#NoticiaNacionalesServicios públicos

Monumento a la desidia: En total abandono Parque Eólico de La Guajira en el estado Zulia

Para su construcción se dispusieron de al menos 600 hectáreas de extensión y más de 230 millones de dólares

El Parque Eólico de la Guajira en el estado Zulia, es otra de las obras del Gobierno nacional que luego de comenzada quedó para la historia. Ahora luce abandonada y desmantelada. El objetivo de esta construcción era liberar la región un poco la demanda en el servicio del Sistema Eléctrico Nacional.

El Parque Eólico La Guajira es un proyecto de aerogeneradores de electricidad ubicada en la parroquia Sinamaica del Municipio Guajira, del Estado Zulia. Para su construcción se dispusieron de al menos 600 hectáreas de extensión.

El proyecto para su construcción fue aprobado por el fallecido presidente Hugo Chávez y la comisión de Fuentes Alternas de la Corporación Eléctrica Nacional (CORPOELEC) en febrero de 2011, y comisionado a la empresa argentina Industrias Metalúrgicas Pescarmona S.A. (IMPSA).

Posteriormente anunciaron el inicio de la construcción a través de los medios de comunicación del Estado y los privados en el estado Zulia. Mostrando lo novedoso que sería la obra y porque liberaría la carga eléctrica del SEN. El cual, desde el año 2010 viene fallando en distintos estados de Venezuela, sobre todo en el Zulia por la alta demanda derivada de las altas temperaturas características de la región.

Millones de dólares perdidos

Los cuatro primeros aerogeneradores entraron en fase de prueba el 31 de octubre de 2012. ​ La fase 1-A completa entró en operaciones a partir del 22 de abril de 2013 con un total de 12 aerogeneradores de los 36 que establecía el proyecto inicial y que hasta ahí quedó y por el que fueron aprobados y cancelados más de 230 millones de dólares.

Pese a la inversión hecha y a la promoción por los medios, en 2016 ya el Parque Eólico no funcionaba, los 12 autogeneradores estaban inactivos por la falta de mantenimiento y revisión por parte de Corpoelec.

Parque Eólico en el olvido

El parque Eólico de la Guajira zuliana, se ha venido deteriorando con el pasar de los años ante la mirada indolente de la administración de Nicolás Maduro, los gobernadores Francisco Arias Cárdenas, Omar Prieto y los alcaldes de esa localidad. Todos del mismo partido político y quienes se supone deben informarle al presidente en turno, que la obra se estaba cayendo y la inversión de los más de 230 millones de dólares se estaba perdiendo.

En octubre del 2018 el Ministro de energía Mota Domínguez denunció que las estructuras las habían robado y manifestó que la empresa que ejecutaba la infraestructura IMPSA, enfrentaba una demanda por el abandono de los trabajos. Pero esta había entrado en default en el 2014.

Pero es que el estado en el que se encuentra el Parque Eólico no solo ha sido denunciado por la dirigencia opositora en el estado Zulia, sino también por cientos de ciudadanos quienes están afectados por el colapso en el sistema eléctrico en la región y que exigen servicios óptimos de calidad.

Cementerio de chatarra

El Parque Eólico se convirtió en un cementerio de chatarra. El hierro, las hélices y la gran parte de las estructuras están todas en el suelo. Poco a poco los delincuentes han desmantelado toda la obra, llevándose la gran mayoría de los equipos para venderlos en Colombia. Esto, según lo que han denunciado los habitantes del municipio fronterizo Guajira del estado Zulia.

El ingreso de personas para desmantelar y a robarse lo poco que queda es a diario. Porque en esa área no hay vigilancia de los cuerpos de seguridad del Estado y tampoco de la empresa Corpoelec. Esto, a pesar de que en distintas oportunidades los voceros del ejecutivo nacional reiteran que todas las instalaciones eléctricas están militarizadas para evitar “el sabotaje”. Un hecho que tanto han denunciado cada vez que se registra una falla en el sistema. Situación que a su vez, deja sin el servicio a gran parte de la población venezolana.

Según a los habitantes del municipio Guajira -quienes prefieren mantener el anonimato por seguridad- los encargados de desmantelar el parque eólico son miembros de grupos delictivos. Así como de bandas dedicadas al robo de material estratégico, para posteriormente llevarlo por las trochas hacia Colombia y revender todo en el vecino país.

Las 600 hectáreas dispuestas para la construcción del Parque Eólico de la Guajira, son ahora terrenos baldíos. Actualmente solo reina la desidia y el abandono. Esta obra inconclusa se convierte en otra más iniciada y sin concluir en territorio zuliano.

Fuente ElCarabobeño

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: