CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaInternacionalesJudiciales

#INSOLITA Decisión: Fiscales de Miami desestiman caso de $1,200 millones contra banquero vinculado a red de lavado en Venezuela

Fiscales federales en Miami desestimaron sin dar razones un caso de lavado de dinero venezolano por valor de $1,200 millones con vínculos en el área de Miami contra un banquero en Uruguay.

En una decisión poco común, fiscales federales en Miami retiraron un caso penal contra un banquero uruguayo que fue acusado de ayudar a empresarios con conexiones políticas a lavar $1,200 millones que, según las autoridades, fueron esquilmados de la compañía petrolera estatal de Venezuela y luego invertidos en Europa y el sur de la Florida.

Marcelo Federico Gutiérrez Acosta y Lara fue acusado con otros en 2018 de confabularse para lavar dinero al mover los ingresos de enormes préstamos a Petróleos de Venezuela (PDVSA) a través de un lucrativo sistema de cambio de divisas a Malta, Suiza y Miami durante el gobierno del gobernante venezolano, Nicolás Maduro.

Gutiérrez fue uno de los 12 acusados en el caso de alto perfil en el que los fiscales alegan que la red venezolana pagó millones de dólares en sobornos a funcionarios de PDVSA para hacer préstamos altamente rentables a la compañía petrolera nacional.

Los préstamos se hicieron en bolívares y los pagos en dólares y euros, mientras se lavaban a través del sistema de cambio de divisas favorable del gobierno venezolano para magnificar los beneficios.

Hasta ahora, cinco acusados, entre ellos tres funcionarios de PDVSA, un banquero venezolano y un gestor de fondos de Miami, se han declarado culpables y han sido sentenciados a prisión; otros seis acusados, incluido el cabecilla venezolano, están en libertad o enfrentan juicio.

No está claro porqué los fiscales federales retiraron la acusación contra Gutiérrez, el duodécimo acusado. La orden de desestimación del gobierno, firmada por la jueza federal de distrito Kathleen Williams el mes pasado, no ofrece ninguna explicación. El lunes, un portavoz de la fiscalía de Miami declinó hacer comentarios.

Tardaron demasiado en liberar al banquero, dice su abogado

El abogado defensor de Gutiérrez, Bruce Udolf, un ex veterano fiscal federal en el sur de la Florida, dijo que su cliente nunca debería haber sido incluido en la acusación original o en la denuncia penal inicial porque no tuvo ningún papel en la presunta trama venezolana de lavado de dinero.

“Me alegro de que finalmente hicieran lo correcto, pero es una pena que hayan tardado tanto”, dijo Udolf al Miami Herald el viernes, añadiendo que la inercia del Departamento de Justicia y una rotación de los fiscales del caso contribuyeron al retraso.

“Esto tomó cinco años de la vida de mi cliente”, incluyendo negociaciones con fiscales federales en Sudamérica.

En un principio, los fiscales alegaron que Gutiérrez había acordado lavar parte de los fondos de los préstamos venezolanos a través del Vestin Bank International, con sede en Puerto Rico, del que había sido director. Pero la transferencia nunca se produjo.

Según la denuncia penal, el cargo de conspiración contra Gutiérrez se basó en conversaciones que el banquero supuestamente mantuvo en reuniones de 2017 con un informante confidencial federal que se hacía pasar por representante de un cliente potencial que buscaba lavar dinero a través de Vestin Bank.

Según la denuncia, las transacciones nunca ocurrieron porque el cliente, un funcionario de PDVSA que luego se declaró culpable en el caso, decidió no transferir dinero a través de Estados Unidos. Pero Udolf dijo que esa versión oficial era inexacta.

Más bien, dijo que Vestin Bank se negó a hacer la transferencia para el funcionario de PDVSA, Abraham Edgardo Ortega, después de descubrir problemas con los fondos del gobierno venezolano.

Desde entonces, Vestin fue adquirido por Standard International Bank y Gutiérrez no ha sido accionista desde agosto de 2018, dijo Standard en un comunicado, agregando que no tenía vínculos con las actividades anteriores de Vestin, no tenía vínculos con Venezuela y no tenía planes de ingresar al mercado venezolano.

Udolf también señaló que ciertos hechos de la denuncia en realidad exoneraban a Gutiérrez, señalando que un corredor de inversiones de Miami que luego se declaró culpable en el caso le dijo al informante federal que Gutiérrez no sabía sobre un esquema de sobornos que involucraba al funcionario de PDVSA cuando se le pidió que lavara dinero a través de Vestin.

“No, no, yo no le he dicho nada de nada, o sea, cero, cero, cero”, dijo el agente de inversiones, Gustavo Adolfo Hernández Frieri, al informante, según la denuncia.

Préstamos ficticios a una petrolera venezolana

El principal esquema de lavado de dinero del caso ocurrió a finales de 2014 con un préstamo ficticio a PDVSA que se reembolsó a través del sistema de cambio bolívar-dólar del gobierno, desviando $600 millones de las arcas de la petrolera estatal, según la acusación y otros documentos judiciales.

Ese dinero se trasladó a cuentas bancarias en Suiza y Malta, aunque la red de conspiradores usó a un socio con sede en Miami para lavar una parte de los fondos de PDVSA en Estados Unidos.

En 2015, la conspiración se había duplicado hasta alcanzar los $1,200 millones malversados a la petrolera nacional de Venezuela, según la acusación.

Mientras tanto, un socio se convirtió en un informante clave para las Investigaciones de Seguridad Nacional de Estados Unidos, incluso grabando conversaciones en reuniones encubiertas con algunos de los coconfabulados.

El informante del HSI no ha sido acusado en el caso de Miami.

El cabecilla acusado es el venezolano Francisco Convit Guruceaga, que supuestamente colaboró con otros empresarios influyentes para explotar a las administraciones ricas en petróleo del fallecido presidente Hugo Chávez y de su sucesor, Maduro, que también es sospechoso en el caso.

Mientras Convit y otros conspiradores siguen en libertad, cinco acusados han cooperado con las autoridades estadounidenses y se han declarado culpables de los cargos de conspiración.

En julio de 2023, un ex asesor general de PDVSA fue sentenciado a tres años tras admitir que aceptó más de $11 millones en sobornos por su papel de apoyo.

Álvaro Ledo Nass, abogado que también fue secretario de la junta directiva de PDVSA, recibió la orden de devolver el dinero de los sobornos al gobierno estadounidense como parte de la pena impuesta por el juez. También se le impuso una multa de $7,500.

El juez calificó la conspiración de corrupción extranjera de “cáncer que actúa como un virus”.

El año pasado, otro destacado abogado del Ministerio de Petróleo de Venezuela fue sentenciado a más de cuatro años de prisión. Carmelo Urdaneta Aqu’i, ex asesor jurídico del Ministerio de Petróleo y Minería de Venezuela, fue condenado por aceptar decenas de millones de dólares en sobornos e invertir parte de sus pagos ilícitos en un condominio en un rascacielos de Sunny Isles Beach y otros bienes inmuebles en la zona de Miami.

El juez Williams aprobó que los federales incautaran bienes por valor de $49 millones, incluido su lujoso condominio en la Porsche Design Tower en Sunny Isles Beach, dos apartamentos en Miami Beach y una cuenta bancaria en Suiza.

Anteriormente, fiscales federales y Homeland Security Investigations congelaron cientos de millones de dólares en activos bancarios e inmobiliarios pertenecientes a la docena de acusados.

El primero fue el banquero venezolano Matthias Krull, que se declaró culpable de conspirar para lavar parte del dinero de PDVSA oculto en cuentas bancarias europeas.

Krull pagó $600,000 de decomiso y cumplió una sentencia de un año y tres meses por su amplia ayuda a los fiscales federales.

En 2021, Ortega, ex director ejecutivo de planificación financiera de PDVSA, fue sentenciado a dos años y cuatro meses tras admitir haber aceptado más de $12 millones en sobornos que fueron transferidos en secreto a instituciones financieras estadounidenses y de otros países. Ortega también cooperó con los fiscales.

Ortega, quien se desempeñó como máximo responsable financiero de PDVSA entre 2014 y 2016, admitió que conspiró con el líder de la red de lavado de dinero, Guruceaga. Ortega también dijo que colaboró con el corredor de inversiones con sede en Miami, Hernández.

Hernández se declaró culpable de aceptar $12 millones de Ortega para invertir en fondos de inversión falsos en Estados Unidos para que las transacciones parecieran legítimas, dijeron los fiscales. Hernández fue sentenciado a casi cuatro años.

Fuente NHDM

Comment here