#Noticia

Del Discurso Político: Muere de Hambre Mi Nación Por José Cándido

Pa la leche que da la vaca, que se la tome el becerro, esta frase, que es acuñada comúnmente a los venezolanos, me la soltó un residente del mar de la felicidad, quien es administrador de un CDI, en el área metropolitana de la capital de un estado llanero, quien me agrego, esto no da pa mas, en su acento cuchichee, aquí ya no hay ni pa nosotros, no entendí que me quiso decir, a lo mejor ustedes si entiendan tal fraseo; y prosiguió el visitante antillano, aquí en este centro asistencial no hay medicamentos, ni insumos, no hay reactivos para rayos X, ni laboratorio, es que no hay ni comida ya, solo pasta y arroz y a veces ni eso, me quiero ir de aquí, no sé como ustedes llegaron hasta aquí; a lo que respondí, nadie aprende en pellejo ajeno.
Ciertamente los venezolanos pasamos de resistentes a extraterrestres que vivimos por la gracia de Dios, que no es malo, por cuanto debemos confiar en Dios y esperar en él; pero la realidad es que estamos en una situación muy crítica para unos, de muerte lenta para otros; y es que no podía ser de otra manera, con un salario integral que es el equivalente a 5 dólares y que el gobierno anuncia con bobos y platillo un aumento que causa, naucias y estupor en la población, no podía ser de otra manera por cuanto, la planificada y orquestada raquítica economía socialista DSSXXI, hoy nos llevo a que un cartón de huevos, cueste Bs. 300.000, un kilo de carne Bs. 280.000, un litro de aceite comestible Bs-180.000, un kilo de pasta, arroz y harina Bs. 120.000, como, con que podemos comprar si con ese sueldo apenas alcanza para arroz, pasta y aceite; pero no termina allí es que en nuestro país, para miseria nuestra, nadie se gana lo que se come, parece trabalenguas, pero no lo es, es lo que no toca vivir el día a día, de allí que la población en mengua poco a poco languidece en su propio sepulcro; viviendo solo de la esperanza de que podamos comer una vez al día.
No podía irnos peor con una hiperinflación que para el último trimestre del 2019, fue del 55%, según Cepal, y ya para presente fecha 15 de enero ya vamos bordeando el 61%, lo que ajusta el cinturón de los venezolanos, ya no porque se fajen bien a emprender con fuerza y vigor la faena; sino porque hay que abrirles un nuevo hueco a la correa, porque de lo contrario se nos caen los pantalones de lo enflaquecidos que estamos los venezolanos que no somos enchufados; pero es impresionante como los venezolanos hemos perdido masa corporal, con es obvio con esta inflación estamos imposibilitados de comer proteínas, la mayoría de nuestra población ya no tiene ingesta de carnes ni pescados, ni frutas ni hortalizas, mucho menos le alcanza para, el solo pensar en compra vitaminas que alimenten sus debilitados cuerpos; sin embargo hoy el usurpador comandante obrero en su presentación de su memoria y cuentos de camino, le anuncio al país que el 2019 fue el año de mayor crecimiento económico del país, cara e tabla, embustero, a eso le llamo yo, un tipo que no, se le puede llamar presidente, por su miseria humana, es simple, es un tipo pestilente carroñero, que odia a los venezolanos de bien, que odia a los que trabajamos con honor y justicia; que por el contrario vanagloria al flojo, al raposero, al bonero, al delincuente, a la trampa, el trinquete, el saqueo, el robo, el contrabando, el mercado negro, a eso se refería con el crecimiento del 2019; claro esta mientras alardeaba, con anillo de esmeralda, Rolex, cordón de oro, ceñido a la muñeca y teléfono japones de 1.500 dólares, con lo cual pudiéramos alimentar a unos cuantos niños y ancianos que mueren cada día, en un país de una clase política, toda socialista y comprometida con alargar la pobreza y hambre de los venezolanos.
El hambre cabalga en calceta y venezolanos aprovechándose de venezolanos, nos estamos sacando los ojos y dejamos el pellejo en tal cometido, sin importar que mientras nos sacamos las entrañas unos a otros, hay cientos de niños y ancianos hundidos en la desnutrición colectiva, miles y miles de hombres y mujeres en estado de abandono, harapientos producto de un sistema político que nos hunde cada día mas a lo hondo del abismo, sin que tengamos respuesta de esta clase política que solo le importa su beneficio personal, el de su familia y amigos cercanos al entramado de corrupción, que ostentan si ningún reparo, pero imagínense el cuento de los socialistas, en el 2020, si vamos hacer lo que debimos hacer en el 2019, que en realidad era del 2018, no me fuñan; con un guiado botado del palacio federal, porque ya solo es un condón al que hay que desechar por irresponsable y corrupto, y aun cuando pudo rectificar su corrupto proceder, él prefiere dedicarse a conquistar a tele sur; no podemos estar peor que peor, y la población que se ahogue en su esperanza, de que una vez conquistado telesur vamos a conseguir comida, empleo y liquidez monetaria; sin temor a equivocarme hay vientos que soplan que harán resplandecer la Aurora y los indígenas si saben de que hablo.
Vamos bien tenemos 3.700.000,00 milicianos para defender la patria de los gringos, con hambre y miseria con el socialismo me resteo, y para que no emigren de este suelo, le aumentamos el pasaporte en 6.010.696,88 la prorroga y 12.089.778.93 el pasaporte, solo por un momento imagines a esos viejitos de la milicia, envejecidos por que la vida y la revolución los ha maltratado con creses, en su miseria colectiva, con una caja Clap con 10 productos para 1 mes sin proteínas, con que fuerza, con que aliento defenderán a los ladrones de la Nación, como se marchan si ganan 5 dólares y el pasaporte les cuesta ya los 600 dólares, solo les queda seguir siendo miserables andantes que vende su alma y honra por una simple caja de carbohidratos que acentúan su hambre, desnutrición y pobreza colectiva en la que estamos envueltos todos.
La indigencia que estamos viviendo los venezolanos, créanme que no es por casualidad, o por que se equivocaran en las estrategias los economistas, o los planificadores hicieron un mal cálculo; NO, por el contrario, les reitero mi postura en el tiempo, fue bien orquestada nuestra pobreza, fue bien diseñadas, nuestras penurias, fueron milimétricamente muy bien ejecutadas, las políticas de necesidad y estrechez para los venezolanos, solo que la mayoría fueron emborrachados por el socialismo y los que lo vimos, nos llamaron envidiosos, mal perdedores, el resultado fue aun de mayor monta, el comunismo entro en el negocio a los socialista, a quienes nosotros le dimos la confianza de defensa, e hicieron el asalto al país, que hoy se traduce en hambre y más hambre.
Necesitamos un país de satisfacción y tranquilidad; para ello es necesario ir pensando de manera determínate, en cambiar por completo la clase política imperante, gobierno y oposición cupular, ambos socialistas caimanes del mismo charco de corrupción; fomentando los nuevos liderazgos regionales, por allí encaminamos el hilvanar político; debemos contemplar con mucha seriedad y conciencia Republicana implementar la pena de muerte para los políticos corruptos y otros delitos, a lo mejor con efecto retroactivo; pero al unisonó un plan de contingencia económica que le permita a los venezolanos volver a comer, tener medicinas y los servicios básicos, para reimpulsar la reconstrucción de nuestra nación, estamos famélicos físicamente, pero muy fuertes en nuestro espirito de venezolanista y daremos la gran pelea por el futuro de las nuevas generaciones quienes merecen un mejor destino, al que hoy en desigualdad vivimos unos muchos, por la vil culpa de unos tantos pocos y muchos; tenemos un corazón fortalecido porque llevamos la presencia y la grandeza del creador quien nos hará victoriosos por ser descendientes de Israel. Vamos Venezuela despierta la aurora.
Dios y soberanía
MovCívicoRepublicanodVnla@gmail.com.

                 José Cándido

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: