CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaInternacionalesReligión

Lo he visto todo: Gioconda Belli asegura “Rosario Murillo busca convertirse en la sacerdotisa de una Iglesia inventada por ella”

Para la escritora nicaragüense Gioconda Belli, tras las redadas contra sacerdotes en Nicaragua está la mano de Rosario Murillo. (Foto Cortesía EFE)

La iglesia católica de Nicaragua sufre en estos días una feroz embestida de la dictadura, que podría dejar al país sin sacerdotes, consideran algunos analistas

El régimen de Daniel Ortega en Nicaragua mantiene en sus cárceles a 18 religiosos, entre ellos a siete monseñores, ocho sacerdotes y tres seminaristas. Todos, a excepción de monseñor Rolando Álvarez, han sido capturados en las últimas dos semanas como parte de la más feroz embestida que la dictadura ha emprendido contra la Iglesia católica de Nicaragua.

Para la escritora nicaragüense Gioconda Belli, tras la ola de detenciones está la mano de Rosario Murillo, esposa de Daniel Ortega y vicepresidente del país, quien aspiraría a instalar una nueva religión en Nicaragua, donde ella sea la sacerdotisa.

“Hace mucho pronostiqué que Murillo buscaba convertirse en la sacerdotisa de una Iglesia inventada por ella. Pregona el fin de quienes se interponen entre ella y ese Dios que ha hecho existir para sí misma e invoca para que avale su desalmado proceder. Su Dios no existe”, escribió Belli en la plataforma X.

Rosario Murillo ha mostrado una espiritualidad polémica en un país como Nicaragua donde el 80 por ciento de la población se considera cristiano, y el 56 por ciento de ellos dicen profesar la religión católica.

Entre la población, y en innumerables artículos periodísticos, se le ha llamado a Murillo “bruja”, “diabla”, “hechicera”, o “sacerdotisa”.

La actual vicepresidente de Nicaragua ha sido discípula del controversial gurú indio Sathya Sai Baba y es aficionada a colocar símbolos esotéricos como escudos protectores en sus espacios.

Unos 140 “árboles de la vida” plantó Rosario Murillo en toda Nicaragua.

Carga con múltiples anillos, pulseras y collares de diferentes colores y materiales que funcionan como talismanes, y levantó en todo el país unas 140 gigantescas estructuras metálicas que bautizó como “árboles de la vida” a un costo de 30 mil dólares cada una, según investigaciones periodísticas.

Murillo también intentó realizar un congreso internacional de brujos en Nicaragua en 1990, el cual no se realizó porque Daniel Ortega perdió el poder en las elecciones de ese año frente a Violeta Barrios de Chamorro.

El 24 de diciembre de 2006, poco antes de que Ortega asumiera de nuevo el poder en Nicaragua, Murillo abrió las puertas de su casa al entonces periodista de Canal 12, Arturo McFields, quien mostró por primera vez al público la abundancia de símbolos religiosos y esotéricos de diferentes culturas que mantiene.

“Yo admiro mucho el budismo en tanto que predica el desapego, el desprendimiento, el no apegarse a nada, porque uno no es eterno, uno es movimiento, la vida es eso, la vida es movimiento y uno debe de fluir con ese movimiento y uno debe de ser desprendido y saber que un día estás aquí y otro día estás allá, pero lo único que cuenta es que tu espíritu prevalezca”, dijo para explicar la presencia de una imagen de Buda en su sala.

La trasmisión televisiva también mostró una gran cantidad de ángeles y una figura del guerrillero Augusto C. Sandino, rodeado de candelas encendidas y sal.

“La sal en el día de Navidad, la sal atrae las cosas negativas, porque la sal es el mar, es el infinito, es la inmensidad, entonces esto te sirve para atraer las energías negativas y que no haya negatividad en el ambiente, que haya armonía”, explicó Murillo entonces.

Para el vocero de la Compañía de Jesús en Centroamérica, sacerdote José María Tojeira, “Ortega es un pobre hombre moribundo, Murillo una mujer enloquecida, ebria de poder, Laureano un cantor de ópera aficionado y presunto heredero del poder en Nicaragua. Los tres corruptos enriqueciéndose desde el poder. Persiguen a la Iglesia Católica mientras caminan hacia el fracaso”, expuso en X.

Este miércoles, sin referirse expresamente a los sacerdotes apresados, Murillo denostó en cadena de radio y televisión de medios oficialistas contra “aquellos que se proclaman personas de Dios”, a quienes acusa de ser “malvados” y “terroristas espirituales”.

“Estoy plenamente segura de que Dios no dispone malvados, mucho menos para pretender dar clases de moral. ¿Cómo van a dar clases de moral aquellos que han pregonado el mal y que han bendecido crímenes de odio?”, expresó.

“Cuando llega la hora amarga, cuando recibimos los frutos de lo que sembramos no debemos extrañarnos porque el amor con amor se paga, el bien con el bien se paga, el odio, la crueldad, la mala voluntad, también se paga”, añadió.

Murillo insistió que “todos podemos escoger entre el bien y el mal” y que “por sus frutos los conoceréis” para luego señalar que “los frutos en nuestro país son abundantes y por eso sabemos, conocemos, afirmamos que vivimos de la mano de Dios”.

La abogada e investigadora Martha Patricia Molina considera que Murillo tiene la obsesión “de creerse omnipresente, todopoderosa y eterna y hacer de su figura una deidad en donde todos los nicaragüenses deben de rendirle culto y adoración”.

Decenas de anillos, pulseras y collares, usa Rosario Murillo como talismanes protectores. (Foto La Prensa)

Molina ha publicado un informe sobre 75

0 ataques que ha sufrido la iglesia católica en Nicaragua desde 2018 hasta diciembre de 2023, y considera que este último año fue “el de más ataques en contra de la iglesia católica en el quinquenio reciente”.

Dice que “el ataque feroz” contra de la Iglesia a final del año se debe a varias situaciones, “que no excluyen otras que puedan tener”: “El miedo que los Ortega-Murillo tienen a la verdad que emana del Evangelio; a la actitud de los obispos y sacerdotes de no rendir pleitesía a Daniel Ortega y Rosario Murillo; a la posición de la iglesia de proteger a los perseguidos y desamparados; y a la obsesión enfermiza que acarrean desde los años 80 de desaparecer el catolicismo del país”.

Entre opositores y medios de comunicación independientes de Nicaragua se ha interpretado la redada de fin de año contra sacerdotes como un intento de Daniel Ortega para chantajear a El Vaticano y lograr un modelo de iglesia donde el régimen apruebe a los obispos, como sucede en China.

“No tengo la menor duda de que el recrudecimiento de la persecución a la iglesia Católica en Nicaragua es un intento de la dictadura por replicar el modelo del Partido Comunista Chino y, en menor medida, también el modelo cubano”, expuso el líder opositor nicaragüense Félix Maradiaga, en declaraciones al diario La Prensa. “Ambos sistemas comunistas, después de décadas de persecución a la iglesia, lograron imponer una serie de regulaciones a las iglesias de diferentes denominaciones que, en la práctica, en gran parte sometieron el ejercicio de la religión a los intereses de esos regímenes”.

Hasta ahora los 17 religiosos apresados en fin de año no han sido presentados ni se conoce su paradero ni los cargos que se les imputan. Para la abogada Martha Patricia Molina están en calidad de “secuestrados” en tanto no hay proceso formal en su contra.

Molina cree que Ortega podría estar armando otro paquete de sacerdotes para enviarlos a El Vaticano, tal a como hizo con 12 sacerdotes el 19 de octubre pasado.

https://www.infobae.com/america/america-latina/2024/01/06/gioconda-belli-rosario-murillo-busca-convertirse-en-la-sacerdotisa-de-una-iglesia-inventada-por-ella/

Comment here