CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaInternacionales

INTERESANTE: Habitantes de Chicago podrán patrocinar a refugiados vía el programa “Welcome Corps”

El Departamento de Estado espera reclutar 10,000 patrocinadores privados para reasentar a al menos 5,000 refugiados durante el primer año del programa

os refugiados que buscan reasentarse en Estados Unidos son personas que huyen de sus países de origen debido a persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad o por pertenecer a un cierto grupo social o filiación política. Para ellos, el Departamento de Estado ha establecido un nuevo programa denominado “Welcome Corps” en el que ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales podrán patrocinar, de forma privada, a personas declaradas refugiadas por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) del Departamento de Seguridad Interior y a las que el gobierno haya aprobado para su reasentamiento en el país a través del Programa de Admisión de Refugiados de Estados Unidos (USRAP).

Los ciudadanos y residentes permanentes legales que tienen la capacidad de acoger a refugiados pueden postularse y formar grupos de patrocinadores privados de al menos cinco personas, los cuales ayudarán a los beneficiarios en los primeros 90 días de su estadía en Estados Unidos a aclimatarse a la vida de este país. Los patrocinadores privados aprobados desempeñarán el papel de agencias de reasentamiento tradicionales ayudando a los recién llegados a acceder a vivienda, orientación en la búsqueda de empleo y otras necesidades básicas, como alimentos, servicios médicos, educación y beneficios públicos para los que califican y, si tienen familia, en la inscripción de sus niños a la escuela.

El grupo que apadrine no necesita identificar a un refugiado en particular en su solicitud, ya que el equipo de “Welcome Corps” emparejará a los patrocinadores con los refugiados seleccionados para el reasentamiento en Estados Unidos.

“Welcome Corps” fue lanzado el 19 de enero de 2023 por el Departamento de Estado en coordinación con el Departamento de Salud y Servicios Humanos. El Departamento de Estado está financiando un consorcio de organizaciones sin fines de lucro con experiencia en reasentamiento, protección y bienvenida de refugiados para la implementación del mencionado programa.

En la primera fase del programa, los patrocinadores privados les serán asignados a refugiados que ya han recibido la aprobación del programa federal de asistencia a refugiados para su reasentamiento. En la segunda fase, que arrancará a mediados de 2023, los patrocinadores privados podrán identificar a refugiados para remitirlos al USRAP para su reasentamiento y apoyar a los refugiados que hayan identificado.

Se espera que los patrocinadores recauden alrededor de $2,275 para el reasentamiento inicial de un refugiado. Y el Departamento de Estado ya está aceptando solicitudes. Para más información visite la página web welcomecorps.org.

Los refugiados patrocinados llegarán a Estados Unidos uno o dos meses después de que los miembros del equipo de “Welcome Corps” aprueben la solicitud del grupo patrocinador privado. Se tiene previsto, que los primeros refugiados con patrocinio privado comenzarán a llegar a través de ese programa en abril próximo.

El Departamento de Estado espera reclutar 10,000 patrocinadores privados para reasentar al menos a 5,000 refugiados durante el primer año del programa.

Migrantes que cruzaron la frontera para pedir asilo acampan en El Paso, Texas. Su situación de solicitantes de asilo es diferente a la de los que tiene estatus de refugiado. (Getty Images)

“No debemos confundir generosidad con responsabilidad jurídica”

Para Óscar Chacón, cofundador y director ejecutivo de Alianza Américas con sede en Chicago, se trata de un programa que ha venido evolucionando a lo largo de, por lo menos, los últimos 10 años: “no es una idea única en Estados Unidos, es una idea que ha venido cobrando espacio en otros países del mundo… La idea básica es que personas ciudadanas, residentes, de países como Estados Unidos puedan efectivamente servir como patrocinadores de personas que buscan llegar a Estados Unidos por razones de protección humanitaria”.

Según Chacón, lo que no se sabe todavía con respecto al programa es si va a estar al alcance de todas las personas o solo de algunas que buscan protección humanitaria en Estados Unidos. “La mayoría de las personas que han estado llegando a Estados Unidos en los últimos años son precisamente personas de México, Guatemala, Honduras y El Salvador. La pregunta es si este programa realmente va también estar disponible para estos grupos nacionales, eso es algo que no sabemos todavía”.

Chacón apoya la idea de que se patrocine a personas en necesidad de protección humanitaria, pero le preocupa que “parecería que el gobierno estadounidense está apoyando la idea de que sean personas privadas quienes resuelvan el tema de las solicitudes de protección humanitaria en Estados Unidos, cuando en realidad el tema de la protección humanitaria fundamentalmente se trata de una responsabilidad de los gobiernos y no necesariamente de individuos privados… Yo creo que es una preocupación muy legítima. No debemos confundir la generosidad, la compasión de individuos específicos, con lo que significa la responsabilidad jurídica de un gobierno de honrar sus obligaciones en cuanto a protección humanitaria se refiere”.

En lo que respecta al programa “Welcome Corps”, Elvira Arellano, activista pro inmigrante de Chicago, dijo que en parte está bien la iniciativa de la administración del gobierno del presidente Biden, ya que básicamente lo que se busca “es salvar las vidas de las personas y ponerlas seguras aquí en este país”.

Por otro lado, Arellano hace énfasis en que se está viendo que el gobierno de Biden ha dejado a un lado el tema migratorio. “Nosotros queremos que el gobierno de Joe Biden volteé a ver a las familias que tienen más de 30 años aquí y que también necesitan tener un estatus legal en este país”.   

“Nosotros estamos buscando revivir nuevamente el tema migratorio, porque muchas de estas familias tienen por lo menos un hijo, o una persona que está registrada para votar, que vota y que salieron a votar en estas elecciones pasadas con la esperanza de un cambio en la política migratoria que beneficie a sus padres o alguno de sus familiares”, puntualizó Arellano.

Comment here