#NoticiaPolíticaSalud

La carrera de las vacunas para frenar el COVID-19

La carrera de las vacunas para frenar el COVID-19

La pandemia nos ha hecho cuestionar temas transcendentales en todos los aspectos.

Por una parte, es evidente que urge el uso de vacunas y todo tipo de cuidados para preservar la vida en general. Para ello han trabajado las farmacéuticas desde su creación. Es su razón de ser tanto como función social como comercial.

Es decir, la población mundial tiene necesidades y también a quienes proveen soluciones para cubrir esas necesidades.

¿Quiénes pueden hacer que esas necesidades sean cubiertas de manera justa, eficiente y al menor costo posible a la población? Los políticos y sus políticas, ¿Correcto?

Un gobierno democrático es, o debería ser, como un gran gerente de una empresa que tiene como objetivo maximizar el estado de bienestar en su país utilizando todos los recursos a su alcance.

Desde el inicio de la pandemia los gobiernos, teniendo información de que la crisis sería a largo plazo, no sólo debieron evaluar la prevención de contagios sino generar soluciones: fabricar vacunas. Y luego de un año de pandemia, no sólo ocuparse de la distribución de vacunas sino la producción de estas.

Concentrados en la distribución de vacunas lo que está planteado es que para frenar lo efectos desbastadores de la pandemia hace falta que muchas farmacéuticas produzcan muchas vacunas para ganarle en velocidad al avance de las mutaciones del virus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en mayo 2020 creó un procedimiento, de nombre  C-TAP, que consiste en que las empresas farmacéuticas compartan, voluntariamente, el conocimiento científico y tecnológico para la fabricación de las diferentes vacunas.

¿Se ha aplicado el C-TAP tras un año de una cantidad escandalosa de fallecidos a causa del Covid-19?

La respuesta es un estruendoso NO.

Esto responde a otro factor de gran importancia que es la licencia que tienen los fabricantes por su propiedad intelectual fruto de grandes inversiones en tiempo, esfuerzo y dinero para llevar a cabo investigaciones con tecnologías costosas.

Las empresas que han desarrollado las vacunas obviamente merecen recibir las ganancias y el reconocimiento por su labor.

Liberar las licencias es equivalente a expropiar inmuebles a inversionistas argumentando que ya tienen demasiado dinero. Aunque suene cruel, el negocio, la razón social que tienen las farmacéuticas es investigar para generar fármacos útiles a la humanidad. Así como el objetivo de las funerarias es prestar servicios mortuorios, suena horrible. pero cuanto más fallecidos más ingresos tendrán. Es ley de oferta y demanda, que no se puede prohibir sin coartar libertad, progreso y sin dejar de ser democráticos.

Obligar a ceder el fruto del trabajo se basa en un deseo de aplicar la “igualdad” quitando al rico para dar al pobre pero lo verdaderamente pobre es la capacidad de gestión de los políticos porque son los que deberían mediar entre los necesitados y los que proveen soluciones.

Que obliguen a las farmacéuticas a ceder años de trabajo a otras, que sea por la razón que sea, no han desarrollado las mismas bases de conocimiento y generado soluciones, no es democrático.

Especialmente si se evalúa la conveniencia de que esas empresas sigan realizando esa valiosa gestión ante otro tipo de afecciones que puedan presentarse a futuro. Más aún, si democráticamente se quiere dar mérito al que se esfuerza por ejercer su función social de la forma más eficiente, efectiva y honesta posible.

No hay que ser un gran estratega, ni tener muchos años de experiencia política para pensar que un buen gerente del bienestar de un país que tenga criterios democráticos y de verdadero progreso cuenta con otras herramientas para alcanzar un “ganar-ganar”. Pero para eso hace falta tener una visión de conjunto, no tener compromisos por debajo de la mesa y anteponer el bien común.

Los gobiernos podrían en lugar de castigar al que produce, crea e investiga, tomar acciones como estas. Algunas de efecto inmediato y otras a mayor plazo.

*Exonerar de impuestos a las farmacéuticas, durante la pandemia, para que los costos de sus productos sean menores.

*Contratar e incentivar la investigación científica siempre, no solo por la emergencia.

*Asignar a la población, de forma gratuita, una cantidad mensual de facilidades a la población para protegerse de la pandemia: mascarillas, geles, guantes, vitaminas que refuercen el sistema inmunológico. Al menos no cobrar el IVA por no tratarse de un bien de consumo convencional ni de uso voluntario.

*Aumentar en forma significativa el volumen de medios de transporte o la frecuencia del servicio para evitar aglomeraciones.

*Comprar las licencias a las farmacéuticas de los países que han desarrollado las vacunas. Desde que se presentó la pandemia hacer acuerdos para desarrollar en conjunto las vacunas comprando el resultado de las investigaciones previas para no partir de cero en el desarrollo de las propias. Prestando personal especializado en cooperación para fabricar las vacunas.

*Abrir un laboratorio local con personal bien formado que se tuvo que ir por falta de oportunidades o está desempleado.

¿De dónde se obtendría dinero para aplicar estas opciones?

 *Reduciendo significativamente el gasto público en altos cargos, muchos con funciones solapadas que hacen inoperante la administración pública. También a más bajo nivel disminuir cargos políticos y burocráticos excesivos. En España ha empeorado mucho la eficiencia ante el ciudadano para gestiones administrativas relacionadas con el gobierno.

*En el caso de España, administrar escrupulosamente los préstamos que ofrece la Unión Europea (UE). No utilizarlos para rescatar las empresas de los “amiguetes”. 

*Acuerdos de cooperación entre naciones. Proveer productos o servicios a cambio de material y personal médico de calidad. Especialmente para facilitar la gestión de la pandemia a países de escasos recursos económicos, pero con grandes recursos naturales.

Seguramente hay más acciones de parte de la clase política que a un ciudadano cualquiera se le ocurriría, pero, lamentablemente, no hay voluntad de parte de los encargados.

@ILONKADAS
Artículo hecho por @ILONKADAS
Humor gráfico, reflexiones, resúmenes de noticias y temas sociales

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: