camión o compactadora, retira de los contenedores o de cada vivienda la basura depositada por las personas. Posteriormente se lleva a la planta de transferencia ubicada en Las Mayas para que los camiones contratados para tal fin, realicen la carga de los desechos y los transporten hasta el relleno sanitario en La Bonanza. Allí nuestro personal especializado, recibe y controla la disposición final en las celdas preparadas para esta actividad”, dijo Torres.

Recolección

Sobre los factores que determinan el diseño de la ruta, así como los horarios y puntos de recolección, indicó que están diseñadas de tal manera que permita hacer un barrido de toda la ciudad en forma periódica.

Los factores determinantes en la planificación están asociados a la densidad poblacional en el caso residencial y zonas populares; o a la concentración de industrias y comercios que generan mayor cantidad de desechos.

En cuanto a las características y equipamiento de los puntos de recolección para cumplir con los estándares internacionales, el gerente general del relleno sanitario de La Bonanza, explicó que las zonas populares deben contar con puntos de recolección y contenedores.

Históricamente, no todos los puntos de recolección están señalizados ni todos tienen contenedores. Pero sí deberían contar con estos dos aspectos, ya que de alguna manera ayuda a concientizar a la población sobre los lugares específicos para colocar los desechos. Uno de los cambios que debería realizarse a nivel nacional para cumplir con los estándares internacionales, es la colocación de contenedores o cestos donde pueda depositarse la basura de acuerdo con su clasificación”, recomendó.

Asimismo, señaló que en el proceso de recolección, se utilizan principalmente compactadoras y camiones acondicionados de diferentes tamaños porque algunos sitios de recolección están en áreas estrechas o de difícil acceso.

También hay que tomar en cuenta las típicas cuadrillas, conformadas por personas que ayudan en la recolección de desechos y limpieza de vías, principalmente en aquellos lugares en los que no hay contenedores.

Otro punto importante a tener en cuenta es que con el crecimiento sostenido que existe en la capital, las unidades recolectoras resultan insuficientes para cumplir sus funciones, por lo que deben contratarse camiones tipo volteo en los cuales, el personal que acompaña a la unidad, coloca las bolsas para ser trasladadas hasta la estación de transferencia en Las Mayas.

Estación de transferencia Las Mayas

El ingeniero Torres explica que buena parte de los desechos sólidos que se recogen en el Área Metropolitana de Caracas se llevan a la estación de transferencia ubicada en Las Mayas, punto intermedio entre la capital y el relleno sanitario en La Bonanza.

El relleno sanitario está en la autopista Francisco de Miranda en la vía hacia Charallave y es una distancia larga para recorrer con las unidades recolectoras, más delicadas que los camiones que usualmente hacen el trayecto”, explicó.

En el caso del municipio Libertador, este tiene un área muy extensa y no hay suficientes unidades para realizar la recolección y trasladar los desechos directamente hasta La Bonanza, por lo cual la utilización de la estación de Las Mayas permite agilizar las labores de las unidades compactadoras. En municipios más pequeños como Chacao, esta condición ayuda a que puedan trasladarse directamente hasta el relleno.

En la estación de transferencia Las Mayas, existen instalaciones básicas que permiten cumplir con sus actividades diarias.

Al entrar las unidades recolectoras, pasan por un área de pesaje donde se encuentran unas romanas que permite determinar los pesos de entrada y salida de cada camión.

Luego están los patios de recolección de gran tamaño, en los cuales se disponen los desechos que van llegando a lo largo del día, los cuales son agrupados con maquinarias que se utilizan para la carga de los camiones que harán el traslado final hasta La Bonanza.

Algunas de las maquinarias utilizadas en estas labores son Jumbos y el cargador frontal o Payloader, y todas reciben mantenimiento periódico en el área de taller.

Adicionalmente, están las áreas de oficinas donde se lleva toda la información necesaria del proceso diario, así como las demás actividades administrativas inherentes a la estación.

Relleno sanitario La Bonanza

De la estación de transferencia, los desechos sólidos son transportados al relleno sanitario a través de camiones del tipo volteo, como los Iveco 380 o 420, los tipo Toronto y las llamadas volquetas.

El relleno sanitario es una extensión de terreno amplia, con ciertas condiciones topográficas, acondicionada para recibir los desechos sólidos, de tal forma que con el paso del tiempo se logre el proceso de degradación sin que esto afecte el medio ambiente del entorno.

Para realizar este proceso, se divide el terreno en varias áreas, llamadas celdas, las cuales deben impermeabilizarse con mantos del tipo geotextil, capaces de contener los líquidos producidos durante la descomposición o degradación de los desechos y que se llaman lixiviados”.

De igual manera se construyen diques de contención para estabilizar las terrazas que se forman durante el crecimiento de la celda a medida que se realiza la disposición de los desechos, los cuales son distribuidos en capas alternas con tierra.

Este procedimiento se realiza en forma recurrente hasta llegar a una cota final establecida en el proyecto y en el cual se determina la ubicación de los drenajes tanto para las aguas de lluvia como para los lixiviados. Asimismo se toman en cuenta las pendientes de los taludes y por la altura de la terraza se deben construir franjas horizontales o vías intermedias de estabilización llamadas bermas. Se colocan chimeneas para permitir la expulsión de los gases generados en la degradación de los desechos.

Aquí se utilizan maquinarias como Jumbos, tractores del tipo D8 o D9, Payloader, compactadora con rodillo dentado tipo 826 (pata de cabra), motoniveladora, vibro-compactadora de rodillo, camiones para transportar la tierra, un camión cisterna para el riego permanente de la celda a fin de evitar que se pierda la cobertura con la tierra por la acción del viento, ayudar en el proceso de compactación de la cobertura y/o facilitar la circulación de los camiones, compactadoras y demás maquinarias”.

Campañas de concienciación

Para el gerente de La Bonanza, además de cestos de basura y una adecuada señalización, hay que colocar una mayor cantidad de contenedores en aquellas zonas en que la basura es recogida por cuadrillas e incrementar la frecuencia de recolección en las urbanizaciones, aunque en los últimos tiempos se nota un mayor esfuerzo en este aspecto.

Es necesario incrementar las cuadrillas y las unidades automáticas para la limpieza de calle, no solo por las autoridades municipales sino también por las contratistas, ya que esta limpieza periódica evita que se tapen los drenajes y alcantarillas”.

Por último, hizo hincapié en las campañas continuas de concienciación y aprendizaje de la poblaciónpara que, al tener contenedores y cestos, la basura sea separada según su clasificación en envases de vidrio, aluminio, plástico, cartón o papel y el resto de los desechos. “Esto se está haciendo en algunos sitios, pero es apenas el comienzo de lo que debemos llegar a ser como usuarios de este tipo de servicio. De esta forma, la labor de recolección y reciclaje sería mucho más sencilla y efectiva”, enfatizó.

Finalmente, el especialista indicó que informar a la colectividad cómo funcionan los servicios públicos es un paso al frente, porque “cuando la población entienda que el trabajo de limpieza y recolección es una tarea en la que todos debemos poner de nuestra parte, definitivamente lograremos tener una mejor calidad de vida para nosotros y nuestros hijos”.

NOTA DE PRENSA / FUNDACIÓN CONSTRUYEN PAÍS / CNP 7.614

RELLENO SANITARIO LA BONANZA / FOTO CORTESÍA

Los invitamos a visitar nuestra página web https://construyenpais.com/https://construyenpais.com/hector-torres-mejorar-el-servicio-de-recoleccion-y-descarga-de-desechos-solidos-pasa-porque-el-ciudadano-concientice-los-procesos/

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: