#NoticiaReligión

Muere un hombre grande del Zulia: Monseñor Ocando Yamarte, lleva sus «bombolones» a «Chucho»…Luto en el Zulia

Después de una vida longeva y fértil, a causa de dolencias de salud naturales para alguien de su edad, se marcha hoy de este mundo uno de los hombres más influyentes e importantes del Zulia y sin duda, uno de los sacerdotes más queridos por su comunidad y feligresía. El Zulia amanece de Luto: Monseñor Gustavo Ocando Yamarte partió de este panorama.

La comunidad Zuliana amanece hoy de luto. Después de una vida entera consagrada al servicio, a la construcción y desarrollo de instituciones de profundo impacto social, fallece a los 82 años el conocido y queridísimo sacerdote zuliano Mons. Dr. Gustavo Ocando Yamarte.

Doctor en Historia de la iglesia, Licenciado en Teología Litúrgica y en Comunicación Social, músico (organista), estudios de Canto Gregoriano, investigador, escritor, maestro y pedagogo, conferencista nacional e internacional, dramaturgo y diseñador.

Nacido en 1939, en el seno de una humilde familia, fue director del diario La Columna, redactor de L’Osservatore Romano, edición española; director espiritual del Seminario San José, catedrático del Seminario Interdiocesano de Caracas, director de emisora La Voz de la Fe 580 AM y de la Onda Serena 90.9 FM; propulsor y director de Instituto Niños Cantores del Zulia, de la Televisora, Canal 11 del Zulia, NCTV, en sus sedes de Zulia, Lara y Carabobo.

Mons. Ocando se ganó con justicia un lugar en el corazón de los zulianos, que han sido testigos y beneficiarios de todo el fruto de una vida fecunda y desinteresada, que deja hoy un lugar insustituible en medio de una sociedad que empieza a sentir la carencia de hombres verdaderamente comprometidos con el compromiso social.

El Padre Ocando es un referente moral de importancia capital para la región, inteligente y profundo, generoso y humano, su programa de Televisión «Ángulos» transmitido en horario estelar durante más de 20 años, se convirtió en todo un símbolo para los zulianos, que encendían religiosamente su televisor semanalmente a las 8 de la noche para mirar al Padre Ocando y a sus distinguidos invitados. Los «Bombolones» como el Padre llamaba a los cientos de mensajes que el público enviaba, permitían al pueblo comunicarse de manera directa y expresar su opinión y puntos de vista.

En medio de esta dinámica, el Padre Ocando empezó a sentir la necesidad de dar respuesta a los números casos de ayuda en materia de salud que recibía cada emisión del programa. Está urgencia social fue el origen del Hospital Madre Rafolls, una de sus últimas y más importante obras, que actualmente trabaja incansablemente para brindar salud a la comunidad en general.

Sin duda otras de sus obras más conocidas y sembradas en el corazón de un pueblo que lo admiro profundamente, son el Instituto Niños Cantores del Zulia, el Templo a San Tarcisio, el Museo Ciudad de Dios, el Polideportivo Niños Cantores y la Universidad Católica Cecilio Acosta.

Uno de sus rasgos más notables fue precisamente el no buscar jamás el reconocimiento público ni el aplauso. El Padre Ocando, dedico su trabajo a Dios y al pueblo sin esperar otra cosa que el bien común y la construcción de una mejor y más justa sociedad.

Nos hacemos solidarios con el dolor que aflige a sus familiares, amigos y seres queridos a lo largo y ancho de todo el país, y sentimos profundamente la pérdida de un gran hombre de Dios y un ser humano lleno de virtudes puestas todas al servicio de su amada Maracaibo.

El Padre Ocando se le recuerda por todas las obras grandes que hizo. Hasta una especie de disneylandia quiso hacer en una isla del Zulia.

Una de sus más brillantes creaciones el Hospital Madre Rafols envía esta nota de prensa:

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: